Que Hacer en Malta

Mis 50 consejos sobre Malta

Mis 50 consejos sobre Malta

A mi familia que, a pesar de todos esos momentos que no podemos compartir juntos, no se aleja nunca de mi mente ni de mi corazón.

A mi padre, por su confianza, por su apoyo, por su preocupación, por su cariño y por ser el espejo en el que siempre he querido y querré reflejarme.

A Sandra, por subirse al barco de mi vida y llenarlo de ilusión, alegría, amor y comprensión. Mi fuente inagotable de motivación e inspiración desde el mismo día en que entraste en mi vida





ÍNDICE

PRÓLOGO

INTRODUCCIÓN

Consejo nº 1.- Saber a dónde vas.

Consejo nº 2.- El idioma.

Consejo nº 3.- El carácter maltés.

Consejo nº 4.- La seguridad en Malta.

Consejo nº 5.- La Ley en Malta.

Consejo nº 6.- La E-residence card.

Consejo nº 7.- La medicina.

Consejo nº 8.- La electricidad.

Consejo nº 9.- El agua y el gas.

Consejo nº 10.- La basura.

Consejo nº 11.- Las horas de luz.

Consejo nº 12.- La vida en una pequeña isla.

Consejo nº 13.- Los malteses y el maltés.

Consejo nº 14.- La comida.

Consejo nº 15.- Lo que no hay en Malta.

Consejo nº 16.- Las cosas más "porculeras" de Malta.

Consejo nº 17.- Los animalejos de Malta.

Consejo nº 18.- Hacer la compra.

Consejo nº 19.- La mentalidad adecuada.

Consejo nº 20.- Los preparativos.

Consejo nº 21.- Tu llegada.

Consejo nº 22.- La telefonía móvil e internet.

Consejo nº 23.- El transporte público.

Consejo nº 24.- Los autobuses.

Consejo nº 25.- Los "autobuseros".

Consejo nº 26.- La conducción.

Consejo nº 27.- Malta en bici y en moto.

Consejo nº 28.- Alquilar un piso.

Consejo nº 29.- Alquilar una habitación en un piso compartido.

Consejo nº 30.- La búsqueda de alojamiento.

Consejo nº 31.- Otras cosas a tener en cuenta sobre los alquileres.

Consejo nº 32.- Las mejores zonas para alojarse.

Consejo nº 33.- Las mudanzas.

Consejo nº 34.- Tu experiencia previa a la hora de aprender inglés.

Consejo nº 35.- Mitos y leyendas sobre lo de aprender un idioma en el extranjero.

Consejo nº 36.- Las claves para aprender inglés.

Consejo nº 37.- Las academias de inglés.

Consejo nº 38.- El presupuesto y tus posibilidades de sobrevivir en Malta.

Consejo nº 39.- Los salarios.

Consejo nº 40.- Encontrar trabajo.

Consejo nº 41.- Hacer amistades.

Consejo nº 42.- Los españoles en Malta.

Consejo nº 43.- Venir a Malta en temporada alta o en temporada baja.

Consejo nº 44.- El invierno en Malta.

Consejo nº 45.- El verano en Malta.

Consejo nº 46.- Los lugares más visitados.

Consejo nº 47.- Las mejores rutas Que Hacer en Malta (QHM).

Consejo nº 48.- Las playas de arena.

Consejo nº 49.- Los mayores eventos que se celebran en Malta.

Consejo nº 50.- Paciencia y esfuerzo.







INTRODUCCIÓN

"Todo comienzo necesita un empujón. Nunca es fácil comenzar de cero en un país nuevo, así que queremos echaros una mano para que conozcáis un poco mejor el sitio al que venís… ¡Nos vemos por la isla!". Estas son las palabras que resumen la actividad de Que Hacer en Malta durante estos ya cinco años de aventuras en esta preciosa isla.

Cuando decidí quedarme a vivir en Malta con todos mis miedos y dudas, casi recién estrenado el 2012, cualquier ayuda era bien recibida pero me costó mucho encontrar información fiable sobre un país que por aquel entonces era aún más desconocido que ahora.

Sobre todo leía opiniones muy negativas. De hecho, un mes antes de venirme, tenía la idea de que Malta era una especie de pueblo de la España de los 70, con más fiesta que Ibiza y con menos posibilidades de mejorar mi inglés que yéndome con mis amigos de vacaciones a Bangladés.

Afortunadamente mi economía no estaba para tirar cohetes y sabía que tenía que permanecer alejado de una España en plena crisis, así que tras descartar otros destinos que ya conocía y que tenían

mejores opiniones, elegí la opción que me podía permitir, con la idea de que aunque me tuviera que volver al mes, por mal que se diera, al menos descubriría un país nuevo.

Gracias a esa decisión, no sólo he podido mejorar mi inglés si no que he descubierto un auténtico paraíso tanto a nivel personal como profesional, en una maravillosa isla perdida en medio del Mediterráneo y junto a la persona más importante de mi vida.

Durante estos años hemos aprendido muchas cosas a base de aciertos y errores, así que para tratar de evitaros algunos de nuestros tropezones, he recopilado con todo el cariño del mundo esta colección de 50 "descalabros" que yo llamo consejos, de los que espero que alguno os sirva de ayuda.

Además me gustaría que este libro sea de todos y para todos, así que teniendo en cuenta que vivimos en un mundo de cambios, que estas líneas empezaron a escribirse en forma de blog a finales del 2014 y que terminaron de redactarse a principios del 2016, os pido vuestra colaboración para que si veis que algo ha cambiado o está ya desactualizado, me lo hagáis saber y así podamos mantener al día una información que puede ser muy útil para muchos recién llegados.

Quisiera puntualizar que todo lo que os voy a contar es en clave de humor y en algunos casos producto de la mala suerte, pero al fin y al cabo siempre me ha gustado mostrar Malta de una forma diferente.

"Mis 50 consejos sobre Malta" son eso… MIS consejos, es decir, que no pretendo tener la razón absoluta. El objetivo es simplemente mostraros mi visión y experiencia por si os puede ayudar en algo.

Si después de leerlo queréis seguir descubriendo los "descalabros" que aún nos damos y los que nos seguiremos dando en el futuro o queréis consultarnos cualquier duda que os surja, tenéis nuestra web www.quehacerenmalta.com, el blog QHM, la Facebook Fan Page, el email (info@quehacerenmalta.com) y el resto de herramientas de Que Hacer en Malta a vuestra disposición.
¡¡¡Nos vemos por la isla!!!





Consejo nº 1.- Saber a dónde vas.

Mapa de Malta - Que Hacer en Malta

Si os pusieran a dibujar un mapamundi, podríais ubicar sin problemas España, Inglaterra, Irlanda y casi el resto de Europa, pero nadie sabe dónde pintar Malta hasta que decidimos venirnos a vivir aquí. Eso sí, una vez ubicada, os tocará explicárselo a la "family and friends" y claro, tendréis que tirar de referencias porque ellos tampoco saben dónde está. Total, que acabaréis diciendo que Malta está "entre Italia y África" y con eso ya se quedarán más contentos todos… menos los abuelos. Con lo que se quedarán vuestros abuelos, es con lo de África, así que en vuestro barrio todo el mundo se creerá que os venís a trabajar a una ONG en vez de a mejorar el inglés. Vuestros amigos tampoco sabrán ubicar Malta, pero seguro que alguno os dirá "¡Ostia! Ahí hay mucha fiesta, ¿no?"

Malta ocupa un área de 316 km2, cuenta con una población de aproximadamente 525.000 habitantes y tiene una de las mayores densidades de población del mundo con más de 1.200 hab/km2. Se encuentra a 93 km de Sicilia, a 290 km de África y a unos 1.650 km de Madrid. Tiene la misma diferencia horaria que España y la temperatura oscila entre los 9°- 18°C en inverno y entre los 21°- 34°C en verano.

La moneda oficial es el Euro y según la Wikipedia: "Los griegos llamaron a la isla Μελίτη (Melite), que significaba "dulce como la miel", debido probablemente a la calidad de la miel producida por las abejas del archipiélago. Los romanos continuaron llamándola Melita, latinización de Μελίτη, aunque "otra etimología tiene como referencia la palabra fenicia Maleth, que significa refugio, debido a la gran cantidad de bahías y de ensenadas en el litoral de la isla".





Consejo nº 2.- El idioma.

El idioma oficial en Malta es el maltés y lógicamente es el idioma que hablan entre ellos (igual que los españoles entre nosotros hablamos español aunque sepamos otros idiomas). Además tienen el inglés como idioma cooficial y la mayoría hablan también italiano. Eso sí, siempre que os dirijáis a alguien en inglés, os responderán en inglés sin ningún problema.

En cuanto a si es un buen destino para aprender la lengua de Shakespeare, como hemos comentado, en Malta el inglés es un idioma cooficial dominado y manejado diariamente por más del 90% de la población, pero con sus características locales. Esto quiere decir, que la variación en cuanto al inglés está en su acento y sí, el inglés en esta isla se habla con acento maltés, aunque en eso también el nivel educativo/estudios de la persona con la que habléis u os relacionéis se va a notar y mucho (igual que ellos notarán el vuestro también, claro está).

Entrando en la parte subjetiva, después de nuestra experiencia en UK (Londres, Manchester y Escocia), Irlanda (Dublín), USA (Miami y Las Vegas) y finalmente en esta pequeña isla, la relación calidad-precio de aprender inglés en Malta es tremendamente ventajosa.

Fuera de lo que puedan ser opiniones subjetivas, vamos a analizar los números de población para saber si es un país con opciones de que podáis sumergiros en vuestro propósito de aprender y practicar inglés, o es más bien una isla en donde fácilmente acabaréis rodeados de españoles porque casi no haya otro remedio.

El año pasado además de los 425.384 malteses que viven en la isla, residieron o visitaron Malta 1.830.165 personas, de las cuales el 4,4 % fueron estudiantes de inglés (77.550 personas). Hablamos de nada más y nada menos que de 2.255.549 de personas, de las cuales las nacionalidades con mayor representación fueron:
- Británicos -> 490.675
- Malteses -> 425.384
- Italianos -> 276.608
- Alemanes -> 143.246
- Franceses-> 128.347
- Americanos -> 69.423
- Suecos -> 50.515
- Españoles -> 45.147
Descontando este 1.629.345 de personas, completar la lista de procedencia de las otras 626.204, nos llevaría más tiempo que conseguir que hicieran las paces los de la "Guerra de las Galaxias", así que con mencionar países como Brasil, Japón, Rusia, Suecia, Suiza, Austria, Libia, Polonia, Turquía, Colombia, Holanda, Corea del Sur, Bélgica o República Checa, ya os podréis hacer a la idea de que vuestro Facebook va a parecer un auténtico despacho de las Naciones Unidas tras unos meses.

Dicho esto, analicemos los datos. Como veremos un poco más adelante, una de las frases preferidas de los españoles que no consideran Malta como un buen destino para estudiar inglés es: "Malta está llena de españoles". Vale… 45.147 españoles compartiendo roca con otros 2.210.402 de personas, es decir, que el 2% de la población a lo largo del año es española. Pues no parece que esté tan llena de paisanos, de hecho casi que os tendríais que empeñar en vivir rodeados de españoles para que lo de que "Malta está lleno de españoles" sea más una verdad que una mera excusa. Por supuesto que hay españoles en Malta y que oiréis hablar español en la calle, pero porque básicamente en cada sitio al que vayáis habrá al menos un 2% de españoles y ¿a que no sabéis qué idioma vais a reconocer sin ningún esfuerzo cuando entréis en cualquier sitio? De ahí a que no sea un buen destino para aprender inglés, hay un mundo.

La otra gran pega que suelen exponer los detractores de estudiar inglés en Malta es la calidad del inglés, o lo que es lo mismo, el acento que comentábamos antes. No sé si será vuestro caso pero yo, siendo de León y si no hay alcohol de por medio, puedo llevar perfectamente una conversación con un gallego, un andaluz, un catalán, un madrileño o un colombiano. Vale que algunas palabras pueden cambiar, el acento es diferente y hasta casi se habla a un ritmo distinto en unos lados que en otros, pero el idioma es el mismo, ¿no? Pues os aseguro que eso es lo mismo que le pasa a un inglés cuando habla con un americano, un galés, un escocés, un maltés o un irlandés.

Si no se habla español, no se entiende ni a un catalán ni a un madrileño y si no se habla inglés, pues tampoco se entiende ni a un maltés ni a un inglés, pero lo que está claro es que si queréis elegir un destino en el que vuestras posibilidades de aprender y practicar inglés sean reales, un país como Malta en el que tanto la población local como la inmensa mayoría de sus visitantes hablan inglés, debería ser un lugar ideal para estudiar la lengua de Shakespeare.

Por otro lado, no debemos olvidar el coste de la vida: si vuestro presupuesto es limitado, en Malta podréis permanecer más tiempo y con mejor poder adquisitivo. Si a eso le sumamos la bondad climatológica del país y, por tanto, la mayor disposición a disfrutar de la vida social que tienen los países donde el sol es el protagonista, hacen que Malta sea un destino realmente atractivo para estudiar inglés.

Dicho esto, lo que va a ser determinante en vuestro objetivo de aprender y practicar inglés en Malta, dista más de lo que pueda ofreceros este país, que de lo que decidáis hacer desde que lleguéis, con quién elijáis relacionaros y el tiempo que le dediquéis a estudiar cada día. Si no os lo tomáis en serio y le ponéis ganas, da igual que os vengáis a Malta o que os vayáis a Cambridge a tomar el té con la Reina Madre.

Mi primer consejo sería que os marquéis pequeños objetivos reales de aprendizaje y que os enfoquéis en esa prioridad ante todo y ante todos. Vivir en cualquier país de los que he mencionado antes es una experiencia llena de oportunidades para aprender o mejorar vuestro inglés, pero también llena de tentaciones (y ya no os digo en Malta con su sol, su playa, su fiesta, etc.) por lo que si vuestra determinación no es lo suficientemente fuerte, vuestra estancia fuera de España se puede convertir simplemente en unas caras vacaciones infructuosas.





Consejo nº 3.- El carácter maltés.

El carácter maltés es muy parecido al español, aunque teniendo en cuenta que en la isla viven más extranjeros que malteses, es fácil entender esa cierta sensación de estar invadidos que tienen. Es difícil imaginarse una España en la que viviesen más inmigrantes que españoles, pero seguro que la convivencia sería mucho menos tolerante que en Malta. En cuanto a sus costumbres, son muy conservadores y religiosos, hasta el punto de que hay casi una iglesia por cada día del año (359 iglesias para ser exactos) y está prohibido hacer topless bajo multa de 60 € (30 € por teta).

Por aquí han pasado legiones de españoles e italianos que vienen a estudiar inglés unas pocas semanas o de vacaciones, a aprovechar para pasárselo bien, a montar fiestas y el que venga detrás… que arree, por lo que de entrada los españoles no estamos en su lista ideal ni de trabajadores ni de inquilinos más deseados. Además solemos llegar con el inglés más que justo, gracias a nuestro gran sistema educativo, por lo que en la mitad de los casos no se pueden ni comunicar bien con nosotros, así que os recomiendo armaros de paciencia durante vuestras primeras semanas.

Ya sólo con estas pequeñas pinceladas podréis entender que los malteses no son demasiado accesibles y prefieren entablar amistad con gente que viva permanentemente en Malta antes que con personas que están de paso, pero si partís desde esa perspectiva y les demostráis que sois serios, maduros y trabajadores, os aseguro que todo lo que tenga un maltés os lo ofrecerá. Una vez vencida la primera barrera de los prejuicios, son gente realmente amable y afectiva.

En cuanto al coste de la vida, el día a día en la isla es muy similar al de España, así que no esperéis unas Islas Canarias. Por el contrario, lo que resulta realmente caro son el agua y la electricidad. Aquí no hay ni ríos ni lagos ni pantanos, así que estos servicios básicos son costosos de producir y por tanto, de consumir.

Hemos hablado antes sobre la población de Malta (rondando los 525.000 habitantes). Si dividimos esa población entre los 68 ayuntamientos que hay en la isla y teniendo en cuenta que venimos de España, lo que os vais a encontrar son pequeños pueblos (que para ellos son ciudades), la mayoría de interior y alejados de las principales playas de arena. En pocas guías turísticas os hablarán de ciudades como Birkirkara, Qormi o Zabbar que es donde reside la mayor parte de la población local. Es difícil encontrar malteses viviendo en las "ciudades turísticas" como St. Julians o Sliema, por lo que entablar amistad con un maltés, no os va a resultar nada fácil.





Consejo nº 4.- La seguridad en Malta.

Quizá una de las cosas más sobresalientes en este país es la seguridad y personalmente es algo que valoro muy positivamente.

Con una presencia policial mínima, Malta puede presumir de ser uno de los países más seguros de Europa y os podréis mover sin temor alguno por cualquier parte de la isla a cualquier hora. Simplemente deberéis tomar precauciones cuando salgáis por Paceville (la zona de marcha de la que os hablaré más adelante), por lo demás, podréis disfrutar de una sensación de seguridad que yo no había podido experimentar en ningún otro país hasta ahora. Eso no quiere decir que os podáis dejar las puertas y ventanas abiertas de par en par o vuestras pertenencias desatendidas en cualquier lado.

Una cosa es que no os vayan a atracar por la calle y otra muy distinta es que sólo haya hermanitas de la caridad a vuestro alrededor, así que cuidar de vuestras cosas en todo momento (principalmente ordenadores, móviles, bolsos, carteras y ropa) es vuestra obligación tanto en nuestro país como en el extranjero.

Teniendo en cuenta que económicamente un país pequeño no puede permitirse un gran volumen de cargos públicos, Malta no cuenta con un número significativo de policías en las calles. Entonces, si apenas hay 2.000 policías en la isla, ¿cuál es la clave para que estemos hablando de un país tan seguro? Pues sin una presencia policial disuasoria, la clave está ni más ni menos que en lo estrictas que son sus leyes. De hecho, el próximo consejo estará exclusivamente dedicado a ello para que os hagáis una idea de por dónde van los tiros y lo caro que puede salirle a alguien venir a liarla a Malta. Que las penas sean tan duras (en algunos casos son hasta desproporcionadas en comparación con las leyes españolas) tiene su lado positivo, ya que lógicamente hacen que los amigos de lo ajeno y demás maleantes se lo piensen y mucho antes de actuar, pero también tiene su parte negativa y es que la justicia en estas tierras no es tan ciega como debería ser y se podría decir que hay un doble rasero a la hora de aplicarle la ley a un maltés o a un extranjero. No es que los malteses tengan carta blanca, pero digamos que la ley tiende más a proteger a un maltés que a un extranjero, así que no os metáis en líos y menos con malteses porque aun teniendo la razón, os podéis llevar más de una sorpresa.

Apenas hay controles de alcoholemia y el número de efectivos que se dedican a las pequeñas denuncias (tipo me han robado tal cosa o mi vecino hace mucho ruido) es mínimo y más si eres extranjero, pero por lo demás, si eres una persona de bien, te vas a sorprender de la seguridad que se respira por las calles.

Otra cosa que también os llamará mucho la atención es que, salvo en muy raras excepciones, no verás ni mendigos durmiendo a la intemperie, ni gente pidiendo por las calles, algo a lo que desgraciadamente estamos demasiado acostumbrados en muchas ciudades de España. El sistema de acogida para personas necesitadas en Malta es tan sobresaliente como la seguridad ciudadana en las calles. Hasta a los gatos los tienen más que mimados y en cada barrio encontraréis comederos y bebederos "all around the island" destinados exclusivamente para ellos.









Consejo nº 5.- La Ley en Malta.

No te metas en líos. Parece de cajón, pero no podéis olvidaros en ningún momento de que estáis fuera de vuestro país y meteros en una pelea (y más con malteses), montar un pollo o enredar con drogas (aunque sean para consumo personal), puede saliros muuuy caro en todos los aspectos. Como comentaba antes, la ley maltesa es muy estricta y casi por naturaleza va a ir en contra vuestra, así que tenerlo en cuenta. Si de normal es bueno respirar 3 veces antes de calentarte, estando en Malta… respira 300.000.

No está considerado como falta beber en la calle en pequeños grupos de cinco a siete personas, siempre y cuanto no sea en vidrio, ni se originen basuras, ni daños en el lugar en donde estéis. Sí que está multado hacer cualquiera de tus necesidades en lugares públicos (incluido el sexo) y si bien en los bares de copas por ley no está permitido fumar, la legislación maltesa considera que el dueño del local no puede controlar a todos sus clientes, por lo que aunque la gente fuma habitualmente dentro de este tipo de establecimientos, debéis saber que en caso de que os pille la poli, la multa os va a caer a vosotros (de 125 a 300 €). En Malta lo de "donde fueres, haz lo que vieres" os puede salir por una pasta.

Entrando más a fondo en el tema drogas, NO son legales en Malta. Si te pillan en posesión de cualquier tipo de cantidad, de la chapa del poli de turno no te vas a librar porque, aunque la posesión para consumo propio no es considerado delito, entre los malteses de bien sigue estando muy mal vista. A partir de ahí dependerá de lo tonto que te pongas, la cantidad que lleves y del día que tenga el guardia. Si te calientas con un poli majo, te pondrá una multa por conducta inadecuada con consumo drogas. La multa será de 50 a 100 € si llevas hierba y de 75 a 125 € si llevas cualquier otro tipo de drogas. Peeeero, si el poli no es de los majos, lo mejor que te puede pasar es que además de la multa pases esa noche en la cárcel, porque como coincida además que le hayan pasado el recibo de la hipoteca o que le haya metido su mujer la peta o que no hayas elegido su mejor día, se te va a complicar el viaje a Malta como nunca te hubieses imaginado. Como con el que te hayas puesto tonto redacte en tu denuncia que la detención ha sido por tráfico o por intención de venta, date por jod… Ahí directamente te vas a quedar en el trullo hasta que salga el juicio (salvo que aflojes una fianza que no va a ser ni mucho menos baja). La pena: de seis meses a diez años de cárcel según los agravantes. ¿Te hace un porrito y meterte con la Pulizija?

Enfrentarse a la autoridad no es una buena idea. El respeto a las fuerzas públicas es algo que se presupone en esta isla y plantarle cara a un policía es considerado alteración o desorden público, por lo que seréis "invitados" a pasar la noche en sus instalaciones a la mínima que os salgáis de madre. A este respecto, indicaros que cualquier manifestación pública, sentada o congregación reivindicativa de más de nueve personas, debe ser notificada y aprobada por el ayuntamiento de la zona en la que se vaya a celebrar. De no ser así, también será considerada desorden público con las mismas consecuencias mencionadas anteriormente, así que ojo si llevas un rebelde antisistema dentro de ti porque no vas a tener mucho margen de actuación en Malta.

Y finalmente, hablaros también de la seguridad privada en los garitos y fiestas. En España los popularmente llamados "seguratas" deben tenerlo muy claro antes de actuar y casi hacerlo hasta con dulzura para evitar enfrentarse a demandas de todo tipo. En Malta no. Aquí son los responsables de mantener el orden en los recintos privados y tienen prácticamente carta blanca por parte de la policía, por lo que a la mínima que ven un conflicto o que creen ver una posibilidad de altercado, la sofocan con todos los medios que tienen a su disposición (esos medios son el resto de personal de seguridad tamaño XXXXXL de la zona, que acuden en manada a la que alguno da el aviso por el pinganillo). En resumen, evitar tener roce alguno con la policía o con la seguridad privada por la cuenta que os trae.

Entiendo que todo lo anterior es preocupante para las personas que disfrutan de las peleas, de las drogas o de montar pollos. Para el resto, que esto sea así, es como música celestial para nuestros oídos





Consejo nº 6.- La E-residence Card o ID Card.

Malta es Europa pero no es España. Es importante recordar que como europeos, si bien tenemos libertad de movimiento entre cualquier país de la Unión Europea, NO tenemos libertad de residencia per se, es decir, que si nos queremos quedar legalmente en otro país de la Unión Europea que no sea el nuestro, debemos justificarlo dentro de un plazo estipulado. En el caso de Malta para justificar nuestra residencia y, por lo tanto, permanecer dentro de la legalidad, disponemos de 90 días desde nuestra llegada para solicitar la E-residence card, que digamos que es un equivalente temporal al DNI español para los no malteses que vivimos en la isla. Para obtenerla, debes probar al menos una de las siguientes 4 situaciones:
1) Tener contrato legal de trabajo o un justificante de la empresa que te va a contratar.
2) Tener una matrícula en vigor de estudios oficiales (Universidad, escuela oficial o centro reconocido).
3) Estar casado o ser dependiente legal de alguien que ya la tenga.
4) Justificar tu independencia económica aportando un justificante de disposición de 14.000 €.
Entre la documentación necesaria para su solicitud, os van a pedir un par de fotografías compulsadas, original y copia del DNI, el contrato de alquiler en el que debe figurar vuestro nombre y el justificante de alguna de las situaciones anteriores.

Estos trámites se hacen en el Evans Building de Valletta, que está en St. Elmo’ Square. No se puede solicitar cita, ni aceptan peticiones online, así que no queda otra que ir allí a hacer cola, por lo que cuanto antes vayáis, mejor que mejor. El horario es aproximadamente de 7:30 - 12:30 de lunes a viernes, pero lo suelen cambiar a menudo, así que tratar de confirmarlo por teléfono antes de ir para curaros en salud y evitaros un madrugón infructuoso. En la página identitymalta.com podréis encontrar toda la información al respecto e incluso descargaros los formularios que se ajusten a vuestro caso. Si todo está bien, en unas 4 semanas recibiréis el aviso para ir a recoger vuestra Eresidence card en el mismo lugar en el que la solicitasteis.

Como veis, no es un trámite ni mucho menos sencillo y cuando conozcáis en persona a los funcionarios malteses, aún se os hará más complicado, pero con paciencia y seguramente dos o tres viajes, todo se puede conseguir.

¿Vale la pena hacer todo eso para conseguir el dichoso documento? Pues básicamente si vais a quedaros en Malta un mínimo de 6 a 12 meses, no es un tema de si vale la pena o no. Sencillamente es un trámite obligatorio que no aporta más beneficios que estar dentro de la legalidad. Fuera de eso están las situaciones no legales (venirse cobrando el paro sin exportarlo, trabajar sin contrato, etc.) o simplemente la falta de información. Del mismo modo que nadie te obliga a renovar el DNI o el carnet de conducir en España, nadie te va a parar por la calle para pedirte tu e-resindence card. De hecho, hay mucha gente viviendo en Malta sin haberla solicitado, igual que en España con la documentación caducada, pero el desconocimiento de la ley no te exime de su cumplimiento, así que debéis ser conscientes de que si optáis por no solicitarla, será exclusivamente bajo vuestra propia responsabilidad. Nunca vais a ser ilegales porque siempre seréis ciudadanos europeos, pero si no justificáis vuestra residencia, pasaréis a ser residentes no legales, es decir, que no tendréis acceso a las coberturas a las que tienen derecho los residentes legales (paro, servicios sanitarios, cotizaciones, etc.).

Sé que muchas veces al salir de España no sabemos el tiempo que vamos a estar fuera y que si cualquier trámite burocrático es tedioso, encima hacerlo en otro idioma apetece menos aún, pero mi recomendación es que lo hagáis sí o sí para evitaros cualquier problema.

Finalmente, indicaros que los 90 días para justificar la razón por la que vais a permanecer en el país, no es algo exclusivo de Malta sino que es obligatorio en los 26 países que firmaron el acuerdo Scheng





Consejo nº 7.- La medicina.

Tranquilos en este aspecto porque la Sanidad en Malta es bastante buena, pero como veremos un poco más adelante en el consejo sobre los preparativos para el viaje, NO es gratuita, así que uno de los trámites que debéis hacer antes de veniros, es solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE). Con esta tarjeta tendréis acceso a los servicios públicos sanitarios sin problema y de forma gratuita durante el periodo por el que os la concedan.

En caso de que por vuestra situación no tengáis acceso a la tarjeta sanitaria europea, entonces lo más recomendable es contratar un seguro en España que os cubra cualquier emergencia (también podéis contratarlo en Malta pero os van a pedir un montón de requisitos que difícilmente podréis cumplir como recién llegados). Si tampoco queréis optar por este tipo de seguros, os tocará pagar cada visita que hagáis al médico y no os va a salir rentable. Donde menos os van a cobrar, es en los médicos privados que tienen casi todas las farmacias y, sólo por echaros un ojo rápido, os van a cobrar unos 15 € (no tienen servicios de guardia). Si ya tenéis algo más complicado que un catarro o la farmacia está cerrada, os mandarán a las urgencias del Mater Dei y allí de 70 € no baja la visita. Ya no os digo si os tienen que hacer alguna prueba o incluso llegar a ingresaros, que entonces tendréis que ir soltando billeticos de los de 3 números y no mola nada.

Si venís con vuestra tarjeta sanitaria europea o una vez que tengáis un trabajo con contrato, podréis acceder a los servicios públicos sin problemas. Hay dos hospitales en Malta, el Mater Dei en Msida y el Hospital General de Gozo en Victoria. No obstante, salvo que sea una urgencia, primero tendréis que ir al médico de cabecera, lo que en Malta se llama ir a la policlinic o al health center. Hay policlínicas en Floriana, Rabat, Mosta, Gzira, Cospicua, Qormi, Birkirkara, Paola y Victoria (Gozo), así que lo mejor es que localicéis la que os corresponda una vez que ya sepáis en qué área vais a residir. Sea como sea, ese momento de saber que tienes que ir al médico en Malta… es complicado. Por un lado estás malo y por tanto no es el mejor día para demostrar tu inglés, luego tienes que explicarle al de la entrada que quieres cita y ya cuando te ponen delante del médico, explicarle qué es lo que te pasa. A la que ves que no te salen las palabras, te lías a hacer gestos y dibujitos que eso parece más una partida de Pictionary que una consulta y cuando crees que ya te ha entendido, te toca poner cara de chino concentrado para entender la mitad de lo que te está diciendo el buen hombre. Pero la cosa no acaba ahí, porque luego para rematar te toca ir a la farmacia a pedir lo que te ha mandado y claro… a sacar el Pictionary otra vez. Lo bueno es que cuando llegan las Navidades en España todos quieren jugar contigo porque vuelves de Malta con un nivel de gesticulación y garabatos nivel Dios.

Volviendo al tema de las policlínicas, igual que en España te asignan un médico de cabecera que siempre suele ser el mismo cada vez que vas, aquí difícilmente os verá dos veces el mismo médico y toda vuestra historia se almacenará en una carpeta de papel. Tras presentar vuestra identificación en el mostrador de información, os darán un número, vuestra carpetica y pasaréis a la sala de espera. Ahí ya dependeréis un poco de vuestra suerte porque, como no hay cita previa, puede que no haya nadie o que tengáis veinte personas delante. Donde sí que vais a tener que esperar un montón es si tenéis que ir a las urgencias del Mater Dei, así que paciencia y a usar el traductor para ir aprendiendo palabras que os puedan servir de ayuda para explicaros lo mejor posible.

Igual que el Mater Dei es un hospital muy moderno, las policlínicas son un poco "Cuéntame", así que no os asustéis.

Los medicamentos no están subvencionados, así que si tomáis habitualmente alguna medicina o seguís un tratamiento concreto (incluidos los anticonceptivos), lo mejor es que tratéis de veniros con una buena remesa de lo que vayáis a necesitar.





Consejo nº 8.- La electricidad.

El voltaje es el mismo que en España, pero los enchufes son de 3 clavijas, así que lo ideal es traerse una regleta desde España, porque así con un solo adaptador podréis enchufarlo todo. La opción "ñapas" para evitar el adaptador, es bajar la pestaña de arriba con algo con punta (no hay demasiado peligro de electrocución… un 20%... quizá menos… es broma) y enchufar las otras dos clavijas como en España, salvo que el enchufe del aparato sea de los gordos, que entonces ya es más complicado porque o no entran, o entran muy justos y os podéis cargar el enchufe al sacarlo.

Como indicaba en el consejo nº 3, la electricidad en Malta es bastante cara porque, al no haber ni ríos ni pantanos en toda la isla, la producción a nivel nacional es muy limitada y no les queda otra que importar gran parte del suministro. Esto hace que los costes de producción sean bastante elevados y lo que es caro de producir, es caro de consumir.

El suministro eléctrico en Malta se generaba principalmente a través de un par de plantas situadas en Delimara (junto a St. Peter’s Pool) y en Marsa, además de una pequeña red de energías renovables (paneles solares principalmente) a nivel doméstico e industrial, que venden sus sobrantes de producción al gobierno maltés. En invierno esto servía para abastecer la isla, pero en verano con la llegada del calor, cuando la demanda se multiplicaba con los cientos de aires acondicionados de hoteles, industrias y domicilios, el sistema petaba y las sobrecargas y cortes de luz se hacían algo rutinario.

Para solucionar este problemón, lo que han hecho es construir un interconector Malta-Italia, o lo que es lo mismo, un pedazo de cable subterráneo para traer la luz desde Sicilia a Malta, que inauguraron en 2015. Os podéis imaginar los costes de esta macro-obra y por lo tanto la razón por la que la electricidad en Malta no es nada barata.

Aun así sigue habiendo subidas de tensión y cortes de luz puntuales, por lo que al alquilar un piso es importante que el dueño os explique dónde está el cuadro de luces de la casa. Deciros también que debido a estas subidas de tensión, la vida de los cargadores y baterías de los móviles y portátiles suele ser más corta de lo normal. Si vais a estar una temporada larga en Malta, no sería mala idea traerse algún cargador y/o batería de reserva, porque encontrar estas cosas aquí es bastante complicado y nada barato.

Sobre el coste final de la factura, hay diferentes tarifas eléctricas para residentes y turistas e incluso un coste diferente en función de las personas que vivan en la casa, pero es un tema demasiado complejo para tratarlo aquí. Si necesitáis más información al respecto, podéis visitar la página web de Enemalta y su apartado de tarifas.

En cuanto al día a día, casi todas las casas en Malta usan termos eléctricos para calentar el agua de grifos y duchas. Al activar el interruptor se calienta el agua del depósito y cuando se consume, te quedas sin agua caliente. Es de los aparatos que más electricidad gastan en casa habitualmente, así que hay doscientas mil teorías sobre si es mejor dejar el termo encendido todo el día, o encenderlo unos veinte minutos antes de ducharse y apagarlo después para evitar que esté todo el día en marcha. Básicamente depende de cuantos seáis en casa y lo alto que sea el consumo de agua caliente, así que ir probando porque os podéis ahorrar una pasta.

Finalmente para los amantes del secador y demás artículos eléctricos, tener en cuenta que difícilmente vais a poder encontrar enchufes en el baño.









Consejo nº 9.- El agua y el gas.

La media de lluvia en Malta apenas llega a los noventa días al año, por lo que sin ríos ni pantanos, el agua doméstica en Malta proviene básicamente de la desalinización. Nos encontramos pues ante otro proceso nada barato en cuanto a su producción, así que os va a tocar rascaros el bolsillo también a este respecto.

Si bien el agua que llega a las casas es considerada como segura y potable, sabe rara y es bastante fácil que no le siente bien a las personas que llegamos de fuera, por lo que os recomiendo que para beber uséis agua embotellada y así evitéis diarreas y demás problemas intestinales, que yo mismo sufrí durante mi primer mes en la isla (mi primera experiencia en el Mater Dei fue por una gastroenteritis que me duró casi una semana).

En cuanto al gas, en Malta no hay gas natural y gran parte de las casas tienen cocinas de gas butano (la de la bombona de toda la vida, vamos). Esta es otra de las cosas que tenéis que tener en cuenta a la hora de alquilar un piso: si vuestra cocina es de gas, pedirle al dueño que os muestre donde está la bombona, que os enseñe a cambiarla (si no estáis acostumbrados a este sistema) e intentar que os deje otra bombona de recambio para que no os quedéis sin gas cuando se acabe la que está puesta. El camión del gas pasa sólo una vez a la semana, así que si el casero no se ha estirado y no tenéis nada más que una bombona en casa, os recomiendo que compréis otra por vuestra cuenta, porque lo más fácil es que el gas se os acabe el peor día y en el peor momento.

En lo positivo, cocinar con gas butano es más barato que con electricidad, pero en lo negativo, el sistema de distribución no es el más moderno del mundo, así que con el butanero se genera una relación de odio especialmente en dos situaciones:
1ª) Cuando tienes gas.
2ª) Cuando no tienes gas.

Cuando tienes gas lo que odias es a ese pedazo de butanero tocando la bocina del camión a las 7:30 am, como que Malta hubiese ganado el Mundial. Aquí los repartidores como el panadero o el butanero, anuncian su llegada a base de bocinazos y, claro, un pedazo de camión como el del butano, va a juego con una pedazo de bocina que parece la del Titanic zarpando, así que una vez a la semana tendréis un desagradable despertador sonando a la puerta de vuestra casa.

Cuando no tienes gas, por supuesto que odias al butanero porque, como comentaba antes, siempre se te acaba en el peor momento y seguramente el día después de que haya pasado el "jodío" pitando a muerte. Total, que o te quedas una semana sin cocinar, o te tocará ir con la bombona a cuestas y en procesión por las tiendas del barrio, que hasta "cazadores de gas" he visto yo en el autobús deambulando en busca de la bombona perdida después de 4 días sin gas en casa.

Por último, otra cosa positiva del butano es que suele durar un montón y el precio oscila entre los 15 y los 20 € por bombona, así que es de los servicios más baratos. Eso sí, siempre que vayáis a comprar una bombona nueva deberéis llevar la vacía porque si no os cobrarán un depósito a mayores (este depósito es reembolsable siempre que guardéis el ticket y se lo deis al butanero cuando devolváis la bombona).

Cuando se os acabe el gas, recordar que os dije que valía la pena tener una bombona de recambio.





Consejo nº 10.- La basura.

En cuanto a la basura, el servicio de recogida en Malta nada tiene que ver con el de España. Apenas vais a ver contenedores en la isla, así que el sistema de recogida funciona dejando la basura en la calle al lado de tu portal, donde la recogerán prácticamente a diario.

Puesto que calor y humedad no faltan por aquí, para evitar que se acumulen toneladas y toneladas de basura en las calles, insectos y demás, hay un horario estipulado en el que podréis sacar las bolsas.

Ojo con saltaros esos horarios porque bajar la basura fuera de hora es sancionable y como os pillen sacándola a deshoras, la cuantía de las multas van desde los 46,59 € hasta los 1.200 € (por reincidencia).

Consultar en la web del ayuntamiento de vuestra ciudad los horarios y los días de recogida de la basura orgánica y el reciclaje. Por norma general la basura común (las bolsas negras) es recogida al menos cuatro días a la semana y la reciclada (bolsas verdes) un par de días por semana. No hay servicio de recogida ni los domingos ni los festivos.

Otra cosa que choca bastante, es que casi no haya papeleras ni un servicio de limpieza municipal de calles como el que estamos acostumbrados a ver en España, lo que sumado a la falta de contenedores, hace que una queja habitual sobre Malta sea que está todo sucio. A este respecto se ve una importante diferencia cultural entre los malteses y los que venimos de fuera, ya que las zonas y ciudades turísticas están mucho más sucias, que las ciudades interiores en las que viven casi exclusivamente las familias maltesas.

La teoría de tirar las cosas al suelo porque no hay papeleras donde echarlas, sacar la basura a cualquier hora en la primera bolsa que se tiene a mano, mear en esta esquinilla y dejar las playas llenas de desperdicios para que las limpien los malteses que para eso es su país, es algo habitual entre los que venimos de fuera. Eso sí, luego somos los primeros en protestar. Sin embargo, para un maltés que está acostumbrado a guardarse los papeles en el bolsillo desde pequeño porque nunca han tenido papeleras, que conoce perfectamente los días, horarios y el sistema de recogida de basuras, que no mea en esa esquina porque es la casa de su primo y sabe que la semana que viene volverá con su familia a esa misma playa, ver cómo nos comportamos "los de fuera" les hace flipar en colores. Y para acabar, otra cosa que tampoco hay en Malta son alcantarillas. Como mirado en términos anuales no llueve demasiado, tampoco se han calentado mucho la cabeza con este tema. ¿Cómo lo solucionan cuando cae un aguacero de la muerte? Pues por gravedad. Todo en Malta son cuestas que acaban en el mar, así que "que corra el agua cuesta abajo que antes o después acabará llegando al gran azul". La idea no es mala, pero claro, llega un momento en el que el mar todo no se lo puede tragar de golpe y se montan unas inundaciones en las zonas bajas, impresionantes.

Afortunadamente no es algo cotidiano, pero si buscáis algunos videos en internet veréis cómo se monta la marimorena más de un día y más de dos. El consejo: paciencia y botas de agua si tenéis que salir un día de tormenta.





Consejo nº 11.- Las horas de luz.

El sol es el rey por excelencia en Malta y su luz es quien marca el ritmo de la vida en la isla. Si a esto le sumamos algunas costumbres heredadas de los británicos, de los que se independizaron hace apenas 50 años, podemos decir que los malteses son de madrugar mucho y acostarse pronto.

El día más largo del año se da a mediados de junio con casi 15 horas de luz y el más corto a finales de diciembre con algo menos de 10 horas.

Como comentaba al principio, tenemos la misma diferencia horaria en España y en Malta. Además el cambio de hora también se hace al mismo tiempo, es decir, la hora se adelanta a finales de marzo (horario de verano) y se atrasa a finales de octubre (horario de invierno). Sin embargo, aquí se acaban todas las similitudes horarias entre ambos países, ya que en Malta amanece y anoche antes que en España y las costumbres en cuanto a los horarios son bastante diferentes.

Aquí a la que empieza a verse algo de claridad, la gente se pone en marcha y no es raro ver como las pequeñas tiendas de barrio empiezan a abrir sus puertas a partir de las 6:00 am.

El horario comercial habitual es de 9:00 a 19:00, aunque algunos negocios llegan a abrir hasta las 22:00 (principalmente en las zonas turísticas). Los bancos abren de 8:30 a 13:30 salvo los viernes que cierran un poco más tarde y los sábados que sólo abren hasta las 12:30.

Los malteses suelen comer entre las 12:00 y las 14:00 y cenar entre las 18:30 y las 21:30, incluso hasta los restaurantes suelen dejar de tomar órdenes a eso de las 22:00, así que no salgáis muy tarde a cenar que si no os tocará tirar de comida rápida. También es normal que salgan de marcha bastante pronto, ya que por ley los garitos deben estar cerrados a partir de las 4:00-4:30 am, aunque principalmente en Paceville, esto de la ley de cierre no se lo toman demasiado en serio.

Volviendo a las horas de luz, lo peor del verano es que poco más tarde de las 5:00 am empieza a verse claridad y a las 6 ya es pleno día. ¿Por qué eso es lo peor? Pues porque en esta isla no hay persianas en las ventanas y los rayos de luz mañaneros entrarán alegre y libremente en vuestra habitación. Esa sensación de vampiro sorprendido por los rayos del alba, no mola nada. Os podría hacer una larga lista de remedios caseros que hemos puesto en práctica o que han llegado a nuestros oídos para intentar dormir un poco más, pero lo importante es el aviso: no os olvidéis de meteros en la maleta un antifaz, aunque sea de los chinos, que algún día de resaca lo agradeceréis.

En el lado opuesto, lo peor del invierno es que es sol se esconde antes de las 17:00 y las noches se hacen eternas. De hecho, durante mi primer mes de trabajo en Malta casi no vi la luz del día porque entraba a trabajar a las 18:00 y salía a las 2:30 am. Entre el "copeteo" de después y el camino de regreso, me metía en la cama a las 4:30 am, así que entre mis 8 horas de sueño, revisar internet en la cama, hablar con la family y hacer la comida, a la que salía de casa para volver al trabajo eran ya las 17:00 y se me había vuelto a hacer de noche otra vez. Menos mal que fue algo temporal y que la cosa cambió poco a poco a mejor durante los siguientes años, porque lo que pensaba de Malta durante ese primer mes de trabajo… os lo podéis imaginar.





Consejo nº 12.- La vida en una pequeña isla.

Por norma general, el 90% de la vida de una persona normal, se desarrolla en menos de 50 km2, un radio en el que se encuentra su casa, su trabajo, su círculo familiar y sus lugares de ocio y compras favoritos. Sin embargo, la perspectiva de vivir en una isla rodeada de mar puede generar cierta sensación de claustrofobia, aunque de hecho, el tamaño de la isla sea igual o mayor que nuestro radio de vida habitual en España.

Una de las principales pegas que a uno se le vienen a la cabeza cuando se plantea vivir o visitar una pequeña isla como Malta, es si sufriréis el famoso "síndrome de la isla" ya que, sobre el papel, en un espacio tan reducido poco se puede hacer, ¿no?

Si no me fallan las cuentas, 300 km2 son muchos más que 50, pero rebatir esta idea en muchas ocasiones es más inútil que dar un toque en Facebook, porque básicamente el problema es que el ritmo en la isla es muy exigente y tras una semana de clases o de curro, nos volvemos muy perezosos y lo que nos pide el cuerpo es desconectar, bien saliendo de fiesta o simplemente descansando. Madrugar los días libres para conocer un poco el país y relacionarse con gente nueva, da más pereza que jugar un partido con Oliver y Benji, así que después de unos meses a este ritmo, cuando ves que no has hecho prácticamente nada desde que llegaste a la isla, no queda otra que poner la excusa de que "en Malta no hay gran cosa que ver ni que hacer" para no reconocer que ni siquiera has intentado mover el culo y descubrir el país de una forma activa.

Ese pensamiento, será el punto exacto en el que empezaréis a construir vuestra relación de amorodio con Malta. Ese preciso momento, será el inicio de la primera gran prueba (de muchas más que le seguirán) y que vais a tener que superar si no queréis volveros a España derrotados, con las orejas gachas y despotricando contra un país que os habrá vencido por goleada. De hecho, quizá este debería haber sido el primero de todos mis consejos y es que vivir fuera de tu país, es una lucha mental diaria en la que o evolucionas o fracasas.

He vivido en países que literalmente son imposibles de recorrer ni en años. No es el caso de Malta con sus 27 km de largo y sus apenas 15 km de ancho, más los 14 km de largo y 7 de ancho de Gozo. Incluso sus 252 km de costa tampoco deberían ser una distancia insalvable para recorrer tranquilamente en unas pocas semanas. ¿Cuál es la razón entonces para que el 90% de la gente, que incluso vive en Malta durante años, no llegue a descubrir todos y cada uno de los preciosos rincones que esconde esta isla? Nunca he sabido responder a esta pregunta. ¿Por qué hay tanta gente que se queja de lo pequeño que es este país si no conoce la mayor parte de sus encantos? Incluso nosotros mismos, tras cuatro años recorriendo Malta, nos seguimos sorprendiendo al descubrir lugares que ni sabíamos que existían. No sé cuántas veces tienes que hacer snorkel en Armier Bay o bañarte en la Blue Lagoon o recorrer Mdina o pasear a caballo por Golden Bay para cansarte de todo esto, pero tras disfrutar de más de 30 atardeceres desde la Azure Window, seguimos disfrutando de cada momento mágico que nos brinda esta isla.

Eso sí, Malta nunca os lo va a poner fácil. Para disfrutar de cada uno de sus tesoros tendréis que hacer un esfuerzo, ya sea esperando un bus público que tarda mucho, alquilando un coche y conduciendo por el lado contrario o pagando una excursión y madrugando para aprovechar el día. Esta isla está diseñada para poner a prueba vuestra actitud. Las playas de arena natural están lejos de las zonas turísticas, las distancias en kilómetros son cortas pero las carreteras, el tráfico y el transporte público hacen que inviertas mucho tiempo en los desplazamientos, hay muchas horas de luz pero amanece y anochece pronto. Malta no os va a regalar nada, pero siempre os dará la oportunidad de hacer algo nuevo cada día si os esforzáis un poco, ya sea aprender un idioma, encontrar trabajo, conocer gente nueva o descubrir lugares espectaculares.

Si la única excusa es que no os apetece hacer el esfuerzo, no culpéis a nadie más.

Cuando pienses en qué conoces de Malta… piensa en cuántas excursiones has hecho.

Cuando pienses qué tal es tu inglés… piensa en cuántas horas le dedicas.

Cuando pienses que no tienes un trabajo… piensa en qué estás haciendo para encontrarlo.

Cuando pienses que por qué no tienes un trabajo mejor… piensa en cuánto has mejorado para conseguirlo.

Cuando te sientas solo... piensa en qué estás haciendo para conocer gente.

Si vuestra respuesta sincera a cada una de esas preguntas no os ha dado el resultado que deseáis, la solución es tan sencilla como invertir más tiempo en eso que queréis conseguir. Dedicarle más tiempo a recorrer la isla, a aprender inglés, a encontrar un trabajo mejor o a conocer gente nueva y veréis como en muy poquitas semanas tendréis resultados sorprendentes.

Nadie podrá quitaros el derecho a quejaros, a desahogaros o simplemente a patalear por vuestra situación, pero también debéis pensar que este país (en el que todos creemos que se podrían mejorar unas cuantas cosas y aspectos) funcionaba a su manera mucho antes de que llegásemos tú y yo y que seguirá funcionando una vez que nos vayamos todos (en muchas cosas y aspectos mucho mejor que el nuestro).

Aunque no lo creáis, una vez que pongáis el pie fuera de España seréis la imagen de vuestro país. Cada persona que os encontréis os verá como un reflejo de vuestro país. Vuestros actos tendrán una repercusión en lo que otras personas piensen de vuestro país y eso nos influye a TODOS. Trata de ser consciente de ello y recuerda que eres tú quien debe adaptarse a Malta, no al revés. Eres tú quien tiene que abrirse a los demás, no al revés. Eres tú el que tiene que aportar algo, no al revés. Si partís desde este punto de salida y no os convertís en rémoras que vivan esperando a lo que digan o hagan los demás para descargar su frustración, vuestra vida en esta isla tendrá algún tropezón en el camino, pero también estará plagada de experiencias inolvidables.









Consejo nº 13.- Los malteses y el maltés.

Quizá no soy la mejor persona para hablaros objetivamente de Malta como país o de los malteses como personas, porque estoy absolutamente enamorado de esta isla y de su gente. De todos los países donde he vivido (me refiero fuera de España), es sin duda alguna, donde mejor me he sentido y eso que venía de vivir dos veces en mi adorada Irlanda.

Esto que os acabo de decir está seguramente en las antípodas de lo que piensa gran parte de la gente que pasa por aquí, principalmente porque el único contacto de referencia que tienen con malteses, es con los conductores de taxis y de autobuses o como mucho con empresarios de hostelería en las zonas más turísticas (que son un poco cabroncetes, todo hay que decirlo).

Si conocer un país lleva su tiempo, conocer a su gente lleva aún más y aunque cualquier opinión es válida (porque cada uno tiene una experiencia de vida propia), esa barrera inicial que hay que superar para ser aceptado y poder acceder a los auténticos círculos malteses, es prácticamente insalvable para la mayoría de los que pasan menos de un año en la isla.

En nuestro caso, tras varios años conociendo, trabajando, colaborando, compitiendo,

compartiendo, celebrando, saliendo, riendo y hasta llorando con malteses, tenemos esa barrera más que superada y os aseguro que nunca nos han tratado mejor fuera de nuestras fronteras. Dicho esto, voy a tratar de explicaros cómo son los malteses y lo primero que tenéis que saber, es que son el país más católico en el que haya vivido nunca. Aspectos como la familia, el respeto a los mayores, a las tradiciones y el sentimiento nacional, están muy arraigados en esta sociedad.

Hablar de un país tan católico y tradicional puede equivaler para mucha gente a país machista, quizá por las costumbres de nuestra España de hace unas cuantas décadas, pero os puedo asegurar que la mujer en Malta está perfectamente integrada, respetada y protegida en cuanto a igualdad de oportunidades, salarios y prestaciones. Anualmente colaboramos con más de 50 empresas maltesas y no hemos visto ni un solo caso en el que una mujer gane menos que un hombre o que se le niegue un puesto de trabajo por ser mujer. De hecho yo diría que en general le es más fácil encontrar trabajo a una mujer que a un hombre, sin embargo aspectos como que por sus creencias prohíban hacer topless o nudismo en lugares públicos, les reportan un buen número de comentarios negativos. Quizá sea más importante tomar el sol en bolas que tener paridad de salarios y oportunidades, no lo sé, aunque también entiendo los ideales de los que quieren tenerlo todo a la vez.

Volviendo a los malteses, como decía uno que yo me sé: "los malteses son muy malteses y mucho malteses". Están tremendamente orgullosos de su bandera, de su historia (son el único país del mundo condecorado con la cruz de San Jorge al valor) de sus costumbres y de su país, algo que siempre me ha dado cierta envidia, porque en España lo de presumir de nación y de bandera está hasta mal visto a veces. Como cualquier patriota, ellos pueden criticar a su país porque es suyo, pero como lo critique un extranjero…

Son de corazón mediterráneo y es inevitable que en muchas otras cosas seamos muy parecidos. Les encanta reunirse, comer, beber, reír, discutir, disfrutar de la familia y hablar a voces. De hecho a veces cuesta saber si están peleando o contando chistes, pero eso es más consecuencia del idioma que de otra cosa.

El maltés es un idioma complicado, mezcla de varios idiomas con mucha base árabe y con el que también tendréis una relación amor-odio desde que pongáis el pie en la isla. Al principio como que te hace gracia y tratas de aprender alguna cosilla para decirle a tu "family" que ya sabes decir buenos días, gracias, cómo estás y esas cosas, pero cuando te pones a trabajar y tus compis locales se pasan el día hablando maltés entre ellos, te empieza a entrar un odio interno que no veas, porque claro, no te enteras de nada y tú has venido a mejorar tu inglés. Con los compis españoles hablarás en español como si nada, pero te molestará horrores que los demás hablen en su lengua y como tu inglés, nivel indio, te da para lo justo, cuando te quieres meter en la conversación en inglés, tampoco puedes seguirles.

Eso sí: siempre te quedará el "Mela": mela-pela, mela-nzas el pan, mela-pido, mela-mento, mela, mela, mela… a la semana de estar en Malta ya diréis "Mela" quince veces al día e iréis añadiendo otros clásicos como "al madonna", "uweja", etc. pero de esto no os cuento más porque es más divertido ir descubriéndolo por vuestra cuenta.

La edad es un factor que lógicamente influye en los malteses. Los mayores han visto pasar muchos colores y nacionalidades por la isla. Unas les gustan más que otras y opinan libremente al respecto (hay países que adoran y otros que no les gustan un pelo). Los jóvenes en ese sentido son más abiertos y curiosos. No les importa tanto mezclarse con gente de otros países, aunque para ellos lo maltés es lo mejor. Visten a su forma (iba a decir raro pero después de lo que he visto estos últimos días en Madrid ya no me lo parece tanto). Los chicos son muy de peinados "parriba", tatuajes, música alta y de enseñar musculito en cuanto pueden. Las chicas son de ropa ajustada, faldas cortas, taconazos y uñas kilométricas.

Les gusta mucho viajar, el futbol (siguen mucho la liga italiana y la inglesa), los fuegos artificiales y las fiestas de pueblo de toda la vida. Quizá el peor momento para socializar por primera vez con malteses sea de fiesta por la noche. Igual puedes acabar bebiendo gratis hasta el amanecer, que estampado contra la pared, así que lo mejor es ir aproximándose sin que haya alcohol de por medio. Sobre todo si eres chico, mejor que no trates de pasarte ni un pelo ligando con las maltesas, porque a buen seguro su hermano, su primo, su vecino y su mejor amigo estarán muuuy cerca.

Sin duda alguna, por encima de la belleza de Malta sólo hay una cosa: un nivel humano excepcional de la mayor parte de su gente. Invertir tiempo en abriros y conocerles aunque sintáis ese rechazo inicial. Claro que indeseables hay en todos los lados, pero si conseguís superar esa primera barrera, vuestra estancia en esta isla pasará a una dimensión inimaginable.





Consejo nº 14.- La comida.

Si bien cabría pensar que al ser una isla, el rey en Malta sería el pescado, las reducidas dimensiones del país, hacen que su flota pesquera sea también muy reducida, por lo que los productos del mar no están dentro de sus platos tradicionales principales. No obstante, hay cierta devoción por un pescado de temporada (desde finales de agosto hasta diciembre) que se llama lampuki, que es un pescado azul que sirven tanto a la plancha, como con salsa o en empanada.

Si queréis conocer los diferentes tipos de pescado que se capturan en aguas maltesas, no dejéis de ir algún domingo por la mañana a Marsaxlokk, donde los pescadores, obligados por el cierre dominical de la lonja de Valletta, venden directamente al público sus capturas de ese día. Seguramente no conoceréis ni la mitad de los pescados que veréis en los puestos, pero si os sirve de ayuda, el truco para diferenciar los pescados azules de los blancos, está en la cola. Los pescados clasificados como azules suelen tener su cola en forma de flecha, mientras que los pescados blancos tienen el borde de su cola recto, plano o redondeado.

Eliminando el pescado de la ecuación, las estrellas de los platos tradicionales en Malta son el conejo y los caracoles, y en Gozo los quesos de cabra y oveja. "Fenkata" es el nombre que recibe el guiso de conejo en salsa más famoso de la isla, aunque hay otros platos y aperitivos realmente famosos por estos lares.

Quizá el aperitivo más popular, entre locales y forasteros, sea el "Pastizzi", una especie de empanadilla de hojaldre que puede estar rellena de queso, puré de guisantes o de pollo, y que por su reducido precio (entre 30 y 50 céntimos) se convierte rápidamente en parte de la dieta habitual de los que no son muy de cocinar. Lo bueno es que dos o tres de estos pastizzis son más que suficientes para saciar incluso a los más glotones, pero lo malo es que llevan tanta grasa que seguro que no están entre los aperitivos más saludables del planeta. Es algo que tendréis probar sí o sí.

En la sección bocadillos locales está la "Ftira", una rosca de pan con un agujero en medio y rellena de atún, tomate, cebolla, alubias, lechuga y lo que tenga más a mano la persona que las esté haciendo, desde pimientos hasta anchoas. Su precio suele ser también bastante reducido y es muy fácil encontrar estas ftiras tanto en puestos de comida rápida, como en supermercados y restaurantes.

La empanada más famosa de Malta es la "Timpana". Se trata de una empanada rellena de macarrones auténticamente demoledora. Tener algo de beber a mano si os atrevéis a probarla, porque como lo intentéis en seco podéis palmarla en el empeño.

En cuanto a las opciones de banquetes a lo grande, sólo hay una palabra: "Majalata". Las majalatas eran tradicionalmente reuniones familiares en torno a un cerdo asado. Si bien no son fáciles de localizar, porque son algo bastante privado, si sois de los de comer sin fin, hacer todo lo posible por acudir a una de ellas. Antes de llegar al cerdo ya estaréis casi a tope sólo con los aperitivos que van sacando mientras termina de asarse el animal, así que dosificar y dejaros espacio para los postres. Como dulce, hablaros de un pastel de almendras que preparan en Semana Santa y que se llama "Figolli". Lo hacen con distintas formas y aunque no es el locurón, al menos es un dulce casero y muy tradicional.

Sobre la bebida, el vino maltés no es nada del otro mundo, pero hay tres cosas que sólo podréis beber en Malta: Cisk, Kinnie y Bajtra. La Cisk es la cerveza maltesa, el Kinnie es un refresco tirando a amargo del que están orgullosísimos y el Bajtra es un licor muy rico que hacen con los higos chumbos que recogen en las miles de chumberas que hay repartidas por toda la isla.

Al ser un país Mediterráneo, casi todos los ingredientes de la cocina española son fácilmente accesibles en la isla, así que no os preocupéis, que la comida no debería suponeros ningún problema.





Consejo nº 15.- Lo que no hay en Malta.

Tras hacernos una idea de las características y las costumbres de este país, es el momento hacer algo más de hincapié en todas aquellas cosas que no hay o no funcionan igual en España que en Malta y que si no las conocemos de antemano, pueden dificultar nuestro proceso de adaptación a isla. Ya hemos hablado de algunas de ellas como los enchufes de tres clavijas, lo de conducir por el lado contrario o la forma en la que se saca la basura, pero aún nos quedan muchas cosas que tratar, así que los próximos consejos irán enfocados exclusivamente a ello.

Aunque dependerá mucho de la zona en la que viváis en España, quizá lo primero que debéis tener en cuenta es que el ritmo de vida en Malta es muy tranquilo y lo de "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy" no se lleva precisamente a rajatabla.

No se suele dar el caso, pero antes de seguir adelante, me gustaría que tuvieseis en cuenta los límites de mercancías que están regulados en Malta, por lo que no podréis traer en vuestro equipaje más de:
- 800 cigarrillos.
- 400 puritos.
- 200 puros.
- 1 kg de tabaco.
- 10 litros de licores de más de 22 grados.
- 20 litros de licores de menos de 22 grados.
- 90 litros de vino (incluido un máximo de 60 litros de vino espumoso).
- 110 litros de cerveza.

Del mismo modo, al entrar o salir de Malta debéis declarar todo importe en efectivo igual o superior a 10.000 euros. Por cierto, si alguien viene con todo esto y necesita darle fuego, aquí tenéis a un humilde servidor a vuestro servicio.

Lo primero que notaréis nada más asomaros por la puerta del avión, es la humedad. Si bien en algunas zonas de España también se vive con un porcentaje de humedad alto, es algo que se siente de manera muy diferente, ya sea que vengáis en verano o en invierno. Hablaremos más delante de cómo son estas dos estaciones en la isla, pero en cuanto a lo que estamos tratando ahora, en verano la intensa humedad, hará que prácticamente os levantéis sudando y en invierno que la ropa tarde siglos en secarse.

El aislamiento en las casas no es algo que les quite el sueño, por lo que se convierten en auténticos hornos en verano y neveras en invierno. Esto se debe al tipo de materiales de construcción que se utilizan aquí. Básicamente se construye todo con bloques de piedra caliza autóctonos, un material abundante en el subsuelo maltés, muy fácil de trabajar, pero también muy poroso y erosionable, razón por la que deja pasar tanto el frío como el calor.

El color de la piedra y el tipo de construcción, os darán una cierta impresión de estar en Marruecos o en Túnez durante vuestro primer trayecto desde aeropuerto, pero eso también es debido en gran parte a que ese trayecto es feo no, lo siguiente.

Hablando del aeropuerto, es importante que si os vienen a buscar de la academia o del hotel, tratéis de llevar vuestro DNI a mano para facilitar que los conductores os localicen más rápidamente. A buen seguro serán malteses y la pronunciación no es ni mucho menos la misma. De hecho aún no he conseguido que un maltés diga bien Jorge Vicioso Barrios en cuatro años, aunque alguno al menos ya se va acercando.

Finalmente, si bien es cierto que se pueden encontrar casi todo tipo de embutidos tradicionales españoles envasados al vacío, no vais a ver una pata de jamón hasta que volváis a España, así que aprovechad hijos míos a "jartaros" antes de venir, porque por mucho que avance la tecnología del envasado… no es lo mismo.





Consejo nº 16.- Las cosas más "porculeras" de Malta.

Hay unas cuantas cosas a las que tendréis que iros acostumbrando, sobre todo si vais a pasar el verano en la isla.

La primera de ellas son los cohetes. Qué boniiiiiiitos son los fuegos artificiales ¡¡¡pero por la noche, hombreee!!! La venganza maltesa a nuestra ruidosa, festiva y trasnochadora vida, es la pólvora. El primer día que te despiertan los cohetes a las 8:00 de la mañana, piensas: "qué divertido, a ver si pasa la charanga" y hasta te asomas al balcón como un gilipo… para ver si hay algo de animación callejera, pero a partir del quinto día, te estás cagando ya en los chinos por inventar la pólvora y en los bizantinos por traerla a Europa.

Una de las cosas que más llama la atención, es la cantidad de iglesias que hay en Malta. Casi una por cada día del año (359 para ser más exactos). Tú lees esto y piensas: "¡qué "jartón" de ver iglesias me voy a pegar! ¡Ni tiempo me va a dar de aburrirme!". Efectivamente no, tiempo no os va a faltar, pero ganas de echar abajo el campanario de enfrente de vuestra casa, tampoco. Qué les gusta a los malteses dar campanadas a lo loco y a cualquier hora del día. ¿Y cuándo suenan más y mejor? Cómo no, en tu día libre o cuando estás de resaca (que además suelen coincidir).

Ya os he hablado de lo sutil que es el butanero y de lo habituales que suelen ser los cortes en los servicios. Casi con toda seguridad en pleno verano, habrá al menos un día que se os vaya el agua o la luz o que os quedéis sin internet y, ya si no estáis de suerte ¡¡¡hasta se os pueden ir las tres cosas a la vez!!! Ahí es cuando te ves a medio camino entre el pánico y la furia, porque en la isla casi prefieres que te corten un brazo que quedarte sin internet, además ese día tienes la batería justa en el móvil y acabas de venir de la compra tirando de tu carro-maleta cargada a tope. En ese momento te das cuenta de que ¡todo funciona con luz! Así que hasta haces guardia en la puerta del frigorífico para que nadie lo abra antes de que vuelva y, mientras, te imaginas comiéndote todo lo que hay dentro de la nevera porque se va a poner malo. ¡Qué estrés!

Hay otra cosa que en un primer momento no se asocia con una isla y con mar, pero salvo que os paséis la vida de un lado a otro del paseo marítimo, en Malta os tendréis que enfrentar a unas cuantas cuestas bastante empinadas en vuestro ir y venir diario. Hasta ir a hacer la compra se convierte en un deporte exigente, pero hay una cuesta mítica que odiaréis especialmente: la cuesta de Paceville. Pensar en irte a casa desde el cualquier garito de la zona, da más pereza que irte a Cirkewwa en bus. Necesitas un estado de concentración y determinación máxima para evitar escalones, promotores a diestro y siniestro, uno que pota, el otro que te habla en swahili sin conocerte, abrazos de los amiguetes que te vas encontrado por el camino y un sinfín de flyers de chupitos gratis y 2x1 en jarras, que no se sabe muy bien por qué pero que vas atesorando noche tras noche "para un por si acaso". Hay gente que tiene en casa más cupones de descuentos que apuntes de inglés, pero esa es otra historia que os contaré algún día cuando nos veamos por la isla.

Y para rematar, otra cosa que también necesita su proceso de adaptación, son las obras. Os contaba en consejos anteriores lo que les pone madrugar en la isla, así que aquí madruga el frutero, madruga el tendero y como no, el albañil también madruga. Esa radial mañanera que se enciende antes de las 8:00, acompañada de una buena maza… no tiene perdón de Dios. Y si de eso hacéis un mix y juntáis la radial, con los cohetes, las campanas y el butanero celebrando el Mundial ¡¡¡oleee, oleeeee y OLEEEEEEE!!! Esas suelen ser las mañanas en las que piensas eso de "quién me mandaría a mi venir a Malta", pero luego enseguida te das una vuelta, ves el mar y se te pasa, don’t worry.









Consejo nº 17.- Los animalejos de Malta.

Acabo ya con esta serie de consejos sobre esas cosas que no hay o no son igual en Malta que en España, y lo voy a hacer con este apartado especial dedicado la fauna, un tanto especial, que os vais a encontrar en la isla.

Por empezar por lo más light, os hablaré de los gatos que son, sin lugar a dudas, el animal preferido de los malteses. Prácticamente en cada barrio hay zonas adecuadas exclusivamente para que duerman, coman y beban los felinos de la isla. La explicación rápida de la aparición de los gatos en este país, se remonta al almacenaje del cereal y la consecuente acumulación de ratones y ratas que se comían o echaban a perder gran parte de la producción. El hecho de que los gatos ayudasen a los malteses a proteger uno de los pocos recursos que tenía la isla, les abrieron las puertas de sus casas y de sus corazones, un amor que aún les siguen demostrando y agradeciendo cada día. ¡¡¡Qué bonito!!!

En el lado opuesto, el enemigo público número uno, son los mosquitos. "Tampoco será para tanto que en España también hay mosquitos y no pasa nada". Ya, sí… estooo… ¡¡¡te vas a cagar!!! Aquí los mosquitos son peor que Carpanta comiendo caracoles en un buffet libre. No se hartan de chuparte la sangre ni de día ni de noche. Llega a tal punto la irá y el afán de venganza que generas contra esta especie, que el 80% de las casas tienen marcas de zapatillazos hasta en el techo. Que sí, cuando ves que le has dado sientes una sensación de satisfacción momentánea que ni Robin Hood dándole a la manzana, pero luego a los 5 minutos andas pensando ya en cómo vas a tapar el asesinato para no palmar el depósito que has dejado por el piso.

Otro fantástico animal al que no le veréis razón de existencia y que os encontraréis muy a menudo en verano por estas tierras, son las cucarachas. Ya dependerá de vuestro valor si las esquiváis al encontrároslas por la acera o no, pero ver una del tamaño de un mechero que se te viene encima en pleno vuelo… eso ya no lo aguanta ni Chuck Norris. Luego está la mierda esa que te dicen que si las pisas, te llevas los huevos a casa y te salen hasta por debajo de la cama, así que por si acaso acabaréis andando por la calle como Jack Nicholson en "Mejor imposible".

Y para completar el lote, acabamos con las medusas. Estos animalillos, que pasan por ser una de las criaturas vivientes más antiguas de la Tierra, son también los bichos que más días de playa han fastidiado en la historia de Malta. Tanto su aparición como su desaparición son bastante impredecibles, puesto que están a la merced de las corrientes marinas, que igual que las traen se las llevan, así que el lunes vuestra playa favorita puede estar infestada de medusas y al día siguiente no ver ni una.

Es prácticamente imposible pasar una semana en Malta y no ver unas cuantas cucarachas, ni que te piquen los mosquitos o las medusas, así que ahí van unos cuantos consejos:
- Cucarachas -> si hubiese un apocalipsis nuclear sabéis quién sobreviviría, ¿no? Contra las cucarachas lo mejor es intentar que no entren en casa, así que tratar de no dejar restos de comida por el suelo y mantener la cocina lo más limpia posible. Si ya están dentro de casa, pues "matakukis" y que la fuerza os acompañe.
- Mosquitos -> sacar lo que tengáis que sacar de la maleta, pero dentro de vuestro equipaje tiene que haber un repelente de mosquitos como sea y, sobre todo si alguna vez os ha hecho reacción una picadura en el pasado, traeros un antihistamínico también por si las moscas, o mejor dicho, por si los mosquitos.
- Las medusas -> si os pica una medusa, lo primero que tenéis que hacer es no tocaros la picadura. Es importante eliminar los pelillos urticantes que dejan en la piel y si no te los retiras con algo rígido (tipo tarjeta de crédito), es fácil que lo que consigáis es esparcirlos por otras zonas y liarla aún más parda. Una vez hecho esto, acercaros al chiringuito más cercano y pedir un poco de vinagre para lavaros la zona. No os quitará el dolor en el momento, pero os aliviará bastante y, sobre todo, la marca desaparecerá mucho antes.





Consejo nº 18.- Hacer la compra.

Hacer la compra en Malta os puede salir más caro, igual o más barato que en España. De eso os daréis cuenta en cuanto os toque pasar por caja e irá directamente relacionado con la zona en la que viváis. Por norma general, cuando os toque pagar diréis una de estas 3 cosas: - ¡¡¡Cawen tó!!! -> eso es que vivís en St. Julians, Sliema o Swieqi y os acabáis de dar cuenta de que las tiendas y los supermercados de las zonas turísticas son más caros que en España. - No está mal -> esto quiere decir que vivís en zonas más humildes como San Gwann, St. Pauls Bay, Msida o Gzira.

- ¡¡¡Mira todo lo que me he comprado por 20 €!!! -> esto es bastante común cuando te vas a los distintos mercados repartidos por la isla.

Más adelante, en otro consejo, os hablaré de las distintas zonas en las que os podréis alojar en Malta, pero si bien lo más común es que la mayoría elija St. Julians, Sliema o Swieqi porque son las ciudades con más animación o más próximas a ella, eso conlleva pagar a mayores un coste de vida que no siempre es muy recomendable y mucho menos necesario (al menos si venís para un plazo medio-largo). Entre alojamiento, comida y que saldréis más veces porque la fiesta os pillará mucho más a mano, vivir en estas zonas os va a salir de 150 a 250 € más al mes, así que no dejéis de consultar mi consejo sobre vuestro presupuesto en Malta.

Entrando en el que nos ocupa ahora (que a buen seguro va a ser el más largo de todos) de una forma u otra, comprar comida es algo de lo que difícilmente os vais a poder librar, así que os explico cómo va la cosa y que posibilidades tenéis para ello.

La opción más barata son los mercados y mercadillos, que se suelen organizar prácticamente en cada ciudad al menos una vez a la semana (salvo en las ciudades turísticas). Lo malo es que tendréis que invertir bastante tiempo en llegar y vais a acabar cargados como mulas, así que no descartéis la opción de compraros un carrito de la compra de los de toda la vida.

Estos son los más conocidos y/o con mejor relación calidad-precio:
- El mercado de Marsaxlokk -> esta es una cita dominical casi obligatoria, sobre todo si queréis comprar pescado y marisco a buen precio. Los pescadores de la zona salen todos los días a faenar y venden el 90% de sus capturas en la lonja de Valletta, pero como los domingos la lonja está cerrada, venden directamente al público. Además hay puestos de frutas, verduras, dulces, bragas y todo lo que suele haber en un rastrillo habitual. No está muy a mano, pero si os lleváis una neverilla para conservar el pescado, podréis aprovechar para hacer algo de turismo aunque vayáis algo cargadillos.
- El mercadillo de Ta’ Qali -> casi en el centro de la isla, justo al lado del Estadio Nacional, cada sábado se organiza un mercado de agricultores que, si os gusta la fruta y la verdura, vais a flipar tanto con la calidad como con el precio, eso sí, tener en cuenta que los mercadillos a las 13:00 cierran.
- La granja de Swieqi -> aunque no es un mercadillo, es una opción interesante sobre todo por cercanía (puesto que para ir cualquiera de los dos anteriores vais a tener que echar una mañana entera).

No está tan bien de precio como los anteriores, pero todos los productos que tienen son propios y/o muy frescos (principalmente tienen fruta y verdura). Abre de lunes a viernes y casi todos los sábados y domingos. Entre semana suelen estar de 8:00 a 18:00 y los sábados y domingos de 8:00 a 14:00 (los sábados suelen cerrar algo más tarde que los domingos). La primera vez os va a costar un poco encontrarla, pero como referencia, deciros que está muy cerca de la academia Clubclass.

Como os comentaba, estos son los sitios donde mejores precios vais a encontrar, aunque por variedad y comodidad, la opción más habitual son los supermercados. Aquí ya influye y mucho la zona en la que viváis (principalmente hablando de precios), así que os cuento lo que tenéis a vuestra disposición:
- El Pavi y PAMA Supermarkets -> estos son los únicos supermercados a gran escala similares a los de España, con multitud de secciones, pasillos enormes y además es del grupo Alcampo, así que podréis encontrar muchos productos de la marca Auchan que os resultarán familiares. Están en Qormi (muy cerca del Marsa Park & Ride) y en Mosta. Abren de lunes a sábado (de 8:00 a 20:00 aprox.) e incluso algunos domingos. No dejéis de haceros con la tarjeta de cliente porque cada día hacen ofertas especiales y regalos a partir de cierto de volumen de compras. Hasta que compramos nuestro primer coche, era el supermercado favorito de nuestras espaldas, porque tienen entrega gratuita a domicilio a partir de 75 € de compra (o 5 € si compráis menos de esa cantidad) y aprovechábamos a hacer cada mega-compra mensual que no veas.
- El GS Supermarket -> el más grande está en Naxxar y aunque no es tan grande como los anteriores, también tiene servicio a domicilio gratis a partir de 75 € de compra y tarjeta de cliente con descuentos y promociones semanales.
-Smart Supermarket -> está entre Birkirkara y Balzan y es muy similar al GS. Entrega a domicilio gratuita a partir de 50 € con la opción de compra online que veremos en breves.
Si bien estos tres supermercados son los que mejores precios tienen en Malta (sobre todo por las ofertas de catálogo, las ofertas con la tarjeta de clientes y la variedad de productos), lo peor es que os va a llevar un buen rato llegar hasta cada uno de ellos, pero la comodidad del servicio a domicilio realmente hace que valga la pena a la hora de hacer grandes compras mensuales.

A partir de aquí la cosa va subiendo de precio, pero como recurso que seguramente utilizaréis más a menudo por cercanía y comodidad, aquí tenéis las siguientes opciones disponibles:
- El Lidl -> es sin duda el supermercado que os va a resultar más conocido. Hay seis en Malta (San Gwann, Qormi, Santa Venera, Luqa, Zejtun y Safi) y uno en Gozo, aunque ninguno ofrece ni compra online, ni envío a domicilio. En cuanto a precio hay alguno un poco más barato que otro, pero las ofertas de catálogo son iguales para todos y además de la comida, en la zona de bazar suelen tener otras cosas de casa, deportes, etc. bastante interesantes.
- Scotts Supermarket -> Hay ocho (Sliema, Spinola Bay, Attard, Naxxar, Burmarrad, Santa Lucia, Zabbar y Fleur-de-Lys) y tienen envío gratuito a domicilio a partir de 40 €, pero en cuanto al precio, sobre todo en los de Sliema y Spinola, ya se nota y mucho que son supermercados en plena zona turística. Lo mismo pasa con el resto de los que vamos a ver.
- Arkadia Supermermarket -> hay uno en St. Julians (casi al pie del único rascacielos de la isla), otro en Paceville (que es más una especie de Carrefour Express) y otro en la capital de Gozo. Lo mejor es que los horarios de apertura son muy similares a los de España (de 10:00 a 22:00).
- Tower y Park Towers Supermarkets -> son supermercados con bastantes productos de la marca Carrefour. El Tower está en Sliema al final de la cuesta que empieza en el Zara de Sliema Ferries y el Park Towers está a unos cinco minutos del Love Monument, a medio paseo marítimo de St. Julians.

Por no alargarnos mucho más con esto, remato mencionando el Corner Shop y el Greens Supermarket en la zona de Swieqi y el Gala en Msida, que están a medio camino entre supermercados de tamaño medio y tiendas de cortesía. No son demasiado económicos, pero cómodos si vivís cerca de alguno de ellos.

Otra posibilidad interesante que también tenéis a vuestra disposición es hacer la compra online. Esta opción tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Por un lado, en la mayoría de los casos sale un poco más caro, al no poder ver y comparar físicamente todos los productos disponibles como cuando vas en persona al súper, pero por otro lado, el tiempo que se ahorra en desplazamientos y la comodidad de recibir la compra en casa, hacen que esta opción sea muy atractiva sobre todo para las personas que no disponen de mucho tiempo para ir de compras.

Las principales páginas web desde las que podréis hacer vuestra compra online son las siguientes:
- Pavi Supermarket-> www.pavi.com.mt
- PAMA Supermarket -> www.pama.com.mt
- Maltasupermarket -> www.maltasupermarket.com (del Towers y el Gs Supermarket).
- Smart Supermarket -> www.smart.com.mt
- Greens Supermarket -> www.greens.com.mt
- Savemart Supermarket -> www.savemart.com.mt

Cada una tiene diferentes opciones de pago y pedidos mínimos, así que echarles un vistazo a ver cuál os puede interesar más. Por cierto, no todos os subirán la compra hasta la misma puerta de casa (suelen dejarla en el portal), así que para evitaros cabreos, confirmarlo antes de comprar (sobre todo si vivís en un cuarto sin ascensor).

Además de lo visto, otra opción diferente serían las tiendas Miracle Foods, que son una cadena de congelados con 18 establecimientos repartidos por toda la isla. Es una opción interesante para pasaros de vez en cuando a mirar las ofertas y conseguir a buen precio tanto carne como pescado. El resto de las tiendas que nos quedarían por mencionar, ya serían las típicas tiendecillas de barrio para salir del paso o (como opción curiosa) las tiendas ambulantes que montan en pequeños camiones y furgonetas para distribuir por distintos lugares desde fruta y verduras, hasta pescado, pan y dulces. No suelen ser especialmente baratas, pero los productos son bastante naturales y frescos.

Vuestra primera compra de las grandes en Malta seguramente será algo para recordar. Lo más fácil, porque suena muy familiar, es que vuestra primera opción sea el Lidl y como sabéis que tendréis que comprar la de Dios es Cristo porque no tendréis de nada en casa, os llevaréis la maleta grande para no tirar como mulas de todo el botín que os pensáis traer. Os plantaréis en la parada de bus y después de ver que no pasa, como acabáis de llegar y estaréis aventureros, decidiréis ir andando para ir conociendo la zona. Después de haberos perdido tres veces y subir tres o cuatro cuestas de las gordas, llegaréis al Lidl ya con la gasolina justa, para daros cuentas de que al menos no sois las únicas personas que se han traído la maleta grande para hacer la compra. De hecho hay días en que el Lidl parece más la T4 que un supermercado. Total, que iréis echando al carro todo lo que veáis como que vuestra maleta fuera el armario ese que va "pa Narnia" y llegaréis a la caja girando el carro en las curvas como que fuera un bus de dos cuerpos. A la que os enfrentéis a la cajera y la veáis con unas uñas que ni Lobezno en X-Men, os invadirá un sentimiento contradictorio: por un lado, temor porque os haga filetes los 8 cartones de leche que lleváis, y curiosidad por otro, porque verla sacar las monedas de céntimo del cajón para daros el cambio con esas garras, es para hacerle la ola. Pero no, la ola os la tendrían que hacer a vosotros cuando os deis cuenta de que la mitad de lo que habéis comprado, no os entra en la maleta y os tendréis que ir para casa tirando de ella y de otras dos "bolsakas" hasta las trancas, que a duras penas llegaréis a la parada del bus. A partir de ese día empezaréis a plantearos que la próxima compra grande, tocará hacerla en el Pavi o en algún otro super que os la lleve a casa.

En cuanto al resto de compras no relacionadas con comida, en Malta hay algún centro comercial de tiendas como el Baystreet que está al final de las escaleras de Paceville, el Plaza subiendo por la calle del Zara de Sliema Ferries y el Tigne Point, un mega centro comercial que está justo en la división entre Sliema y Sliema Ferries.

También encontraréis marcas que os resultarán familiares como Springfield, Zara, Cortefiel, Pull&Bear, Mango, Sprint, Marks&Spencer, Oysho o Women's Secret, pero en cuanto subáis al avión para veniros os tendréis que despedir de otras tiendas como H&M, Ikea, Mercadona o Decathlon. Tampoco hay demasiadas tiendas de chinos con sus "gatetes" moviendo el bracete (al menos del tamaño, precio y variedad a las que estamos acostumbrados en España). Lo más parecido son unas tiendas tipo a 1€ que se llaman Tal-Lira, pero ya os digo que no tienen la misma variedad de artículos, ni a ese chino persiguiéndote desde que entras en la tienda. Otra cosa, que no tiene que ver con lo que estamos hablando pero que tampoco encontraréis en Malta, son pistas de pádel, aunque el tenis sí que les mola.





Consejo nº 19.- La mentalidad adecuada.

Hasta ahora parece que en la balanza hay tantas cosas buenas como malas en Malta, pero os puedo asegurar que hay muchas más cosas positivas que negativas en esta isla, eso sí, es necesario conocer de antemano todos estos inconvenientes y algunos más que veremos más adelante, para poder llegar con la mentalidad adecuada.

Aunque esto que os voy a contar ahora, es aplicable a todos los países en los que he vivido, seguiré personalizándolo en Malta que por eso estáis leyendo este libro. Atención a este consejo porque para ayudaros en esta lucha de adaptación al país, tengo que ponerme un poco serio ya que es necesario que empecéis a trabajar en vuestra programación mental antes de venir, o si ya es tarde, al menos que os pongáis a ello lo antes posible.

Básicamente hay tres virus que tendréis que eliminar de vuestra cabeza lo antes posible:
1º) El virus del héroe -> tanto empeño pondrá tu entorno en decirte una y mil veces lo valiente que eres por abandonar tu país e ir a buscarte la vida al extranjero, lo loco que estás o la envidia que le das a los "si pudiera, yo también me iría", que si te lo acabas creyendo, instalarás un peligroso virus en tu cabeza que te hará experimentar una cierta sensación de héroe totalmente falsa. Esta falsa sensación, te hará llegar a Malta con un exceso de superioridad y/o relajación que no te ayudarán en absoluto. Vale, reconozco que eres más valiente que los que se han quedado calentitos en su casa y sin hacer nada, pero para salir de España sólo es necesario hacer un par de maletas y comprar un billete de avión. En el mejor de los casos serás una persona más de las que viajan en tu mismo vuelo y será con ellas (y con todos los que vienen en los demás vuelos) con las que vas a tener que pelear por encontrar una habitación, un trabajo y una oportunidad en Malta. Siento desvanecer esta nube, pero cuando quieres cambiar una situación con la que no estás a gusto (ya sea por necesidad de cambiar de aires o de encontrar trabajo o de aprender algo nuevo) lo lógico es hacer algo al respecto, así que deja de pensar en lo valiente que te han dicho que eres y céntrate en pensar en la guerra que le vas a dar a cualquier persona que se ponga en tu camino una vez que llegues.
2º) El virus Sálvame -> si algo nos gusta a los españoles, es protestar y criticar. Da igual en qué situación esté nuestro país y que quizá tengamos más razones para callarnos que para aleccionar a los demás, pero por inercia, al llegar a Malta cada cosa que no funcione, que no nos guste o que sencillamente no entendamos, se convertirá rápidamente en una excusa perfecta para patalear, protestar y criticar. Es parte de nuestro mecanismo particular para desahogarnos y descargar frustraciones, pero ya no estás en España y a las personas constructivas no le gusta pasar demasiado tiempo con personas destructivas, así que si no quieres acabar solo o rodeado de amargados, evita el virus Sálvame y no te conviertas en uno de ellos. Aquí hay muchas cosas que se podrían mejorar, pero no te olvides en ningún momento que es esta isla quien te acoge a ti, su gente, sus casas, sus negocios, su estilo de vida. Para bien o para mal, duermes en sus camas, pisas sus calles, coges sus autobuses y eres tú quien tiene que adaptarse a sus costumbres, a sus leyes, a sus horarios, a sus carencias y sobre todo a su estilo de vida. Malta lleva mucho tiempo en el Mediterráneo y no está hecha para el gusto de todos. De hecho no está hecha para el gusto de nadie, simplemente es así y no va a cambiar porque a ti no te guste. Les va bien, no te deben nada y eso es algo que no va a cambiar por mucho tiempo que pases aquí. Esto no es España, no son tus costumbres, no son tus reglas y sólo tienes dos opciones: adaptarte lo antes posible y evolucionar o patalear, lamentarte y fracasar.
3º) El virus del ignorante -> incomprensiblemente hay mucha gente que se viene a Malta con muy poca información. En la era de internet, en la que prácticamente toda la información que te puedas imaginar está a tan solo un simple clic de distancia, no se entiende la cantidad de personas que abandonan su país y se sorprenden al aterrizar en un país humilde y conservador, con un ritmo de vida tranquilo, con sueldos bajos, con trabajos sin contrato si no hablas bien inglés y con una "zona de guerra" en la que pasa de todo y que se llama Paceville. Lógicamente, si estáis leyendo este libro, ya os estáis vacunando contra este virus, así que os doy mi más sincera enhorabuena, pero no os limitéis a estas líneas y seguir buscando información aunque ya estéis en Malta. Siempre os vais a encontrar sorpresas y la única forma de poder evitaros malos tragos, es estando informados.

Vais a pasar de sentiros orgullosos de vosotros un día, a estar de bajón al día siguiente. El día que os pongáis malos, vais a echar de menos hasta a vuestro médico de cabecera español al que no habíais tragado nunca. Tendréis días de euforia por lo que habéis avanzado con vuestro inglés y al día siguiente no os saldrán ni las palabras. Habrá días en los que os sentiréis solos y otros que le daréis gracias a cielo y tierra por haber conocido a gente maravillosa que casi consideraréis de la familia. Este carrusel de sentimientos es real, os va a pasar y ES NORMAL.

Al final luchamos cada día contra nuestras ganas de volvernos a España, a nuestra casa y con los nuestros, así que hacer todo lo que esté en vuestra mano para manteneros positivos, porque vivir en esta pequeña isla es gratificante, pero no es nada sencillo.





Consejo nº 20.- Los preparativos.

Vale, pues es el momento de empezar a hablar de los preparativos y de las gestiones que debéis realizar antes de emprender vuestro viaje.

Hay un buen porcentaje de personas que vienen a Malta y que acaban quedándose más tiempo del que tenían proyectado inicialmente, así que lo primero que os aconsejo, es poner en orden vuestras relaciones afectivas tanto con vuestros padres, como con el resto de vuestra familia y amigos. Los últimos días antes del viaje serán muy tensos para vosotros, pero tenéis que entender que también lo serán para la gente que os quiere. Tratar de evitar coger el avión dejando como recuerdo una discusión o un enfrentamiento, porque debéis ser conscientes de que los primeros días en la isla van a ser los más duros y os vendrá muy bien poder contar con todo el apoyo de la gente importante para vosotros. Asumir que durante vuestra estancia van a pasar muchas cosas tanto buenas como malas en vuestro entorno de toda la vida, de las que no vais a poder participar y eso duele. De hecho, os va a doler ver una foto de vuestra familia comiéndose una paella en la playa o ver a vuestros amigos en esa fiesta a la que ibais juntos cada año o no estar en el cumpleaños o durante la enfermedad de una persona importante para vosotros. De ese dolor no habla ningún manual del emigrante y es por eso que os aconsejo que hagáis el esfuerzo de iros con la conciencia tranquila.

Entrando en los preparativos que afectan exclusivamente a vuestro viaje a Malta, lo más importante que tenéis que tener en orden es vuestro DNI. Comprobar que se lea claramente y que tenga un margen de caducidad amplio, no vaya a ser que vosotros también os enamoréis de la isla y os acabéis quedando más de lo que teníais planeado.

Al permanecer dentro de la Unión Europea, no es obligatorio viajar con el carnet de conducir ni con el pasaporte, aunque personalmente os recomendaría que, si podéis, viajéis con todos estos documentos y en regla. Quizá no tengáis pensado conducir en Malta y seguro que tampoco contáis con la posibilidad de perder la cartera o el bolso, pero cualquiera de las dos cosas pueden pasar y tener que pedir un salvoconducto identificativo en la Embajada Española (porque un DNI nuevo no os van a hacer) es un marrón bastante gordo. A este respecto debéis tener en cuenta que el carnet de conducir os valdrá como identificación en Malta y es válido para conducir aquí, pero no es válido para salir del país. Es por eso que os recomiendo llevaros también el pasaporte.

Esto es aplicable a todas las edades, desde bebés hasta abuelitos: sin DNI o sin pasaporte no podréis viajar (eso lo aprendimos con mi sobri de 4 añitos y su madre que se tuvieron que volver de Barajas a León, porque el peque no tenía DNI y no les aceptaron el libro de familia como identificación de viaje).

Verificar también el estado y la caducidad de las tarjetas de crédito o de débito que vayáis a traeros. Informaros además de las comisiones que os va a cobrar vuestro banco por sacar dinero en cajeros de Malta para evitaros sustos (aquí no hay bancos españoles).

En referencia a los bancos, a menos que no tengáis un contrato legal de trabajo o al menos una carta de vuestra empresa justificando que van a contrataros, abrir una cuenta en Malta es toda una odisea. Si tenéis idea de abriros una, no os olvidéis de conseguir una carta de referencias de vuestro banco español antes de veniros, porque hay muchas posibilidades de que os pidan los bancos malteses. Como no le deis la murga al director de vuestro banco para que os la haga antes viajar, una vez que estéis aquí, casi seguro que no os la van a enviar. Por cierto, que esté en inglés porque si no, no os valdrá de nada. Además de lo dicho, os van a pedir a buen seguro vuestro DNI, contrato de alquiler en Malta o una factura maltesa en la que figure vuestro nombre, los datos completos de vuestra cuenta española (nombre del banco, dirección, Swift, Iban, etc.) y hasta la talla de los gayumbos si el que os atienda en el banco lo cree oportuno, así que no viajéis con mucho dinero en efectivo encima, porque ser aceptado por un banco maltés os va a llevar su tiempo y no vais a estar tranquilos dejando un fajazo de billetes en la maleta cada vez que salgáis a la calle.

Aclarado esto, lo siguiente que tenéis que solicitar es la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) de la que ya os he hablado en el consejo sobre la medicina en Malta.

Si tenéis menos de 30 años y cumplís los requisitos, os recomiendo también solicitar el Carnet Joven Europeo que siempre os llevaréis algún descuentillo al bolsillo.

Del tema ropa, os hablaré sobre el clima más adelante en los consejos sobre viajar a Malta en verano o en inverno, así que ahora vamos a hacer una pequeña lista de las cosas que os van a venir bien:
- Repelente de mosquitos y alguna crema calmante para las picaduras-> ya hemos comentado el por qué y que os van a picar, pero siempre estará en vuestra mano que os piquen menos o tener algo que os calme el picor lo antes posible. Si vale también para las medusas, ya mataréis dos pájaros de un tiro.
- Medicinas suficientes si estáis siguiendo algún tratamiento -> aunque no lo estéis siguiendo, un pequeño botiquín de lo que más soláis usar cuando os acatarráis o si os duele la cabeza, no os vendrá mal. Dentro de este pack incluir también crema solar y after sun adecuados a vuestro tipo de piel. - Al menos un adaptador para poder cargar el móvil o el portátil nada más que lleguéis -> recordar que también hablamos de esto en el consejo sobre la electricidad en Malta.
- Por lo menos un móvil liberado -> ampliaremos este tema un poco más adelante.
- Calzado cómodo para caminar -> os aseguro desde ya que vais a andar más que Marco.
- Zapatillas de roca tipo cangrejeras de las de toda la vida o similares -> sobre todo si venís entre abril y noviembre. Recordar también que os he comentado que las playas de arena están alejadas de los núcleos turísticos, por lo que la mayoría de las zonas de baño que tendréis más a mano serán de piedra e ir descalzo, no mola.
- Imprimir los documentos necesarios -> la tarjeta de embarque y demás reservas que hayáis hecho (hotel, transporte, coche de alquiler, academia, etc.).
- La dirección a la que tenéis que ir -> llevarla escrita claramente en un papel por si necesitaseis que alguien os eche una mano.
Aunque el porcentaje de pérdidas de equipajes en Malta es mínimo, me gustaría concluir este consejo recomendando que tratéis de llevar las cosas básicas y de primera necesidad en la maleta de mano. Si os toca la china y vuestro equipaje facturado se pierde o llega unos días más tarde que vosotros, al menos no os quedaréis sin vuestras cosas de primera necesidad.









Consejo nº 21.- Tu llegada.

¡¡¡Llegó el gran día!!! Ya tenéis vuestras maletas listas, habéis llegado al aeropuerto y os disponéis a emprender un viaje lleno de nervios, miedos y muchas ilusiones.

Desafortunadamente, es en ese preciso momento en el que se pone en marcha un cronómetro estadístico que dice que no vais a aguantar más de dos meses en Malta. Qué mal rollo, ¿no? Pues sí. Según la Estadística de Migraciones, el 65% de las personas que salen a buscarse la vida fuera de España, no consiguen adaptarse a su nuevo país y emprenden el camino de regreso antes de 60 días. Del resto, un 24% regresa antes de cumplir los 12 meses, el 9% se vuelve antes de los 24 meses y apenas un 2% consigue integrarse y permanecer más de 3 años.

De todas formas, las estadísticas son lo que son y precisamente por eso estáis leyendo este libro: para estar dentro de ese porcentaje de personas que sí se adaptan y que, a pesar de los malos ratos, disfrutan de la experiencia y cumplen sus objetivos, ya sea que se quieran quedar 3 meses o 3 años. Volvemos al aeropuerto, a esa cola de embarque en la que veréis al fondo una pantalla que pone Malta. Sólo os queda coger el vuelo, aterrizar y, salvo que os vaya a buscar alguien, tendréis que empezar a tomar decisiones porque de alguna forma tendréis que llegar del aeropuerto a vuestro hospedaje en la isla.

Siempre recomiendo como mejor opción para los primeros días, contratar de una semana a diez noches en un hotel, hostal o similares. Contratar un piso o una habitación sin verla personalmente, tiene muchos riesgos. Por un lado, las casas vistas en fotos suelen ser bastante más atractivas que cuando las ves luego en persona y los "a tan sólo a minutos del centro" suele acabar siendo cinco minutos en coche y sin tráfico o veinte minutos subiendo unas cuestas de la muerte. En el anuncio todo el mundo es formal, limpio y responsable, principalmente porque ¿quién alquilaría una habitación si te dicen en el anuncio que vas a compartir piso con personas informales, desordenadas y desequilibradas? Si una vez hecho el pago, al llegar os dais cuenta de que no es lo que esperabais, difícilmente (por no decir imposible) podréis recuperar vuestro dinero, así que, salvo que lo tengáis muy claro, os recomiendo tirar de algo temporal las primeras noches y durante esos días ver tantas habitaciones como os sea posible antes de decidir.

De regreso al aeropuerto, tenéis básicamente tres formas de salir del "airport" y llegar a vuestro hotel, hostal, casa o donde sea que vayáis:
- Coger el autobús público.
- Contratar un transfer privado (bus o furgoneta).
- O coger un taxi.

Siendo la primera vez que venís a Malta, si bien es la opción más barata, mi consejo es que descartéis el bus público. Por un lado, vais a llegar cansados del vuelo y demás preparativos y, por otro, vendréis bastante cargados de maletas. Aunque hayáis investigado y sepáis que tal línea llega a donde vais e incluso conozcáis el nombre de vuestra parada, una vez que arranque el autobús no vais a saber en qué punto exacto es en el que tendréis que bajaros y la opción de pedirle al conductor que os avise al llegar a vuestra parada, no os va a funcionar muy bien (salvo que le pilles en su mejor día o seas una Miss Universo). Venís nerviosos, cansados, despistados y preocupados por encontrar un sitio que no conocéis. Querer someteros de forma voluntaria a más presión en vuestro primer día por ahorraros unos pocos Euros, no es la mejor idea.

Si me hacéis caso, elegiréis cualquier de las otras dos opciones. Además, si os lo montáis bien, apenas os saldrán por 5 o 6 € más que el bus público.

El transfer privado podéis contratarlo previamente a través de internet, en el mismo aeropuerto o incluso os lo ofrecerán durante el viaje si voláis con Ryanair. La compañía que da este servicio se llama Maltatransfer y lo que hace es una ruta por los principales hoteles dejando gente por el camino hasta que lleguéis al vuestro. Si no vais a un hotel, confirmar antes de comprar el billete si para cerca de donde vais. Si no es así o no os dan seguridad, aún os quedaría la tercera opción.

Los taxis oficiales se contratan en el mismo aeropuerto, en una caseta que encontraréis fácilmente al salir a la sala principal. Salvo que vayáis a algún sitio raro o sea muy mala hora, os cobrarán unos 20 € y podréis ir hasta cuatro personas (si no lleváis muchísimo equipaje entre todos). En vuestro mismo vuelo habrá más gente que esté en vuestra misma situación, así que aprovechar la cola de embarque o cualquier ocasión durante el vuelo, para preguntar a quienes tengáis cerca a dónde van y cómo van a llegar allí. Casi todo el mundo irá a las mismas zonas que vosotros, así que si os juntáis tres o cuatro, un taxi os saldrá genial de precio y os llevará hasta la misma puerta de donde vayáis. Es el momento de usar el papel que preparamos en el consejo de los preparativos con la dirección escrita a la que vais y de agarraros fuerte, que los taxistas malteses corren como que no hubiese mañana.

Hay una cuarta opción, pero ahí ya dependéis de la suerte, y es que nosotros subimos unas cuantas veces por semana al aeropuerto a recoger grupos que nos vienen de viaje de estudios o de vacaciones, así que si coincide que subimos y nos queda alguna plaza libre, bienvenidos. Será un placer conoceros en vuestro (www.facebook.com/quehacer.enmalta) primer día en la isla, así que no dudéis en escribirnos por Facebook a Que Hacer en Malta tanto para consultarnos vuestras dudas, como para preguntar si vamos a recoger a alguien de vuestro mismo vuelo.

En cuanto a los hoteles, generalmente no dejan entrar a las habitaciones antes de las 12:00, así que si venís antes de esa hora y vuestra habitación no está lista, preguntar en recepción dónde podéis dejar las maletas y aprovechar el rato para dar una vuelta por los alrededores, tratar de encontrar un supermercado, comer algo, etc.

Descansar bien el primer día, que a la mañana siguiente tendréis que poneros las pilas, haceros con una tarjeta para el móvil e iniciar la búsqueda de vuestro futuro alojamiento. ¡¡¡Bienvenidos!!!





Consejo nº 22.- La telefonía móvil e internet.

Como una de vuestras primeras tareas al llegar será haceros con una línea móvil, os cuento cómo funciona este tema en Malta.

Antes de nada, como ya comentamos en el consejo sobre los preparativos, es importante que os traigáis al menos un teléfono liberado de España, porque liberarlo aquí es más complicado y el mercado de teléfonos de segunda mano no es nada barato. La razón por la que digo "al menos un teléfono liberado", es porque os recomiendo que os traigáis otro de reserva por si acaso (aunque sea un cutre-móvil). La humedad, las subidas de tensión y sobre todo las noches en Paceville, hacen que haya un porcentaje bastante elevado de que no os volváis a España con el mismo teléfono con el que llegasteis a Malta y ante cualquier problema de este tipo con el "teléfono titular", siempre podréis seguir comunicados con vuestro "teléfono suplente".

En cuanto a las compañías, hay principalmente 3 empresas de telefonía móvil: Melita, Vodafone MT y GO. En función del tiempo que tengáis pensado estar en la isla y para lo que vayáis a necesitar el móvil (recibir llamadas sólo, llamar habitualmente o llamadas y datos) os interesará más una u otra, así que vamos a meternos un poco en los números de este mundillo para que os hagáis una idea más clara.

El mercado de la telefonía móvil cuenta con algo más de 580.000 usuarios, de los cuales casi 460.000 utilizan tarjetas prepago y apenas 120.000 tienen contrato. Aunque las tarifas de contrato son mucho mejores que las de prepago, la permanencia mínima exigida para los contratos es de 2 años, de ahí la gran diferencia entre una modalidad y otra. Hay mucha gente de paso por la isla y por eso la inmensa mayoría es de prepago, salvo la mayor parte de los malteses y de los extranjeros que sabemos que vamos a permanecer una larga temporada por aquí.

En cuanto al tamaño, la oferta de servicios y su calidad, Melita sería el equivalente a TelefónicaMovistar en España. Ofrecen tanto líneas móviles, como fijas, televisión, una cobertura wifi para móviles muy importante y, hasta hace muy poco, era la única que contaba con cable y fibra óptica propios para sus servicios de internet en casa. Es por eso que a nivel nacional es la empresa más completa, fiable y reconocida en Malta. Sin embargo, que sea la empresa más completa en cuanto a servicios ofrecidos, no quiere decir que sea la que más usuarios tiene. De hecho, de las tres, es la que menos clientes tiene con apenas 76.000 (unos 54.000 de prepago y 22.000 de contrato).

Vodafone MT es, en cuanto a usuarios, la que "corta el bacalao" con casi 265.000 clientes (210.000 de prepago y algo más de 53.000 de contrato). Sus servicios están prácticamente enfocados a la telefonía móvil, así que no es una opción interesante para contratar internet, teléfono fijo o televisión para casa. Debéis tener en cuenta que aunque seáis de Vodafone en España y elijáis Vodafone también en Malta, deberéis liberar vuestro móvil de todas formas antes de veniros porque, a todos los efectos, son compañías diferentes.

Y la tercera en discordia es GO que, en cuanto a número de clientes, es la segunda empresa más grande con casi 239.000 usuarios (184.000 de prepago y 46.000 de contrato aproximadamente). Además de los servicios móviles, en los últimos meses está tratando de hacerse con parte del pastel que hasta ahora se estaba comiendo Melita en cuanto a servicios de hogar (fijo, TV e internet) y, desde finales de 2015, está haciendo una inversión enorme para instalar su propio cable. Aún les queda lo suyo para poder cubrir toda la isla, pero si no se arruinan en el empeño, en unos cuantos meses empezarán a darle guerra de la buena a los de Melita.

Una vez que ya conocemos un poco más las opciones disponibles, el mejor consejo os que puedo dar, es que os hagáis una ronda por las tres compañías y comparéis, porque la lucha por captar clientes es importante y a la que Melita saca una oferta, las otras dos tardan días en sacar algo mejor y viceversa. De todas formas, en líneas generales, os recomendaría lo siguiente según el uso que le vayáis a dar:
- Sólo llamadas -> si no vais a hacer contrato (recordar lo de los 2 años de permanencia) ni necesitáis contratar internet en casa, las mejores opciones serían Vodafone MT o GO, ya que suelen tener buenas tarifas para llamar entre clientes de la misma compañía y son las dos que más usuarios tienen.
- Llamadas e internet en el móvil -> aunque seguiría vigente lo dicho anteriormente, aquí ya empieza a recuperar terreno Melita porque ofrece un servicio de internet wifi muy económico y con cobertura en casi toda la isla para sus cliente de línea móvil. Si os vais a conectar mucho a internet con el móvil, Melita sería lo más recomendable. Si va a ser de vez en cuanto, Vodafone MT o GO.
- Llamadas, internet en el móvil y servicios de hogar (internet, teléfono fijo o TV) -> si vais a necesitar combinar servicios porque, por ejemplo, alquiléis un piso y tengáis que instalar internet también, casi que no os va a quedar mucho más que Melita, porque contratando un paquete de servicios con la misma compañía, os van a salir mejor de precio que tener el móvil en un sitio y lo demás en otro. Además, Melita tiene la opción de contratar internet para casa con pago mensual, sin contrato y sin permanencia. Entregáis un depósito por el modem, pagáis al mes la cuota establecida y cuando os queráis dar de baja, avisando con 30 días de antelación, os devolverán el depósito (tardarán otros 30 días más en ingresaros el dinero a vuestra cuenta, así que no esperéis al último momento a daros de baja).
Como os decía antes, GO está entrando fuerte en el sector de servicios para el hogar, así que no dejéis de consultar sus ofertas, porque cada día tienen más cobertura y son más competitivos.





Consejo nº 23.- El transporte público.

Vuestra siguiente misión en la isla será encontrar alojamiento, pero como, casi con total seguridad, vais a tener que usar el transporte público para moveros de un sitio a otro, os voy a hablar largo y tendido de este un servicio sobre el que recaen la gran mayoría de las críticas y quejas de las personas que pasan por aquí (y con razón). Si bien no voy a poder evitaros los malos tragos, al menos trataré de evitaros algunas sorpresas al respecto.

Empezaré aclarando que en Malta no hay ni metro, ni tren, ni tranvía. El único transporte público disponible es el autobús. En este consejo os voy a hablar del tema de los billetes y los abonos de transporte y en los dos siguientes ya os explico cómo funcionan los autobuses y los "autobuseros" por estas tierras.

El billete normal cuesta 2 € (1,5 € en invierno) y es válido durante dos horas. El autobús nocturno cuesta 3 €, pero no todas las líneas funcionan por la noche.

Según las condiciones de uso de la compañía si os pillan sin billete o con el abono expirado, sin saldo suficiente o sin haberlo validado al subir al bus, la multa será de 50 € + el precio del viaje que estéis haciendo en ese momento.

Si venís para pocos días y necesitáis coger el bus, puede ser buena idea compraros una tarjeta prepago con la que 12 viajes os saldrán a 15 € (también se puede usar para coger 6 veces el bus nocturno o hacer una combinación de ambos).

Si lo vais a usar más veces, la opción sería la tarjeta "Explore 7 days" por 21 € (15 € hasta los 10 años) con la que podréis hacer viajes ilimitados durante 7 días consecutivos. Este tipo de tarjetas prepago se pueden adquirir en diferentes supermercados y locales repartidos por la isla, pero el lugar más fácil de encontrar es la taquilla de información que tiene la compañía en el aeropuerto. Está nada más salir al hall principal después de recoger las maletas.

A partir de aquí, lo suyo sería ya solicitar la Tallinja Card (el abono transporte). Se implantó en 2015 y hasta nueva orden es de solicitud gratuita (parece ser que con el tiempo tendrá un coste de expedición de 5 €). Una vez solicitada, deberías recibirla en casa en un plazo aproximado de dos o tres semanas. Me imagino que con el tiempo os la podrán dar en el acto pero, al menos a fecha de hoy, no existe esa posibilidad.

La tarjeta lleva foto y nombre, así que el revisor os puede solicitar un documento de identidad, ante cualquier duda, para verificar que sois el titular. Podéis solicitarla online (www.tallinja.com), llamando al 2122 2000 o físicamente en distintos lugares como la Universidad, el Mater Dei y la central de autobuses de Valletta o Bugibba. Al solicitarla os pedirán una identificación (ID maltés, pasaporte o carnet de conducir), nombre y apellidos, fecha de nacimiento, número de teléfono, dirección de e-mail y una foto.

Tras el plazo estipulado, una vez con la tarjetica en vuestro poder tendréis que meterle dinero, lo que podréis hacer con cupones a la venta en diversos puntos, en las oficinas de correos, llamado al 2122 2000 o a través de la página oficial que he mencionado anteriormente (si optáis por la opción online tendréis que hacer el pago con tarjeta de crédito o débito).

A partir de entonces el bus os saldrá por lo siguiente:
· 0,75 € el viaje sencillo (hasta dos horas).
· 26 € al mes con viajes ilimitados tanto en Malta como en Gozo.
· 2,50 € el bus nocturno.

Lo de los 26 € al mes no es literal, es decir, el sistema os irá quitando dinero al precio normal (0,75 €) cada vez que uséis el autobús hasta alcanzar la cifra máxima de 26 €. A partir de entonces ya no os descontarán nada más por las veces que subáis al bus el resto del mes. Si no llegáis a los 26 €, os cobrarán el precio normal. Vuestra única obligación es llevar siempre con vosotros la tarjeta con saldo suficiente.

Hasta aquí todo parece que está bien organizado, ¿no? Esperaros que esto no ha hecho más que empezar.





Consejo nº 24.- Los autobuses

Aclaradas las tarifas, es hora de hablar del funcionamiento de los autobuses en Malta… chan, chaaaan, CHAAAAAN.

Hay dos cosas fundamentales que debéis saber antes usar el servicio público: - La regularidad no es su fuerte -> igual te pasan 3 seguidos, que no pasa ninguno en siglos. Dice la leyenda que hay gente que ha conocido a su pareja, se han casado, han tenido 3 hijos y se han divorciado esperando a que llegase el bus.

- Si no avisas, no subes -> después del rato indefinido que te toque esperar (depende de tu suerte) por fin verás aparecer el autobús a lo lejos. Mientras se acerca majestuoso, te secas las lágrimas de la emoción, te levantas del asiento de la marquesina, te pones firmes para darle buena impresión al "autobusero" y al llegar el autobús a tu altura…¡¡¡pasará de tu culo!!!

Ahí quedas tú, todo puesto, que parece que va a pasar el rey, mirando con ojillos de cordero "degollao", con tu par de lagrimillas que vuelven a brotar mejilla abajo y viendo cómo se aleja tu transporte de vuelta a casa.

Así hemos aprendido muchos la "leson güan": sacarle el bracete al autobusero para que te pare. Como no le hagas una señal clara al conductor, los "autobuseros" en Malta, NO PARAN.

Otra cosa que no puedo pasar por alto en este consejo, es avisaros que los autobuses tienen su microclima propio. Una vez que consigáis subir, enseguida os daréis cuenta de que habéis entrado en una zona diferente y que los autobuses locales tienen su propio microclima interno, totalmente independiente del externo. Pueden llevar el aire acondicionado en invierno y la calefacción en verano… son así. Pero aún hay una cosa peor: que lo lleven bien, es decir, que lleven el aire acondicionado en verano y la calefacción en invierno. Yo no sé dónde estará el termostato ese para regular la temperatura, pero en invierno los móviles en los autobuses en vez de decir que están "apagados o fuera de coberturas" directamente dicen "abrasados y llenos de quemaduras", que entras al bus a 7 grados y sales con ganas de tirarte al mar. Y qué deciros en verano, cuando suben esos pedazo de turistas con el bañador empapado de pasar el día en la playa y al tercer semáforo miras para atrás y parece aquello el reparto de "Frozen", que te dan ganas de ponerte a lo Elsa a cantar el "Let it go" a ver si por lo menos bailando se descongelan.

Finalmente, debo acabar avisando de que nunca debéis dar por hecho el tiempo que vais a tardar en llegar de un sitio a otro si vais en bus. Una distancia de 10 km os puede llevar entre 15 minutos y 3 días. Atascos, obras, errores en la ruta, accidentes, averías… muchas son las sorpresas que pueden convertir vuestro viaje de ocio hacia la playa, en un viaje hacia la jubilación. En Malta las distancias en autobús son subjetivas.

Siendo justo, lo cierto es que durante los últimos meses la nueva empresa encargada de este servicio, está haciendo un importante esfuerzo por renovar los autobuses, así que si aún con eso no mejoran cosas como lo del aire acondicionado, el año que viene tendré que culpar de ello a los "autobuseros", que es lo que nos falta "pal duro".









Consejo nº 25.- Los "autobuseros".

La verdad es que me gustaría decir que los conductores de autobús son extranjeros, para no ensuciar lo bien que he hablado de los malteses hasta ahora, pero lo cierto es que aunque cada vez hay más conductores extranjeros, la mayoría siguen siendo locales. Yo no sé cómo serán al acabar su jornada, pero igual que os decía que vuestro comportamiento como españoles influirá en lo que piensen otras personas de nuestro país, sobre Malta pasa lo mismo. Muchos extranjeros apenas tienen contacto con más malteses que con los "autobuseros", que en una mayoría preocupante, son un poco ariscos (por no decir maleducados, déspotas, impertinentes y poco profesionales).

Agarraos que vienen curvas. Os presento al "autobusero" maltés:
- En Malta el "autobusero" siempre tiene prioridad -> piensa en un híbrido de Lewis Hamilton, mezclado con Valentino Rossi y Pepe el del Madrid y a eso, súmale una carretera despejada de coches. Hay conductores de autobús que han roto la barrera del sonido ¡y con 50 personas dentro! Si con tráfico viajas hacia la jubilación, sin tráfico sentiréis que vuestra vida se va acortando por momentos. Por si acaso, cada vez que os subáis al bus, agarraros a cualquier cosa que parezca que esté anclada al suelo como si os fuese la vida misma en ello. Enseguida sabréis si ese día os tocará ver pasar todos vuestros recuerdos en unos segundos o si acabaréis más cerca de la jubilación.
- Amables, amables como ninguno -> salvo raras excepciones, el que no fuma, no te da cambio, el que no habla por el móvil, da frenazos por ir hablando con el de al lado, etc, etc. pero eso sí, hay algo en lo que todos coinciden y que repiten a diario una y otra vez: el "muuuufbac". Coooño con el "muuuufbak", que parecen vacas acatarradas entrando en bucle (y no es de extrañar porque es invierno y llevan el aire acondicionado a tope). Pero bueno, para que entendáis la historia lo que dicen es "move back!!!" que además de ser casi su forma de dar los buenos días, es el equivalente al "¡¡¡echa patrás!!!" para que la gente deje sitio a los que quieren subir. Dice otra leyenda que muy de vez en cuando, si la luna está llena, las mareas bajas y la alineación de los planetas es la adecuada, que ese día concreto subirás a un autobús en Malta y te encontrarás con un "autobusero" amable, pero desafortunadamente, aún no se me ha dado el caso.
- Si vas a pagar con dinero, llévalo justo o casi -> tras esperar tu rato indefinido del día (que hay días que ya te parece que hasta naciste en esa marquesina) y parar el autobús moviendo los brazos como que estuvieses apagando un fuego al verlo llegar, se abre la puertecilla y ahí está ese "autobusero" que te mira de arriba abajo. Podría alargar el tema con lo de comprar el ticket del bus, pero si quieres vivir feliz, fíate de mí y siempre que vayas a pagar, asegúrate de llevar los 2 € justos o un billete de 5 como mucho. Si te gusta el riesgo, prueba a darle a un "autobusero" un billete de 10 pavos y ya si eres un Juan "Sin Miedo" dale uno de 50 €, mientras le explicas lo de que "el cliente siempre tiene la razón".

Ya habéis podido ver, sobre todo si necesitáis usarlo a diario, que tener una opinión positiva del transporte público en Malta es complicado. No obstante, también he de deciros que desde 2015 tenemos una nueva compañía al cargo de los autobuses, que además es española (Autobuses de León) y que están intentando introducir algunos cambios y mejoras para solucionar todo este desastre. Entrar no ha entrado con muy buen pie, pero también es cierto que empeorar el servicio que han dado sus predecesores, es casi imposible.

Os juro que no me importaría en absoluto tener que tragarme todas estas palabras (incluida mi descripción de los "autobuseros" malteses) de aquí a poco tiempo. Sería la mejor señal de que por fin se ha conseguido un servicio público que funcione, así que suerte y ¡ánimo paisanos!





Consejo nº 26.- La conducción.

Retomando el hilo de esas cosas que no son iguales en Malta que en España, vamos ahora con los coches y la conducción en esta isla.

Empezando por lo básico, ya comentamos que al ser ambos países europeos el carnet de conducir español es válido para hacerlo también en Malta, pero eso, los pedales y alguna pequeña cosa más, son lo único que tienen en común. Lo demás es un mundo paralelo.

En primer lugar, el volante no está en su sitio. Malta fue colonia británica hasta hace unos 50 años y de las cosas que han heredado de aquella época, es conducir por la izquierda. Si venís y optáis por alquilar o compraros un coche, tener en cuenta que os encontraréis el volante a la derecha. Si a eso le sumamos un tráfico bastante denso, la particular forma de aplicar el código de circulación de los malteses, los turistas que no controlan demasiado conduciendo por la izquierda, la cantidad de baches, las carreteras estrechas, la escasa señalización, la limitación de conducir a 60 km/h (salvo en un par de tramos muy cortos en los que puedes ir a 80) y lo que les gusta tocar el claxon… pues eso, prepararos para un festival de luz y color cada vez que os sentéis al volante.

Cuando hay un accidente de circulación y las partes no se ponen de acuerdo, los coches no se pueden mover de su sitio hasta que no llega el "local warden" a levantar el acta del accidente, marcar con un spray en el suelo la posición de los vehículos implicados y tomar declaración a las partes. Que llegue el "warden" al lugar del accidente, es algo que puede tardar horas y horas, así que prepararos para los larguísimos atascos y retenciones que pueden producirse en cualquier momento y sin previo aviso.

En cuanto al aparcamiento, ojo con aparcar en líneas amarillas, zonas no marcadas con líneas blancas o en calles con aparcamiento y/o paso restringido (que suelen estar indicadas y vigiladas por cámaras) porque la multa no es demasiado alta, pero si el coche es alquilado, las casas de alquiler os cobrarán casi el doble por gestionar su pago.

Por supuesto, si vais a alquilar un coche, mi recomendación es hacerlo con seguro a todo riesgo y a ser posible sin franquicia, porque si ya es estresante conducir por Malta, al menos podréis ahorraros el estrés de tener que hacerlo sin rallar el coche, romper un retrovisor o reventar una rueda mientras tratáis de esquivar baches y de recordar por qué lado tenéis que tomar la siguiente rotonda. Cualquier mínima cosa que le hagáis al coche, os va a salir más caro que pagar el extra diario de tener el seguro sin franquicia, así que ni os lo planteéis, que por ahorrarse 5 € diarios a mayores, no os podéis imaginar lo cara que le ha salido la factura del alquiler a más de uno y a más de cien.

Si tenéis idea de traeros vuestro coche desde España, debéis tener en cuenta que a principios del 2016 han acortado el plazo de permiso de circulación turístico para los vehículos extranjeros y europeos no registrados en Malta. Antes permitían un plazo de 90 días que consideraban como límite para un coche de paso por motivos turísticos. A partir del 2016, el plazo se redujo a 30 días a partir de los cuales, si no habéis hecho el trámite correspondiente y, por tanto, no tenéis en el cristal del coche la pegatina identificativa, cada vez que le dé al guardia por pasar por vuestro barrio o por donde hayáis aparcado, os calzarán la multa correspondiente.

Dice la leyenda que hasta que os pongan la primera multa por el motivo que sea y, por tanto, que conste que vuestro coche al menos lleva desde ese día circulando en Malta, se puede hacer una escapada mensual en ferry a Sicilia a pasar unos días y guardaros el billete de vuelta como la fecha de entrada de vuestro vehículo en el país, pero por un lado, esta historia hace aguas por muchos lados y por otro, que dado el coste del viajecito, al final os saldrá más barato registrar el coche legalmente y dejaros de rollos.

Si vuestra idea es compraros un coche aquí, os recomiendo que tratéis, por todos los medios que se os ocurran, de haceros amigos de un mecánico maltés antes de poneros a mirar. Vuestra vida y la de vuestro coche serán más fáciles y además vuestro bolsillo os lo agradecerá.





Consejo nº 27.- Malta en bici y en moto.

Tras un par de semanas en la isla, ya habréis constatado que el transporte público es bastante deficiente, así que es más que normal que haya gente que piense en comprarse una bici o una moto para moverse por Malta. MEEEEEEEC… ERROOOR!!! No son nada recomendables.

Si os fijáis un poco más, os daréis cuenta también de que, para ser una isla, esto no está precisamente plagado de vehículos a dos ruedas y es que el riesgo al que te expones al subirte a una moto o a una bici en Malta es tan alto, como que cada año aumenta la cantidad de accidentes y de muertos relacionados con este tipo de vehículos. Sin ir más lejos, la primera defunción en Malta de este 2017 ha sido una motorista.

¿A qué se debe? Pues a tres factores básicamente:
1º) El estado de las carreteras -> si bien el gobierno maltés lleva haciendo un esfuerzo importante al respecto durante los últimos años, el estado de la mayoría de las carreteras y la profundidad de algunos baches en las calles, es nivel "qué apostamos" a que te metes y no sales (incluso con coche). Esto hace que casi sea imposible conducir recto más de 200 metros y los bandazos de los coches para esquivarlos, son un serio riesgo para bicis y motos. Además, el asfalto en muchas zonas está bastante desgastado y si ya sobre 4 ruedas se patina, no os digo sobre dos y más cuando se pone a llover. Salvo las vías principales, las carreteras son bastante estrechas y los cruces entre calles tienen poca visibilidad, a lo que si le añadimos que el tráfico va al revés que en la mayoría de los países europeos, entre despistes, baches, malas frenadas, bandazos y falta de arcenes, la cosa es complicada y eso que sólo vamos por el primer punto.

2º) Los conductores malteses -> aquí incluyo "autobuseros", "furgoneteros" y conductores particulares locales. Por un lado, tienen un problema importante con lo de los "Stops" porque da la sensación de que si paran en alguno, les bajan el sueldo o algo de eso. Y por otro lado, que lo de la distancia de seguridad se lo deben saltar en la autoescuela (sobre todo en ciudad) y a la que se ponen un poco nerviosos por ir detrás de un ciclista o motorista, ajustan más que al límite para adelantarlos. Los límites de velocidad tampoco se respetan demasiado, aunque el estado de las carreteras no permite ponerte fácilmente a más de 90 o 100 km/hora. A esa velocidad los accidentes entre coches no suelen revestir demasiada gravedad y se quedan en poco más que en chapa y pintura, pero en el caso de los ciclistas y motoristas, el resultado es totalmente distinto.

3º) Los conductores extranjeros -> Malta se llena en verano de turistas que no están acostumbrados a conducir con el volante a la derecha. El efecto directo es que no calculan el lado izquierdo del coche, que es por el que circulan ciclista y motoristas, así que creo que no os tengo que dar más detalles sobre el riesgo y las consecuencias que esto supone.

Si juntáis estos 3 factores y los observáis durante un par de semanas, enseguida os daréis cuenta de que las bicicletas y las motos son para el verano… pero no en Malta.

Aun así, si alguien se lo sigue planteando, otra cosa que debéis tener en cuenta, es que en Malta para motos de más de 125 cc, no os valdrá el carnet de coche y tendréis que tener el de moto. Según las leyes maltesas, con el carnet de conducir coches (B) se pueden conducir motos de hasta 125cc SIEMPRE Y CUANDO se supere un curso teórico-práctico de 10 horas (el 30% es teoría y el otro 70% práctica) en un centro reconocido por Transport Malta.

También es cierto que es más difícil que te pare un guardia en Malta para pedirte los papeles, que hacerte un cubo de Rubik después de cinco tablas de chupitos, pero al menos debéis saber que si os paran y comprueban que no tenéis los papeles en regla, os van a volar de 3 a 6 puntos del carnet (sí, lo de los 12 puntos también se aplica en Malta) y de 65 a 250 € de multa según el día que tenga el guardia.

Por si aún os queda alguna duda, podéis consultar la ley referente al tema en el siguiente enlace: https://transportinmalta.files.wordpress.com/2015/12/tmpolicymotorcycledrivinglicences1.pdf





Consejo nº 28.- Alquilar un piso.

Completado el tema vehículos y circulación, es el momento de afrontar otra de las tareas importantes con la que tendréis que lidiar durante vuestros primeros días en Malta. Esto nos va a llevar varios consejos, pero es importante conocer bien el sistema, las diferentes zonas en las que residir y las ventajas y desventajas de compartir piso o vivir por vuestra cuenta en este país.

En la isla hay mucho movimiento de gente que va y viene de forma constante durante todo el año, por lo que encontrar alojamiento es relativamente fácil. En verano es cuando la oferta es un poco más reducida debido al volumen de personas que llega a Malta, pero aun así ya os digo que, salvo que seáis muy exquisitos, no os llevará más de 10 días encontrar algo decente.

Para encontrar alojamiento tenéis dos opciones principalmente:
- Contar con ayuda profesional -> la mayoría de los propietarios alquilan sus pisos a través de inmobiliarias, por lo que cuesta un poco encontrar algo decente sin un agente inmobiliario, pero como todo en esta vida, si buscas encuentras. Hay infinidad de agentes inmobiliarios repartidos por la isla que os ofrecerán lo que tengan en cartera. Por lo general, no suelen ofertar habitaciones sueltas, por lo que esta opción es más útil cuando quieres encontrar un piso completo. En cuanto a la comisión de los agentes, os cobrarán media mensualidad si finalmente os quedáis con alguno de los pisos que os han enseñado. Ellos se encargarán de negociar lo que sea posible (si se lo proponéis), de todo el papeleo y del contrato, así que es una opción bastante cómoda, sobre todo si vais justillos con el inglés.
- El bricolaje -> si os queréis ahorrar la comisión de la agencia, tendréis que poneros manos a la obra y buscaros la vida por vuestra cuenta. Contando con que un piso de dos o tres habitaciones os va a salir de 750 € para arriba y que, como hemos comentado, la comisión del agente es la mitad de un mes (la otra mitad la paga el propietario), si os lo tomáis como vuestro primer trabajo en Malta, en apenas una semana os podéis sacar vuestros primeros 350 o 400 €. En este caso es más un ahorro que un pago, pero como difícilmente vais a ganar esa cantidad semanal en vuestro primer trabajo remunerado, vale la pena ponerse a patear las calles y a bucear por la red en busca del alojamiento adecuado.

Alquilar un piso para vosotros solos antes de saber si os vais a quedar al menos de 6 meses a un año, no es aconsejable y más si vais con un presupuesto ajustado. Alquilar un piso entero supone una inversión considerable, porque para firmar el contrato os van a pedir una mensualidad de depósito más el mes de renta (además de media mensualidad si lo alquiláis con una agencia). Además, salvo algunas excepciones, tendréis que contratar internet (con su depósito correspondiente, el mes normal y la instalación). Entre todo lo mencionado, hablando de un piso de 750 €, vais a tener que soltar del tirón de 1.600 € (si optáis por el bricolaje) hasta casi 2000 € (si lo hacéis con agencia).

No cabe duda de que si sois vosotros quienes corréis con todos esos gastos, luego tendréis la ventaja de poder elegir a vuestros compañeros de piso, si posteriormente decidís realquilar alguna de las habitaciones que no uséis. Pero ojo con esto, porque necesitaréis el permiso del propietario para hacerlo y en la mayoría de los contratos estándar de alquiler, hay una cláusula específica que prohíbe expresamente realquilar las habitaciones. Si incumplís esta cláusula, alquiláis las habitaciones por vuestra cuenta y el dueño se entera, podrá anular el contrato y echaros del piso sin devolveros la fianza.

No me quiero extender demasiado con aspectos legales, pero debo recordaros de nuevo que Malta no es España. Aquí, alquilado o no, el piso sigue siendo del dueño en todo momento y como propietario, puede hacer prácticamente lo que quiera con él. De hecho, aunque se suele pactar un plazo de aviso para que el propietario os haga saber con antelación cuándo se va a pasar por el piso, en el contrato básicamente firmaréis y aceptaréis que pueda pasarse a echar un vistazo cuando quiera. En cuanto al pago, un retraso de más de 5 días es considerado como causa suficiente de incumplimiento de contrato, al igual que cualquier daño, disturbio o denuncia provocado por los inquilinos. En todos estos casos, la rescisión del contrato y por tanto el desalojo de los inquilinos, son totalmente legales y sin derecho a devolución del depósito.









Consejo nº 29.- Alquilar una habitación en un piso compartido.

Esta es la opción más habitual a la hora de establecerse en Malta y por eso he querido explicaros, en el anterior consejo, algunos detalles legales al hablar sobre los alquileres de pisos completos, ya que este es otro aspecto que provoca muchas quejas en la isla.

No estamos acostumbrados a las visitas inesperadas de los dueños, los desalojos exprés después de haber montado un fiestón en casa o la visita de la policía por tener la música alta o hablar a voces a deshoras, pero eso ha pasado, pasa y pasará mucho más a menudo de lo que os podéis imaginar.

Verse de un día para otro con las maletas en la calle y tener que volver a buscar piso de nuevo, con todos los gastos que eso conlleva, no mola nada.

Lo más delicado a la hora de alquilar una habitación en un piso compartido, es que difícilmente vais a poder ver el contrato de alquiler que firmó, en su momento, la persona que ahora os está intentando alquilar la habitación. Esto se debe a 3 posibilidades:
- Que el precio del alquiler del piso completo no tenga nada que ver con lo que os están pidiendo por la habitación -> hay mucha gente que realquila las habitaciones de su piso con el fin de reducir considerablemente sus gastos, vivir de gratis o incluso sacarse un extra. Me explico. Si alquilas un piso de 4 habitaciones por 900 € y realquilas las 3 habitaciones que no necesitas por 350 € cada una, no sólo no pagas nada por tu habitación, sino que encima te sacas 150 € a mayores todos los meses. ¿Qué interés vas a tener en enseñar el contrato y desvelar tu negocio? Ninguna.

- Que el inquilino no tenga derecho a realquilar las habitaciones -> la mayoría de la gente que realquila habitaciones, lo hace ilegalmente porque en el contrato ha firmado la cláusula que os comentaba antes de prohibición de subarriendo. La idea es que no les pille el dueño o, a una mala, decir que son familiares que están de paso por unos pocos días, pero como el propietario empiece a sospechar, os aseguro que no tardará mucho en descubrir el pastel y echaros a todos a la calle.

- Que la persona que os está ofreciendo la habitación ni siquiera sea el inquilino legal -> la gente va y viene y muchas veces al irse de Malta, dejan a un compañero como "heredero" del piso. Esto no es legal. Legalmente cuando vas a dejar el piso y vives con más realquilados en casa, debes avisar al dueño y que este firme un nuevo contrato con la persona o personas que quieran quedárselo. El problema es que si llevan varios años viviendo en ese piso, la renta será mucho más baja que la actual y al hacer un nuevo contrato, también se establecería una nueva renta, así que se intenta dejar el piso "en herencia" confiando en que el dueño no se entere. Aquí ya eres carne de cañón, porque al dueño se la pueden colar un par de veces diciéndole que el titular del contrato está de viaje o algo similar, pero en breve empezaréis a recibir constantes visitas sorpresa del propietario y bien no os renovará el contrato cuando venza o directamente os pondrá de patitas en la calle.

Sin ver el contrato de alquiler, nunca podréis saber si os están ofreciendo una habitación dentro de la legalidad o no, así que tendréis que activar todos vuestros sentidos, sensoriales y extrasensoriales, para saber si podéis fiaros de esa persona u os vais a meter en un marrón de los buenos. Mi consejo es que hagáis estas 5 preguntas y en función de las respuestas, de los gestos o de lo nerviosa que se ponga la persona en cuestión, toméis vuestra decisión:
- ¿Cuánto pagas por el piso?
- ¿El dueño sabe que realquilas las habitaciones?
- ¿Está a tu nombre el contrato de alquiler?
- ¿Hasta qué fecha tienes alquilado el piso?
- ¿Podría ver el contrato de alquiler?

Si el piso está alquilado a su nombre, ha dividido el precio ecuánimemente entre las habitaciones y el dueño le ha autorizado a realquilar su propiedad, no hay razón alguna para que no os enseñe el contrato. Si empieza a poner mala cara en cuanto le hagáis estas preguntas, sabréis que hay gato encerrado y sólo dependerá de vosotros aceptar y apechugar con las consecuencias.





Consejo nº 30.- La búsqueda de alojamiento.

Enseguida vamos a hablar de las diferentes zonas en las que vivir con sus cosas positivas y negativas, pero antes de ello vamos a ver qué medios tenemos para encontrar alojamientos disponibles, si optáis por la opción del bricolaje.

Fundamentalmente hay tres opciones para encontrar pisos y habitaciones:
- Prensa e internet -> en cuanto a prensa, aunque hay clasificados durante toda la semana, es sobre todo en la edición dominical del "Times of Malta" donde encontraréis más anuncios (principalmente de pisos completos para alquilar). En cuanto a internet, Justlanded.com y Maltapark.com, son las dos páginas web locales en las que os va a resultar más fácil localizar algún piso sin la mediación de un agente. Si en el anuncio no queda claro si os estáis poniendo en contacto directamente con el dueño o con una inmobiliaria, el truco es no dar información sobre el anuncio que habéis visto cuando llaméis y decir algo del tipo: "llamaba por el anuncio del piso que tiene en alquiler". Si la respuesta es similar a "¿qué piso?", en el 99% de los casos estaréis hablando con un agente (lo más probable es que un particular tenga sólo ese piso en alquiler y sabrá perfectamente por qué piso estáis preguntando). Si buscáis habitaciones en pisos compartidos, mirar en todos los grupos de Facebook que os sea posible del tipo Españoles en Malta, Italianos en Malta, Brasileños en Malta, etc, etc. También en Facebook, encontraréis grupos dedicados exclusivamente a este fin, donde la gente va publicando lo que tiene disponible como nuestro "Malta: mi casa es tu casa". Buscar y encontraréis, pero buscar activamente. Si hay un número de teléfono en el anuncio, LLAMAR.

- Patearse las calles -> personalmente es mi opción preferida. Si bien Malta no es un país que se caracterice por poner grandes carteles en los portales con anuncios de "se alquila", ese espíritu de población pequeña que ya hemos comentado, hace que la gente sea muy sociable y si os mostráis amables, no os costará mucho obtener buenos "chivatazos". Por otra parte, patearos las calles os dará una visión más clara de las ventajas y desventajas de la zona en la que estáis: paradas de autobús, tiendas donde hacer la compra, bares y restaurantes disponibles, etc. Si os gusta la zona, no os cortéis e ir entrando en cada pequeña tienda que encontréis. Compraros un agua, un chicle o cualquier tontería y con vuestro inglés, tratar de explicarle a la persona que os atienda, que acabáis de llegar y que estáis buscando alojamiento por esa zona. Os aseguro que a la que llevéis 10 tiendas, os sorprenderán los resultados.

- El boca a boca -> esta es otra opción que da grandes resultados, aunque os va a costar algo más que un botellín de agua o un chicle. Al llegar a Malta no vais a conocer a demasiada gente (por no decir a nadie), así que tendréis que invertir parte de vuestro presupuesto y de vuestro tiempo en socializar tanto como os sea posible. Quedadas después de las clases o al salir de trabajar, excursiones, grupos de conversación en bares, clases de baile, eventos deportivos, fiestas organizadas… tratar de apuntaros a todo lo que podáis durante las primeras semanas. Básicamente os ayudará a ir conociendo gente, pero sobre todo a conseguir recomendaciones personales, tanto para encontrar trabajo, como para encontrar alojamiento. Todo el mundo vive en pisos alquilados y todo el mundo está de paso, así que si os abrís un poco, no tardaréis mucho en conseguir unas cuantas referencias interesantes.

Dicho esto, tratar de ver cuantos más pisos sea posible y recordar que hay aspectos muy importantes que deberéis decidir por instinto. Si ya es difícil juzgar a la persona de la que os vais a tener que fiar teniéndola enfrente, no os digo nada si lo tenéis que hacer sin conocerla físicamente. Es por eso que mi consejo es que NUNCA alquiléis nada antes de verlo y mucho menos desde España. Da igual que sea amigo de un amigo o que parezca súper agradable por Skype. La decisión de elegir dónde os vais a alojar, es quizá la más importante de todas las que vais a tener que tomar, tanto a nivel personal (porque vais a tener todo vuestro mundo guardado en ese piso) como a nivel económico (porque va a suponer uno de los desembolsos más importantes que hagáis durante vuestra estancia). Eso implica no soltar ni un sólo Euro antes de ver el inmueble, verificar que la persona que os está ofreciendo la habitación puede hacerlo legalmente y sentir el "feeling" que tenéis tanto con la casa como con vuestros compañeros de piso.





Consejo nº 31.- Otras cosas a tener en cuenta sobre los alquileres.

Este consejo va a ser una especie de cajón desastre en el que tratar cosas importantes que no os he podido comentar aún.

Además del precio del alquiler, hay otros gastos que debéis tener en cuenta: las bills. Esto hace referencia a las facturas por los servicios de consumo que utilizaréis en la casa y son básicamente la luz, el agua, el gas y la conexión a internet. Veréis anuncios en los que las facturas están incluidas en la renta y otros que pongan el precio más "bills". En este último caso, tendréis que pagar mensualmente el consumo que hayáis tenido por estos servicios. Es difícil saber de antemano exactamente, cuánto os van a suponer estos gastos porque depende de cuantos seáis en la casa, el tiempo que pase cada uno en el piso, si la cocina es de gas o es eléctrica o si hay aire acondicionado, lavavajillas y/o secadora.

La media habitual suele oscilar entre 30 y 50 € mensuales. De hecho, es muy difícil que entre las 4 cosas paguéis más de 100 € al mes cada uno, pero ya sabéis que la luz y el agua son bastante caros y, sobre todo, si hay aire acondicionado en el piso, os recomiendo usarlo con moderación si no queréis llevaros un susto a final de mes (por querer tener la casa caliente durante nuestros primeros 3 meses de invierno, pagamos casi 800 € de luz). Por cierto, hablando de los costes del aire acondicionado, otra cosa que debéis preguntar al ver el piso, es si hay aire acondicionado en todas las habitaciones. Si en unas hay y en otras no, tendréis que aclarar cómo se van a repartir las facturas, no vaya a ser que tengáis que correr con los gastos de que vuestros compis duerman fresquitos en su habitación, mientras vosotros os derretís en vuestra.

Tener muy en cuenta si las facturas están incluidas o no en la renta, porque quizá pueda saliros más rentable alquilar una habitación por 350 € si las facturas están incluidas, que pagar 300 € y tener que pagar a mayores cada mes las "bills".

Hasta el 2014, encontrar una habitación individual en un piso compartido por 250 € con los gastos incluidos era incluso factible (con un mucho de empeñarte en buscar y un poco de suerte), pero a partir de 2015 esto empezó a dispararse y ahora encontrar algo en verano por menos de 350 € más gastos, se está poniendo cada vez más complicado. Sólo os puedo recomendar tener paciencia y buscar con más ahínco que nunca, porque aunque es cierto que es difícil encontrar "chollos", si se busca lo suficiente, al final siempre acabaréis dando con las personas adecuadas.

Otro aspecto por el que os recomendaría pagar un poco más de alquiler, es por tener baño propio dentro de vuestra habitación. El tema de la limpieza de la casa y el de los horarios para usar el baño, suelen ser la fuente principal de discusiones en un piso compartido, así que como por la limpieza vais a discutir sí o sí, si por 50 € más al mes os quitáis las broncas por lo del baño, os aseguro que los rentabilizaréis con creces en salud mental.

Cuando veáis el piso tenéis que fijaros si hay mosquiteras en las ventanas. La cantidad de sangre que corra por vuestras venas en verano, va a depender en gran medida de que tengáis o no mosquiteras en casa, así que no paséis este detalle por alto.

Enseguida vamos a hablar de las diferentes zonas en las que vais a poder vivir en Malta, pero sería importante que vuestra elección esté basada en vuestro objetivo principal para evitar tentaciones secundarias. Por ejemplo, si vuestro objetivo es enfocaros en aprender inglés, quizá iros a vivir cerca de las zonas de más fiesta y animación no sea la mejor idea, ¿os imagináis por qué?

Acabo ya con una opción que os puede salir muy rentable: poner un anuncio en cualquier grupo de Facebook de los que os he comentado antes e intentar poneros de acuerdo entre 3 o 4 recién llegados para alquilar un piso completo entre todos. Si quedáis un par de días a tomar café o unas cervezas, podréis ver si sois compatibles y, si lo sois, animaros a vivir juntos. Usando el mismo ejemplo del piso de 4 habitaciones por 900 €, os saldría por 225 € más gastos por cabeza y una renta de ese tipo en Malta, te arregla la vida.





Consejo nº 32.- Las mejores zonas para alojarse.

Es importante tratar de saber qué zona es la más adecuada para cada uno de vosotros, pero si bien es una de las dudas más lógicas que surgen a la hora de preparar el salto a esta pequeña isla, debo reconocer que también es de las más complicadas de responder.

Si en un foro abierto preguntáis cuál es la mejor ciudad para vivir en España, os saldrán mil enamorados de una ciudad que a la vez criticarán otras mil personas, así que lo primero que tenéis que asumir es que siempre que preguntéis algo de este tipo en alguno de los grupos de extranjeros que viven en Malta, vais a acabar casi igual que antes de preguntar, porque de las mismas zonas os dirán muchas cosas buenas y muchas malas. De hecho prácticamente os pasará con cualquier cosa que preguntéis, porque al fin y al cabo, cada persona ha vivido una experiencia diferente y tiene un punto de vista diferente.

Tomando esto como punto de partida, voy a intentar hablaros de los diferentes aspectos y razones que deberíais tener en cuenta a la hora de elegir una zona u otra, pero para ello tengo que dividiros en cuatro grandes grupos basándome en que vuestro objetivo principal sea:
- Trabajar -> hablamos de estancias de 6 meses en adelante.
- Estudiar inglés -> estancias de 1 a 6 meses.
- Vacaciones veraniegas de turismo y playa -> de 7 a 15 días.
- O venir unos días de fiesta -> de 5 a 10 días.
Empezando por el final, no cabe duda que la mejor zona para darle "alegría a tu cuerpo Macarena" es Paceville (St. Julians). Es la única zona de marcha que abre 7 días a la semana, 12 meses al año. Tomar ese punto como referencia, marcar un radio de 1 km alrededor y no os compliquéis más, porque en ese radio es donde vais a pasar el 90% de vuestras horas.

Para quienes venís de "playeo y turisteo", y más si lo hacéis con niños, lo importante es tener una buena playa de arena cerca. Contando con que ninguna de las ciudades principales desde St. Julians hasta Valletta tienen playas naturales (es todo roca, salvo St. George’s Bay y es arena artificial, tipo arena de gato), que en Comino 15 días os podéis aburrir como ostras y que Gozo no tiene ningún hotel ni población junto a su playa principal (Ramla Bay), las mejores zonas con playa de arena natural serían:

- Al Sur -> Marsaskala (St. Thomas Bay) y Birzebbuga (Pretty Bay, aunque esta playa tiene unas vistas horribles al puerto de mercancías).
- Al Norte -> Mellieha (Ghadira Bay) o Mgarr (Golden Bay, que sólo cuenta con un hotel pero está dentro de la mismísima playa).
En todo caso y sabiendo cómo funcionan los autobuses públicos, para hacer turismo y conocer la isla os vendría bien alquilar un coche, así que os recomiendo alquilar uno de 3 a 5 días para verla del tirón y que disfrutéis del relax, del solecito y del playeo el resto de vuestras vacaciones. Si no os importa tanto el tema playa, St. Julians y Sliema son las opciones más habituales.

Para los que venís con el objetivo de estudiar inglés, os recomendaría hacer una diferenciación en cuanto a la seriedad de vuestras intenciones:
- Los que venís con la intención de darlo todo por mejorar el inglés y sumergiros en entornos con muchos nativos y pocos españoles -> a vosotros os recomendaría por este orden Gozo, Mosta, Mellieha, St. Paul’s Bay, Msida, Floriana y San Gwan.
- Los que venís con la intención de estudiar, pero con tantas ganas o más de salir de fiesta y tener un núcleo de ocio a mano aunque haya más españoles -> a vosotros os recomendaría St. Julians, Sliema, Swieqi, Pembroke, Gzira y Bugibba.
Como veis no he nombrado la capital en ningún momento y es que, si bien es cierto que La Valletta es una ciudad preciosa con un encanto único, es fundamentalmente una capital administrativa llena de oficinas y de vida durante el día, pero que a partir de las 19:00 se queda prácticamente vacía. Puesto que sólo hay academias en esas zonas que os acabo de nombrar, vuestro objetivo os debería orientar hacia unas u otras. El resto lo hará básicamente el presupuesto que tengáis, porque aunque St. Julians y Sliema son las zonas más animadas, también son las más caras y en las que más tentaciones vais a tener que soportar. Es como vivir en pleno centro de una gran ciudad: mucha animación, pero lo pagaréis tanto en los precios de alquiler como en vuestros gastos del día a día.

Sin duda alguna, si vuestro objetivo es estudiar inglés en Malta, elegir vuestra academia es otra de las decisiones más difíciles que vais a tener que tomar, así que hablaremos más adelante sobre este tema en concreto. No obstante, teniendo en cuenta que cada persona es un mundo y cada caso es diferente, no dudéis en consultarnos vuestras dudas a nivel particular a través de Que Hacer en Malta y os intentaremos asesorar teniendo en cuenta vuestra edad, vuestro objetivo y por supuesto, vuestro presupuesto.

Finalmente nos quedaría buscar la zona ideal para aquellos que venís a trabajar y aquí también tengo que dividiros en dos grupos:
- Si venís para menos de un año -> este suele ser el grupo que viene principalmente en verano con un nivel de inglés raspadete, aunque también viene bastante gente en otras fechas. Donde os va a resultar más fácil encontrar trabajo durante cualquier época del año es en St. Julians, Sliema y quizá Valletta. Veremos más adelante el tema del trabajo, salarios y demás, no os preocupéis, pero contando con que en verano hace mucho calor, que en invierno cuando le da por llover parece que se va a acabar el mundo y que los desplazamientos diarios en autobús son un calvario, os recomendaría evitar alojaros en zonas que estén a más de 15 - 20 minutos andando de las 3 que os he comentado. Resumiendo: tratar de vivir lo más cerca posible de vuestro trabajo.

- Si venís para más de un año -> para vosotros valdría también lo anterior, pero quizá en vuestro caso os recomendaría que empezaseis a barajar la opción de compraros un coche lo antes posible (no me refiero a un Ferrari, pero cualquier trasto que cumpla los mínimos de seguridad y esté en regla, es más que suficiente). En el momento que podáis desplazaros libremente sin depender del autobús, vuestras posibilidades en la isla mejorarán considerablemente tanto a nivel personal como profesional. Os aseguro que hay zonas muy interesantes en Malta en las que casi por el mismo precio de lo que cuesta un piso en St. Julians o Sliema, os podréis permitir pagar un piso y un coche, con todas las ventajas que ello supone. Eso sí, no dejéis de echarle un ojo al consejo sobre la conducción en Malta, porque los primeros días como pilotos en estas tierras tendréis que tomároslo con calma. Deciros también que para comprar y asegurar un coche en Malta deberéis tener la E-residence card.

Como os comentaba antes, voy a tratar tanto el tema del trabajo como el de las academias más adelante y de forma independiente, porque hay muchas cosas a tener en cuenta y personalmente cuando me tocó tomar estas decisiones a las que ahora os tenéis que enfrentar vosotros, me costó sudor y lágrimas encontrar algo de ayuda desinteresada al respecto.









Consejo nº 33.- Las mudanzas.

La idea principal al llegar a Malta es tratar de encontrar un alojamiento que se convierta en vuestro hogar durante toda vuestra estancia. Esto en la práctica no suele ser así, bien porque no os termine de gustar la zona, porque no cuadréis con vuestros compañeros de piso, porque se acabe el contrato de alquiler y no os lo renueven, porque cambiéis de trabajo y ahora vuestra casa os pille lejos del nuevo curro, porque un colega deje su habitación y sea más barata que la vuestra, etc. Sobre todo si vuestra estancia es para medio o largo plazo, vuestras necesidades irán cambiando con los meses y las mudanzas dejarán de ser algo puntual para convertirse en algo habitual.

Lógicamente, vuestra primera mudanza será ese momento de hacer las maletas para veniros desde España. Una vez en Malta, como seguramente los primeros días estaréis alojados en un hotel, hostel o, con un poco de suerte, en casa de algún amiguete, a los pocos días tendréis que volver a empaquetarlo todo y mudaros de nuevo a la habitación que habéis alquilado en un piso compartido o a vuestro propio apartamento. Estas mudanzas no están mal del todo porque vuestro imperio maltés se reducirá a las mismas dos o tres maletas que os trajisteis de España.

A partir de ahí ya podéis entrar en un bucle de mudanzas infinitas por diversas razones como las que hemos comentado antes y, yo no sé si es porque a la tercera ya haces las maletas con desgana o es que encojen con la humedad, pero cada vez que te mudas tienes más y más cosas y piensas: "si yo me vine a Malta con dos putas maletas". Total que empezarán a aparecer las "maletas maltesas" y tendréis que trasladar tres cuartas partes de vuestro imperio en tantas bolsas de basura, que cuando venga el taxista a buscaros no sabrá si os estáis mudando o estáis reciclando.

Si bien lo lógico es que, si no habéis cumplido el plazo de estancia acordado, cada vez que os mudéis perdáis la fianza que dejasteis al entrar al piso, si vuestra convivencia en la casa ha sido lo suficientemente buena y os lo curráis un poco, es posible que consigáis recuperarla. ¿Cómo? Lo primero es que lo habléis con vuestros compañeros de piso o con vuestro casero y les informéis de vuestra nueva situación. Ese es el momento tenso en el que os recordarán que palmaréis la fianza y es ahí cuando tenéis que empezar a negociar. Lo mejor que les podéis proponer, es si sería posible recuperar vuestra fianza siempre que encontréis a alguien que os sustituya o que se quede con el piso en las mismas condiciones que teníais pactadas. Generalmente la respuesta va a ser que sí, porque principalmente el miedo a que os vayáis, es que tarde en venir alguien que os sustituya y que, por tanto, tus compis de piso se tengan que repartir la renta entre uno menos al mes siguiente o que el piso se quede vacío una temporada.

Aun así, recordar que sois vosotros quienes estáis incumpliendo lo pactado, por lo que debéis de avisarles con el mayor tiempo posible y de ser lo más cordiales que podáis en la negociación. En el fondo ellos saben que, salvo que se les dé muy mal, a los 5 días de que os vayáis habrán encontrado un sustituto y, además de quedarse con vuestra fianza, le cobrarán al nuevo su depósito y su mes de renta en cuanto entre por la puerta.

En el caso de que dejéis el piso porque vuestros compis tengan muy mal carácter, o porque sean unos guarros, o porque más que un piso sea una mansión de los horrores, sería un detallazo que no coloquéis vuestra habitación sin que la persona que vaya a entrar sepa por dónde van los tiros, tanto por su propio bien como por el vuestro. Tener en cuenta que la isla es muy pequeña y que antes o después os vais a volver a encontrar.

Localizar a alguien que esté buscando habitación es bastante sencillo, simplemente tendréis que seguir los mismos pasos que seguisteis cuando os tocó encontrar vuestra habitación, pero a la inversa. Si la renta está en la media y habéis avisado con dos o tres semanas de antelación, con unos cuantos anuncios en varios grupos de Facebook, correr la voz y poca cosa más, encontraréis sustituto sin problemas.





Consejo nº 34.- Tu experiencia previa a la hora de aprender inglés.

Si utilizamos un símil entre personas y coches, cada persona tendríamos una carrocería, un motor, una equipación de serie y la posibilidad de instalar todos los extras que se ajusten a nuestro modelo. Según la suerte que tengamos y nuestro estilo de vida, nuestra línea será más o menos atractiva, tendremos un motor más o menos potente, nuestra equipación de serie será más o menos completa y en nuestro modelo podremos instalar extras más o menos molones.

Mejorar nuestra carrocería o el motor es bastante complicado y nuestra equipación de serie no vamos a poder modificarla de ninguna forma, pero instalar nuevos extras es totalmente factible. De hecho, los idiomas son un extra que podemos añadir en cualquier momento y creo que todos podemos coincidir en que aprender un idioma nuevo siempre ha sido, es y será un extra muy valorado personal y profesionalmente. Por suerte, en todos tenemos instalado de serie uno de los idiomas más importantes del mundo, por lo que la posibilidad de aprender un segundo idioma, nos pone a los españoles en una posición privilegiada.

De todos los idiomas disponibles, teniendo en cuenta la cantidad de personas que lo hablan en el mundo y que ya sabemos español, los más interesantes para nosotros serían el chino y el inglés. A Malta a aprender chino como que no vengáis, pero es una buena opción para aprender inglés. Eso sí, es importante que entendáis que los resultados que obtengáis, dependerán en gran medida de vuestra experiencia previa como estudiantes.

¿Mi experiencia previa como estudiante? Exacto. Todos hemos estudiado alguna vez. Por diversas circunstancias hay personas que se quedan en primaria, otras que terminan en secundaria y otras que completan ciclos de educación superior, pero es un hecho que todos hemos estudiado.

¿Pero por qué es importante mi experiencia anterior como estudiante ahora? Pues porque esa experiencia a la hora de estudiar, de haber tenido profesores que nos han encantado y otros a los que hemos odiado, asignaturas que hemos adorado y asignaturas que no se nos han dado nada bien, va a ser fundamental para que repitáis o no los errores de vuestro pasado como estudiantes. Sabemos que es posible aprender nuevos conocimientos (siempre que tengamos una motivación/necesidad suficiente para hacerlo) y la gran ventaja es que estudiar no es algo nuevo para nadie. Ya sabemos lo que es echar horas delante de un libro para aprobar un examen, aprobarlo y pasar al siguiente curso o nivel, o no echarlas, suspenderlo y tener que repetirlo.

Dicho esto, tengo una buena noticia para vosotros: tengáis la edad y el nivel de inglés que tengáis, no os quepa duda de que podéis aprender inglés. De hecho, da igual hace cuánto que dejasteis los estudios, pero eso sí, si no tenéis en cuenta los errores del pasado, vuestro rendimiento académico será el mismo que el que obtuvisteis la última vez que estudiasteis inglés.

Me explico. Salvo en los casos en los que por elección no hayáis estudiado inglés hasta ahora, el resto ya sabemos qué tal se nos daba. Siendo sinceros, si tienes más de 20 años y tu inglés es tipo "entender entiendo, pero hablar no hablo" o peor, es que igual que a mí, lo de estudiar inglés nunca te ha gustado, pero como ahora parece que no queda más remedio que tener un buen nivel de inglés para poder trabajar en España, no nos ha quedado otra que ponernos al tema.

Partiendo desde este punto de vista, venir a Malta porque "tenéis" que aprender inglés, os va a dar el mismo resultado que cuando "teníais" que estudiar inglés en el colegio y sólo cada uno de vosotros podéis saber qué tal erais como estudiantes por aquel entonces.

¿Si era mal estudiante de inglés me voy a comportar igual ahora? Pues todo apunta a que sí, pero esta vez tengo unos cuantos consejos que os pueden ayudar y sé que os van a venir bien para no cometer los errores del pasado. Ahora eres mayor que entonces, ahora eres una persona más madura y vamos a intentar encontrar una motivación mejor para ti, que el "tengo" que aprender inglés que tenías antes.





Consejo nº 35.- Mitos y leyendas sobre lo de aprender un idioma en el extranjero.

Por supuesto que cada persona es un mundo y existen los casos puntuales en los que todo es ideal o gente que cuenta con una mente prodigiosa o simplemente que tiene más suerte que un campo de tréboles de cuatro hojas, pero soy de los que creen más en el esfuerzo diario que en la suerte. Esta es la razón por la que me gustaría aclarar algunas ideas preconcebidas que, en mi opinión, pueden perjudicaros más que ayudaros.

Para eso tenemos que romper unos cuantos mitos y leyendas sobre lo de aprender un idioma en el extranjero. Hablamos de:
1.- Aprender sin estudiar -> una creencia muy extendida, es la de que con irse a vivir y a trabajar a un país de habla inglesa, es suficiente para aprender inglés. MEEEEEC… ¡¡¡ERROR!!! Sobre todo si la idea es venirse por periodos menores a 6 meses y con el inglés "pelao", no vais a tener buenos resultados a corto plazo.

Igual que intentar aprender informática a base de tocar botones, intentar aprender inglés a base de oído y chapurreo, pensando en evitaros horas y horas de estudio, os va a llevar muuuuucho tiempo y os va a dar muuuuuy pocos resultados.

El mito dice que llegarás al país, harás amigos extranjeros, practicarás inglés con tus compañeros de piso o de trabajo y el idioma fluirá por tus venas a borbotones a las pocas semanas. Sin embargo, la realidad de muchos españoles es que llegar, llegamos al país, pero nos cuesta un huevo hacer amigos extranjeros porque no somos capaces de hacernos entender, los compañeros pasan de nuestro culo porque nuestro inglés es muy básico, nos acabamos juntando con españoles y nos vamos a los pocos meses con poco más que el inglés que traíamos.

2.- Vivir con extranjeros -> la leyenda habla de pisos de extranjeros nativos deseando que llegue el "Spanish" de turno, para convertirlos en sus mejores amigos y enseñarles inglés con la paciencia de una madre.

Siento deciros que esta tampoco es cierta.

En la teoría compartir piso con extranjeros sería lo ideal para aprender inglés, conocer nuevas culturas y hacer amigos rápidamente. En la práctica, es muy probable que apenas podamos compartir tiempo con nuestros compañeros de piso, porque cada uno tiene su vida y sus horarios. De hecho, como os comentaba antes, las conversaciones más frecuentes suelen ser broncas, ya sean porque la casa no está limpia, porque no se friegan los platos hasta que esta la pila a tope, porque anoche llegaste a las tantas haciendo ruido o porque todo el mundo entra al baño a la misma hora. Idealizamos el concepto de conocer personas de otras culturas, que es genial no me malinterpretéis, pero una cosa es tener amigos japoneses, libios o rusos y otra cosa es convivir con ellos. La razón por la que por norma general los coreanos prefieren vivir con coreanos, los malteses con malteses o los sirios con sirios, es porque sus costumbres son totalmente diferentes a las de otros países. Unos nos acostamos tarde, otros se levantan pronto, otros no comen cerdo, otros ponen los muebles mirando al sol naciente… todo eso en la teoría es una experiencia de vida, pero en la práctica, que vuestros compis cenen a las 6 de la tarde y a las 20:00 ya no se pueda hacer ruido porque están todos durmiendo, no mola tanto.

Si lo miráis desde un punto de vista objetivo, en el mejor de los casos, en un piso compartido con extranjeros sólo podréis encontrar 3 variables en cuanto a vuestros compañeros:
a) Que hablen inglés peor que vosotros -> con lo que nos os valdrá de nada.
b) Que hablen inglés igual que vosotros -> es decir, que os entiendan pero que no os hablen.
c) Que hablen mejor que vosotros -> por lo que no os podrán entender fácilmente.

La paciencia de una madre, la tiene sólo la tuya que para eso es tu madre. La inmensa mayoría de la gente que alquila habitaciones, lo hace por razones económicas, por lo que para ellos seréis poco más que un fajo de dinero con patas entrando en su casa. La amabilidad inicial se irá diluyendo con los días y luego se centrarán en seguir con su vida, con sus amistades y con su trabajo. Los que llegamos al país sin conocidos ni vida social somos nosotros, ellos ya tienen su vida montada y, por norma general, irán a casa a descansar y a hacer su vida habitual, no a socializar ni a enseñarnos inglés. Claro que conversaciones en inglés habrá, pero ni mucho menos serán suficientes para poder mejorar vuestro nivel de una forma exponencial, de ahí que el simple hecho de vivir con extranjeros no sea la clave.

3.- Apuntarse a una academia o a clases particulares -> tras años viviendo en diferentes países de habla inglesa he visto hasta mito-anuncios de academias en plan: "aprende inglés en 6 meses". Cuidado con esto porque el simple hecho de apuntaros 6 meses a una academia no os garantiza nada (y menos en Malta).

Me explico. Malta es el país de las distracciones por excelencia y sobre todo en verano: buen tiempo, fiestas 7 días por semana, mar, gente con ganas de divertirse y una variedad de actividades diarias súper tentadoras. Si sois facilones de convencer y lo de aprender inglés es porque "tenéis" que hacerlo, os acabaréis pegando cuatro de los seis meses tirados en la playa y de resaca. Aun no siendo facilones, sólo con ir a las clases no es suficiente. Teniendo en cuenta lo que os comentaba antes, sobre lo de tener más de 20 años y un inglés ramplón, es porque enamorados del idioma nunca hemos estado, tratar de batir nuestros propios records para aprender inglés en 6 meses, no es algo demasiado probable.

Lo mejor es que esta vez sólo dependes de ti, de tu motivación, de tu dedicación y de tu esfuerzo, así que vamos a por esos consejos que pueden hacer que esta vez consigas realmente tus objetivos. Eso sí, antes de pasar a ello quisiera acabar citando un mito que sí que es cierto: echarse pareja extranjera, sí que os ayudará a mejorar vuestro inglés. Vale que luego las barreras idiomáticas os van a meter en problemas de otro tipo, pero atención y ganas de aprender inglés no os van a faltar.





Consejo nº 36.- Las claves para aprender inglés.

¿Qué me recomiendas entonces para poder mejorar mi inglés lo antes posible? Vamos a ello. Estas tres técnicas de estudio han funcionado toda la vida:
1.- Aprender de alguien que tenga la información adecuada -> en primer lugar, necesitamos una persona que nos enseñe correctamente y sobre todo que sea capaz de corregir nuestros errores, por lo que para aprender en el menor tiempo posible vais a necesitar un profesor y, puestos a elegir, si es nativo mejor que mejor. He tenido la suerte de conocer buenos profesores de inglés no nativos, pero también he conocido buenos profesores que sí lo eran y la diferencia es importante, sobre todo a partir de cierto nivel. Lo ideal sería tener un profesor particular para vosotros solos, al menos un par de horas diarias, pero como esto suele salir bastante caro, la opción habitual es contratar unos meses en alguna academia. Elegir academia en Malta no es sencillo, así que le dedicaré un consejo exclusivamente a este tema un poco más adelante.

2.- Dedicarle un mínimo de horas a estudiar y memorizar lo que has aprendido ese día -> una vez que ya tenemos a alguien que nos enseñe, el siguiente paso es asimilar y memorizar la información de forma adecuada. Lamentablemente, esa forma no es ponernos a estudiar el día antes del examen todo lo que no hemos estudiado durante el mes, básicamente porque aunque apruebes el examen, olvidarás esa información, metida en la cabeza a base de calzador, pocos días más tarde. No hace falta que os peguéis 4 horas diarias estudiando tras salir de vuestras clases de inglés (si te gusta claro que sí, pero que sea porque así lo has elegido). Os aseguro que de una hora y media a dos horas todos los días, os darán un nivel de inglés, en apenas unos meses, que os sorprenderá a vosotros mismos. Como os decía antes, todos hemos ido a clase alguna vez, pero salvo que seas un "pitagorín", si no hay un estudio constante de estudio y memorización después de las clases, los resultados nunca serán lo suficientemente buenos. No lo eran en 1980 y no lo serán en el 2030, así que en vuestro plan para aprender inglés, mentalizaros desde el primer momento en una rutina de estudio y memorización diarios.

3.- Practicar lo aprendido tantas veces como te sea posible -> aquí es donde está la principal ventaja de vivir en el extranjero. Si me apuras un poco, los dos primeros pasos podrías hacerlos en España sin ningún problema (aprender en clase y estudiar en casa), pero las posibilidades de practicar a diario lo aprendido en un país angloparlante, son mucho más elevadas y concretamente en Malta, son infinitas. El buen tiempo hace que la gente sea mucho más propensa a disfrutar de la vida social que en países más fríos en los que casi da pereza salir a la calle, así que aquí podréis entablar conversaciones en inglés simplemente bajando a comprar el pan. De todas formas, no se trata sólo de hablar. Si, por ejemplo, quieres mejorar tus habilidades de conducción y la persona con la que vas a practicar conduce igual o peor que tú, tu margen de mejora será escaso o nulo, ¿no? Pues con el inglés pasa lo mismo. Os sentiréis más cómodos con gente que tenga vuestro mismo nivel o peor, pero vuestro margen de mejora será escaso o nulo, así que tratar de buscar personas que os hagan esforzaros un poco más cada día.

Lo mejor de Malta, es que si sois serios, le dais prioridad a lo de ir todos los días a clase y luego a estudiar vuestras horas en casa, todavía os quedarán un montón de horas para practicar y disfrutar de sitios increíbles con gente maravillosa. Echa cuentas: 3 horas de clases, 2 horas de estudio y 2 horas practicando, os van a dejar aún otras 17 horas al día para descansar, salir de fiesta, hacer turismo, ligar, juntaros con españoles y lo que os dé la gana. Tienes posibilidades de hacerlo y estoy seguro de que también tienes la capacidad suficiente para hacerlo, así que sólo nos quedaría una cosa: HAZLO. El día que te apetezca, HAZLO y el día que no te apetezca, HAZLO, HAZLO y HAZLO.

No os pongáis objetivos demasiado altos y premiaros cuando los vayáis consiguiendo, pero ser capaces también de castigaros si veis que no estáis cumpliendo vuestro plan de trabajo, porque esta vez no vais a tener a nadie que lo vaya a hacer por vosotros. Si partes desde el primer día con esa mentalidad, los resultados están garantizados y es precisamente por eso por lo que vienes a estudiar inglés a Malta. Venir aquí para salir de fiesta y quedarte dormido hasta las tantas, lo único que te va a reportar es un gasto de dinero que, necesites o no, podrías emplear a buen seguro en algo mejor.









Consejo nº 37.- Las academias de inglés.

Elegir la academia más adecuada, es un proceso mucho más complejo de lo que inicialmente podemos llegar a pensar. Para que os hagáis una idea del negocio que supone el sector de las academias de inglés en Malta, imaginaros que en una isla del tamaño equivalente a la mitad de Ibiza hubiese más de 40 academias de inglés. Esta es la realidad de este país y, por supuesto, uno de sus mayores potenciales económicos. Como primer paso, os recomiendo utilizar nuestro buscador gratuito de academias (www.quehacerenmalta.com/academias.php) en el que podréis conocer rápidamente todos los centro de enseñanza de inglés en Malta, sus características principales y sus precios oficiales. Además, cada mes nos envían sus ofertas especiales, así que si nos contáis cuál es vuestro plan, os echaremos una mano de forma totalmente gratuita.

¿Y de todas esas academias cuál es la más adecuada para mí? Personalmente me costó meses visitar cada academia, entrevistarme con cada uno de sus directores y con muchos de sus profesores, analizar las ventajas de una zona y de otra, encontrar una relación calidad-precio lógica en cada centro y sobre todo averiguar qué tipo de perfil de estudiante es el adecuado para cada una de ellas. Aun así, a día de hoy, os puedo asegurar que el 75% de éxito en la relación estudiante-academia, depende de dos factores que poco tienen que ver con el dinero que vayáis a pagar o de la calidad del programa formativo os vayan a ofrecer en vuestra academia. Estos dos factores son: vuestra relación con la persona que os vaya a enseñar (tu profesor) y los compañeros de clase que os toquen en suerte.

¿Y esto va a ser igual independientemente de que pague 90 o 200 € al mes? Pues por norma general, me temo que sí. Os aseguro que si tratáis de elegir una academia por los factores a los que estamos acostumbrados en España (el precio, la titulación de los profesores, el prestigio de la academia, sus certificados internacionales, el nombre que más impresione en el titulillo que os darán al acabar, las críticas y comentarios positivos sobre la academia, su programa de estudios, etc.) será muy fácil que acabéis pagando mucho más dinero de lo necesario, para conseguir unos resultados muy discretos.

Esta es la razón por la que mi ayuda en forma de consejos de cara a la selección de vuestra academia, va a ir principalmente enfocada a que no elijáis una, hasta que no creáis que tenéis la suficiente información como para basar vuestra elección en hechos suficientes. No va a ser un camino fácil, pero os aseguro que es la mejor opción, tanto para vuestra economía como para vuestros resultados.

Os cuento. El funcionamiento de prácticamente todas las academias de inglés en el mundo es muy similar a los conceptos básicos de las matemáticas, es decir, enseñar a sumar, restar, multiplicar y dividir, o lo que es lo mismo aplicado al inglés: hablar, entender, escribir y leer. Si sólo sabemos restar y dividir, difícilmente conseguiremos mejorar de forma notable nuestros conocimientos de matemáticas, ¿no?

Hablar, entender, escribir y leer. Estas son las cuatro patas sobre las que tiene que crecer un buen nivel de inglés y en las que se basan todos los centros de enseñanza de idiomas de la isla. Sin embargo, la inmensa mayoría de los directores de las academias me respondían lo mismo cada vez que les preguntaba por qué a los españoles nos cuesta tanto aprender inglés: "los españoles llegan a Malta con niveles muy aceptables de gramática y escritura, pero ni hablan ni pronuncian correctamente por lo que les cuesta mucho comunicarse. Una vez aquí se obsesionan en hablar y entender, pero dejan de lado escribir y leer, por lo que su inglés difícilmente crece de forma adecuada".

En el lado contrario, la principal queja de los alumnos españoles es: "me cuesta mucho que me suban de nivel y por tanto no aprendo al ritmo que debería".

Para ir subiendo de nivel en la academia que elijáis y, por tanto, ir alcanzando cotas mayores en vuestro aprendizaje, necesitaréis aprobar los exámenes de nivel. Después de unas semanas en Malta, puedes incluso ser un crack comunicándote y empezar a participar de conversaciones de forma fluida, pero como te olvides de practicar la escritura y la lectura, te costará mucho tiempo que te suban al siguiente nivel.

De alguna forma, es como si alguien que se quisiese sacar el carnet de conducir, a base de prácticas, llegase a ser un experto siempre que el coche vaya hacia delante, pero no fuese capaz de dominarlo en absoluto marcha atrás. Por mucho que se empeñase en demostrar sus virtudes, el resultado del test será siempre el mismo: no apto para la conducción en carretera. Lo mismo pasa en las academias de inglés: si en vuestro examen de nivel no se refleja que vuestro inglés se apoya en las cuatro patas de toda buena silla (hablar, entender, escribir y leer), el resultado más habitual será el de "no apto para pasar al siguiente nivel".

Quedarse bloqueado en un nivel, es una sensación muy frustrante, lo que nos lleva a mi primer consejo antes de elegir academia en Malta: saber si en tu caso necesitas una academia o un profesor particular. Si en lo que necesitas centrarte es en hablar y entender porque lo que quieres es comunicarte lo mejor posible y te da pereza lo de ponerte a leer y escribir, contrata a un profesor particular porque en una academia no vas a poder crecer tan rápido como deseas.

Si una vez tomada esta primera decisión, seguís optando por una academia, es el momento de elegir qué tipo es el más adecuado para cada uno de vosotros. Para ello debéis conocer los cuatro tipos de perfiles de academias que os vais a encontrar:
1) Academias de prestigio -> son las más caras y basan su venta en la cantidad de alumnos que acogen, sus modernas instalaciones, los reconocimientos obtenidos y que vale la pena pagar más para conseguir más.

2) Las academias familiares -> estas tratan de diferenciarse de las de prestigio vendiendo una idea más familiar, donde el alumno no es sólo un número, que la puerta del director está siempre abierta para solucionar cualquier problema y que menos alumnos suponen mejor atención para sus clientes. 3) Las academias vacacionales -> venden su concepto de inglés acompañado por una amplia variedad de actividades sociales y festivas, con el fin de que el estudiante no sólo aprenda inglés sino que además disfrute de una estancia para recordar el resto de su vida.

4) Las academias de inmersión -> estas son todo lo contrario que las vacacionales. Su idea es tratar de alejar en lo posible a sus estudiantes de la fiesta y de las distracciones. Para ello se sitúan en núcleos lo más lejanos posible de las zonas "peligrosas" de ocio, para que el estudiante pueda sumergirse en un entorno educativo y nativo, en el que su aprendizaje sea mucho más adecuado y acelerado. Tras esta primera decisión, lo siguiente que tenéis que pensar es en vuestro propio perfil, tanto a nivel personal como académico. Personalmente tenéis que darle prioridad a vuestra edad, a vuestros hobbies, a vuestros gustos y a vuestros intereses. A nivel académico, tendréis que valorar lo que hablamos en el consejo sobre vuestra experiencia previa como estudiante.

Sólo una vez hecho esto, es cuando tenéis que empezar a valorar vuestro presupuesto y la localización de la academia, porque de nada os valdrá pagar, por ejemplo, 100 € a la semana si tenéis 20 años y vais a estar rodeados de personas de 50 (o al revés) o pagar 200 € si a ti te gustaría estudiar después de clase en la playa tomando en sol en una tumbona y resulta que la más cercana está, entre ida y vuelta, a tres horas de tu academia.

Hay otras cosas menores que debéis saber sobre las academias en Malta, como que las lecciones son de 45 minutos, sobre todo para que no os llevéis sorpresas, ya que habitualmente en España solemos dar por supuesto que una clase dura 60 minutos. Cuando veáis ofertas de 20 lecciones (General English) realmente estaréis contratando 15 horas semanales y cuando veáis cursos intensivos de 30 lecciones, estaréis contratando 22 horas y media a la semana. Por otro lado, si vuestro nivel es muy básico y no tuvieran un grupo donde encuadraros, lo que harán será poneros un profesor particular a cambio de reduciros horas de vuestro paquete de clases semanales, al menos hasta que consigáis alcanzar un nivel en el que sí que tengan suficiente gente para formar un grupo.

Sobre los paquetes de alojamiento y clases que ofrecen las escuelas de inglés, si bien a corto plazo son una opción cómoda y tentadora, porque os quitáis el marrón de buscar habitación y tendréis la ventaja de llegar con todo hecho, a medio plazo os supondrá un sobrecoste importantísimo. El precio de las habitaciones contratadas a través de algunas academias, llegan a doblar (e incluso a triplicar) el de una habitación en un piso compartido si lo buscáis por vuestra cuenta. Una vez pagado vuestro paquete de clases y alojamiento, es prácticamente imposible que os devuelvan el dinero, así que pensároslo muy bien antes de contratar un paquete de estos, porque no seríais los primeros en cagaros en "tó" al enteraros de que vuestro compi de clase paga una cuarta parte de lo que pagáis vosotros en alojamiento, porque se buscó su habitación por su cuenta.

Sé que suena a un millón de cosas que analizar antes de elegir una academia, pero tener en cuenta o no estas pequeñas cosas, influirá en gran medida en el hecho de que vuestra experiencia en Malta sea satisfactoria o decepcionante.

Realmente creo que en este tema os podemos ayudar y mucho desde Que Hacer en Malta, así que consultarnos vuestras dudas, contarnos lo que estáis buscando y lo que deseáis conseguir con total confianza, porque no os podremos echar una mano hasta que os animéis a confiarnos vuestro caso.





Consejo nº 38.- El presupuesto y tus posibilidades de sobrevivir en Malta

Mucho antes de entrar a valorar la opción de vivir, estudiar o trabajar en el extranjero y de si Malta es un destino adecuado para vosotros, os recomendaría hacer un estudio detallado de vuestros recursos económicos y es por eso que enfocaré este consejo exclusivamente a los gastos que debéis tener en cuenta antes de lanzaros a la aventura.

¿Si es tan importante este consejo, por qué es el número 38 y no el primero? Pues porque si algo he aprendido con la edad, es que siempre he sido muy cabezón y cuando alguien me ha intentado disuadir de algo que ya tenía metido entre ceja y ceja, poco caso les he hecho (por no decir ninguno). Si te hubiese contado esto al empezar y eres como yo, hubieses dejado de leer el libro casi en el acto. Históricamente, este ha sido uno de mis grandes errores, así que debo al menos intentar haceros ver la importancia de hacer las cosas con más cabeza que corazón, aunque yo no haya sido precisamente el mejor ejemplo de ello.

Como se suele decir "si no te gusta donde estás, muévete. No eres un árbol", pero como por cada frase positiva suele haber otra de sentido opuesto, tener en cuenta también que "el cementerio está lleno de valientes".

Hablando de Malta, las dos opciones son perfectamente válidas y reales. Hablamos de un país que no deja indiferente a nadie porque dando recompensas es tremendamente generoso, pero infligiendo castigos es brutalmente despiadado. De aquí os iréis por la puerta grande o por la puerta pequeña. Esta es la razón por la que de esta isla se hable casi exclusivamente en términos o de amor o de odio. Utilizando la cabeza, vuestro primer paso para saber si tenéis más posibilidades de moveros porque no sois un árbol o de ocupar un lugar en el cementerio de los valientes, es saber cuánto os van a costar vuestros primeros 3 meses en Malta.

Si venís a estudiar, es relativamente fácil haceros con un presupuesto de lo os va a costar vuestra estancia con vuelos, academia y alojamiento, pero si venís a trabajar, es algo más complicado, así que estos son los gastos básicos que debéis tener en cuenta:
- Desplazamiento a Malta -> debido a la variedad de opciones en cuanto a fechas y compañías, es difícil dar un coste concreto, pero teniendo en cuenta que deberéis viajar al menos con un par de maletas, olvidaros de que el vuelo os salga por 20 €. De todas formas, siendo un tanto generoso marcaremos este punto del presupuesto con un coste de 100 € (sólo ida con 2 maletas). A eso añadirle vuestro coste de desplazamiento si el avión no sale desde vuestra ciudad y de 2 a 20 € que os costará llegar del aeropuerto a vuestro alojamiento temporal para los primeros días.
- Alojamiento temporal a vuestra llegada -> de siete a diez días deberían ser suficientes para encontrar un lugar donde alojaros. Lógicamente, la temporada influye en el precio, pero haciendo una media prudente de 20 € por noche, ahí habrá que soltar entre 140 y 200 € más.
- Alojamiento -> vamos a usar una media de 300 € al mes por una habitación individual en un piso compartido.
- Depósito por el alojamiento -> un mes de alquiler por adelantado, que serían otros 300 €. - Bills -> de 30 a 50 € mensuales en luz, agua, gas e internet.
- Manutención -> 425 € por persona y mes es lo que marcan las estadísticas del INE en cuanto a este apartado, así que tomaremos esta cantidad como referencia. En este término de manutención se incluyen exclusivamente gastos básicos como comida, transporte, teléfono, una mínima partida para el ocio y poco más. En el caso de querer comer de forma regular fuera de casa o de ser de noches locas, le tendréis que añadir vuestro propio consumo extra.

Haciendo un redondeo general de estos puntos principales, nos podemos hacer una idea bastante clara de que lo que supondrán vuestros 3 primeros meses en Malta. Resumiendo:
- Llegar a Malta -> 100 €.
- Desplazarte a tu alojamiento temporal y tus primeros días allí -> 170 €.
- 3 meses de tu alojamiento habitual, con su depósito y sus bills -> 1.320 € (900 + 300 + 120)
- 3 meses de manutención -> 1.275 € (425 x 3).
- TOTAL -> 2.865 € de gastos durante vuestro primer trimestre.

Aun tirando por lo bajo, con un vuelo barato, yendo en bus a un hostel de 10 € la noche, encontrando una habitación de 250 € donde vivir, comiendo pasta y arroz a diario, sin abono transporte y con 5 € de saldo de móvil al mes, plantearos juntar menos de 2.500 € antes de venir a Malta, os hace firmes candidatos a una plaza en el cementerio de los valientes. ¿Hay casos en los que una persona ha salido adelante con menos de esa cantidad? Por supuesto que sí. Yo mismo me vine con apenas 2.000 € en el bolsillo, pero ni eran los mismos precios antes que ahora (por mi primer piso en Msida, que estaba a estrenar y tenía tres habitaciones, pagábamos 400 € entre todos), ni os recomendaría a ninguno pasar por lo que yo pasé durante mis primeros tres meses en Malta.

No dejo de lado la idea de que muchos venís con la intención de encontrar un trabajo rápidamente que os ayude a sufragar estos y otros gastos, pero por rápidamente que lo encontréis, hay unos plazos que apenas van a influir en la cantidad mencionada.

Si lo pensáis fríamente, vuestros primeros 15 días se irán en llegar, encontrar alojamiento y ubicaros tanto en vuestro piso como en Malta. Incluso con mucha suerte, lo lógico es que ya sólo la búsqueda de empleo os lleve al menos otros 15 días más. Aun si estuvieseis entre los afortunados que encuentran trabajo en dos semanas, debéis tener en cuenta que, por norma general y sobre todo en hostelería, os retendrán al menos los primeros 15 días de vuestro salario (que luego os los pagarán cuando cumpláis vuestro compromiso con ellos) y si os hacen contrato, también os retendrán otros conceptos en depósito, como el registro en la Seguridad Social. Esto hace que el primer sueldo en Malta sea más un drama que un momento de ilusión, pero al menos al mes siguiente ya podréis percibir todo lo que os corresponde.

Teniendo en cuenta que, como en el resto del mundo, los salarios se pagan a mes vencido, vuelvo a resumir los costes de vuestros tres primeros meses en Malta:
- 1er mes -> no trabajaste y tuviste que pagar el vuelo, hotel, depósito, renta, etc. - 2º mes -> trabajaste pero hasta principios del tercero, no te llegó tu primer sueldo de pena y tuviste que pagar renta y manutención.

- 3er mes -> trabajaste todo el mes para poder cobrar tu primer sueldo completo, que no recibirás hasta principios del cuarto mes y tuviste que pagar renta y manutención.

- TOTAL -> 2.865 € de gastos durante el primer trimestre que tendrán que salir de tu bolsillo. Con un poco de suerte, a partir del cuarto mes podréis empezar a respirar, pero si habéis hecho mal vuestras cuentas, a finales del segundo mes, ya estaréis de regreso a España con el rabo entre las piernas y habiendo dejando vuestro nombre en otra placa del cementerio de los valientes.

Debéis tener en cuenta además, que si venís con un nivel de inglés suficientemente alto que os permita optar a un puesto de los bien remunerados, para encontrar trabajo en menos de 30 días (además de los 15 primeros de ubicación) necesitaréis algo más que suerte, porque los procesos de selección para esos puestos son de varias semanas, en las que deberéis ir superando distintos filtros y entrevistas. Vale que luego recuperaréis fácilmente lo invertido al poco tiempo de conseguir vuestro puesto de trabajo, pero en este caso os aconsejaría añadir al menos un mes extra a vuestro presupuesto, por si las moscas.

El problema principal es cuando se viene con el presupuesto justo y un mal nivel de inglés. Es un poco como lo del huevo o la gallina: si no mejoro mi inglés, no gano suficiente dinero y si no gano dinero, no puedo pagar una academia o un profesor particular para mejorar mi inglés. El resultado es que, por lo general, os acabaréis volviendo a España con la espalda doblada de trabajar mil horas y sin haber mejorado el idioma lo suficiente, porque los sueldos básicos en Malta generalmente no llegan para cubrir todos los gastos y ya no os digo si encima queréis hacer turismo y salir de fiesta.

Soy consciente de que este consejo puede llegar a desanimar a mucha gente que quiera venirse para acá, pero es importante entender que de nada valdría callarse y dejar que personas que lo que tratan de buscar es una experiencia positiva y una vida mejor, acaben sufriendo un calvario y dejando su cuenta corriente en un estado lamentable. ¿Os imagináis el presupuesto necesario para sobrevivir los tres primeros meses en UK o en Irlanda, donde las habitaciones y el coste de vida son más del doble que aquí? También lo son los sueldos, pero como habéis podido ver, esos tres primeros meses van a tener que salir casi íntegramente de vuestro bolsillo, vayáis a donde vayáis.





Consejo nº 39.- Los salarios.

La razón principal para haberos hablado antes de vuestro presupuesto, que de los salarios y el trabajo en Malta, es que personalmente pienso que salvo que se tenga un respaldo económico suficiente que os permita centraros en primer lugar en aprender o mejorar vuestro inglés, salir de España para trabajar en el extranjero sin conocer el idioma, no es una buena opción.

Si en tu caso has echado tus números, han salido positivos y, además, o bien tienes un buen nivel de inglés o tienes un presupuesto extra para invertir en mejorarlo, es el momento de saber que la tasa de paro en Malta es mínima (por debajo del 6%), así que no cabe duda de que hablamos de uno de esos países en los que encontrar trabajo, no debería suponer ningún problema. Sin embargo, aunque la mayoría de los puestos de oficina (sobre todo los especializados, en los que se necesita un nivel de inglés alto) están realmente bien remunerados, desafortunadamente los trabajos no cualificados, en los que el inglés no es tan importante, no sólo están muy mal pagados sino que, en la mayoría de los casos, no hay ni contrato de por medio, así que apenas dan para vivir.

Usando los datos del Ministerio de Economía Maltés, la media de los salarios en este país está entre los 15.000 y los 21.000 € al año (de 1.250 a 1.750 € al mes). La media del 2016 fueron 16.300 € anuales (unos 1.360 € al mes). Esto es lo que cobra un maltés que habla maltés e inglés y que ocupa un cargo acorde a sus estudios y a su formación especializada, o a la media a la que puede aspirar un extranjero que hable inglés con la misma formación, si accede a ese mismo puesto de trabajo. Si estáis dentro de este perfil, os puedo asegurar que con estos sueldos, la calidad de vida en Malta es muy buena. Además, no debéis preocuparos por discriminaciones de edad o sexo, porque el mercado laboral maltés a ese nivel, es realmente serio e igualitario. Eso sí, hay una tendencia lógica a emplear antes a un maltés que a un extranjero, por razones obvias de residencia permanente en la isla.

La demanda de empleo es alta en varios sectores importantes como la casas de apuestas, informática, docencia y sanidad, pero os recuerdo que para esos puestos se requiere un nivel de inglés fluido.

Con un inglés pelado o justillo, vuestra gran oportunidad estará en hostelería y turismo (venta de entradas, fiestas, etc.), ya que el mercado para cuidado de niños es muy limitado. Los sueldos en hostelería son bajos (entre 3,5 y 5 € la hora) y en algunos casos (principalmente en Paceville, que es la zona de marcha) no os harán contrato, aunque esto es algo sobre lo que las autoridades están empezando a prestar más atención.

Trabajaréis a tiempo completo (full time, equivalente a 40 horas semanales) o como part-time, pero ojo con el concepto part-time porque no es un contrato de media jornada. Part-time significa que trabajaréis por horas a disposición del contratador, es decir, que un día podéis hacer 2 horas y otro 14. Lo bueno es que la posibilidad de encontrar trabajo rápidamente es mucho mayor que en otros países de Europa en estos momentos.

Debéis tener en cuenta que los trabajos de 3,5 €/hora, son para poco más que ganarse un extra. Si echáis cuentas a 3,5 €/hora, incluso con una jornada de 40 horas semanales, vuestro sueldo no llegaría a los 600 € al mes, así que tratar de no precipitaros en vuestras decisiones, porque con ese sueldo, vuestros gastos mensuales serán fácilmente mayores que vuestros ingresos. Si no queréis vivir con más aprietos que un caracol, poneros como objetivo no aceptar trabajos por debajo de los 5 €/hora y con contrato. Trabajar sin contrato no os asegura absolutamente nada y podéis veros sin cobrar un duro después de currar durante varias semanas. Salvo que a nivel personal no os importe asumir ese riesgo, jamás de los "jamases" trabajéis sin contrato.

¿Es mejor cobrar 5 €/hora en Malta que 9 € en Irlanda? Por mi experiencia personal, os diría que sin duda alguna. He vivido ambas situaciones durante largos periodos de tiempo y mi calidad de vida siempre ha sido mejor en esta pequeña isla azul, que en mi adorada isla esmeralda (ya no os digo nada de la diferencia del clima).





Consejo nº 40.- Encontrar trabajo.

Ya hemos visto que tanto vuestras posibilidades de supervivencia en la isla, como la calidad de vuestra vida laboral, van a depender casi exclusivamente de vuestro nivel de inglés y de que las primeras decisiones se ajusten a vuestro presupuesto.

A medida de que tu nivel mejore, tus expectativas laborales también lo harán, porque trabajo aquí hay todo el año. Eso sí, el nivel de exigencia a la hora de seleccionar es menor en verano que en invierno, puesto que la temporada alta obliga a cubrir muchos más puestos de trabajo de mayo a septiembre, que en la temporada baja de octubre a abril.

Hostelería y turismo (promotores) son sectores en los que fácilmente podréis encontrar trabajo siempre que vuestra búsqueda sea activa. A partir de finales de marzo comienzan los enormes procesos de selección de las grandes cadenas hoteleras, así que si vuestro nivel de inglés es más bien medio-bajo, sería muy recomendable llegar a Malta unas semanas antes y centraros en mejorar este aspecto todo lo posible. Recordar que para acceder a los demás sectores deberéis tener un nivel alto de inglés.

Por si no lo conocéis aún, una vez que estéis trabajando, os recomiendo tener a mano "Mis otros 50 consejos sobre el trabajo en Malta" para conocer vuestros derechos y obligaciones como trabajares en Malta. Entrando en la búsqueda de empleo, en primer lugar deberéis adaptar vuestro currículum vitae, alias CV. Olvidaros de preparar largos CVs, porque aquí lo único que van a mirar es si podéis ser aptos para el puesto o no. Si les metéis un tocho de 5 o 6 páginas, casi con toda seguridad, pasarán a los otros 99 CVs que tienen encima de la mesa. Pónselo fácil, personalízalo exclusivamente para esa oferta de empleo y dale prioridad a la calidad, porque a este respecto, el tamaño sí que importa. Por supuesto que el CV debe estar en inglés y en cuanto a si debe incluir foto o no, siempre que creáis que vuestra imagen os va a ayudar, sí que os recomendaría que la pongáis. Si veis que la que tenéis a mano, es una foto que no pondríais ni en Facebook, mejor que os la ahorréis. No es necesario que en vuestro CV aparezca una dirección, pero sí que es fundamental que aparezca un número de contacto maltés.

Una vez que tengáis listo vuestro CV de una hoja (máximo dos) tendréis que ponerlo en funcionamiento. No os olvidéis de incluir en vuestra lista de favoritos a Jobsplus (anteriormente conocida como ETC), que es el INEM maltés, porque si os apuntáis a su boletín semanal, recibiréis ofertas a diario en vuestro email. Eso sí, no os desesperéis si veis que a través de las ofertas de Jobsplus no os llama nadie, porque el gobierno obliga a las empresas maltesas a publicar todas las nuevas vacantes en este organismo, aunque la plaza ya esté asignada, por lo que muchas de estas ofertas ya están cubiertas de antemano a la hora de ser publicadas.

Para quienes buscáis un trabajo especializado, os va a resultar complicado saltaros los procesos de selección de las grandes empresas, así que lo mejor es que hagáis una búsqueda de aquellas que os puedan resultar más atractivas y "machaquéis" al departamento de recursos humanos con vuestro CV, semanalmente y de forma sistemática. Lo único que tendréis que hacer es ir modificando el encabezado del mensaje y el texto de referencia, así que no seáis vagos y evitar caer en la tentación de limitaros a reenviar siempre el mismo email como que fuera spam.

Dado el volumen de CVs que reciben diariamente, nadie se guarda posibles candidatos en la recámara para cuando surja una vacante, así que tenéis que aseguraros de que en el momento en que se produzca, vuestro CV va a estar, al menos, en el correo de la persona responsable de la selección. Y precisamente esta será la labor fundamental de vuestra búsqueda de empleo online en Malta: que vuestro CV llegue a las manos adecuadas. Si no es así, no os valdrá para nada, así que investigar, llamar a la empresa, pasaros por allí o hacer lo que queráis, pero tenéis que estar seguros de a quién debéis enviar vuestra propuesta.

Saber a quién tenéis que dirigiros, es también aplicable y fundamental para cualquier otro sector y para cualquier puesto que estéis buscando. La diferencia es que las personas que estéis buscando trabajos no especializados por falta de inglés, tendréis que hacer lo mismo pero yendo personalmente, preguntando por el dueño o por el manager, restaurante por restaurante y empresa por empresa. Los que vayáis justos de inglés, olvidaros de hacer búsquedas online, porque en el mejor de los casos, aunque os llamen para hacer una entrevista, en la inmensa mayoría de ellas, os descartarán enseguida y todo quedará en una simple pérdida de tiempo Si tu falta de inglés va a ser tu punto débil, la constancia y la perseverancia tienen que ser tus grandes fortalezas. Elige 20 empresas y negocios que se encuentren en un radio de 15 minutos andando de tu casa y empieza a investigar quién es el dueño, cómo se llama y a qué hora va a estar por allí. Una vez con esos 3 detalles, machaca, machaca y machaca y habla exclusivamente con el responsable. Si le dejáis vuestro CV al camarero de turno que esté en la barra, nada más que salgáis por la puerta, seguramente, lo tirará a la basura.

Cambiar vuestra excusa para presentaros por allí, ser descarados y decirle al dueño que si ya está listo para contrataros o lo que se os pase por la cabeza, pero vuestro CV tiene que estar allí el día en el que se plantee contratar a alguien. Visitar veinte sitios, dos veces por semana, está al alcance de cualquiera y estoy seguro de que vosotros podéis hacer eso y más. No caigáis en la tentación de repartir 100 CVs en un día y luego quedaros en casa esperando a que el teléfono suene, porque no lo va a hacer. Si pasasteis a dejar vuestro CV el lunes y el miércoles se dan cuenta de que necesitan personal, casi con toda seguridad, el puesto se lo llevará alguno de los que pase ese mismo miércoles a dejarlo.

Machaca, machaca y machaca. Aunque creas que puedes acabar siendo un poco pesado, te aseguro que si un empresario maltés te ve como una persona seria y constante, que tu nivel de inglés sea bajo, será algo que pasará a un segundo plano.

Consigue tu trabajo, cumple con él durante el periodo que has pactado con tu jefe y, aunque sea el peor de los curros, mentalízate exclusivamente en que puede ser el impulso que te lleve al siguiente empleo. Tener buenas referencias de un empleo anterior en Malta, hará que vuestro próximo proceso de encontrar un trabajo mejor, sea mucho más fácil.

Esta es la forma más rápida para encontrar el primer empleo, pero es sólo eso, tu primer empleo. El error más común es pelear a muerte por encontrar el primer curro y luego acomodarse en él por infinitas razones (pereza, buen rollo con los compañeros, proximidad a casa, etc.) aunque ni te dé para vivir. Insisto en que es recomendable cumplir con lo que os habéis podido comprometer para que os dieran el primer trabajo y conseguir así unas buenas referencias de vuestro jefe, pero no abandonéis en ningún momento la búsqueda de empleo hasta que encontréis algo que os pueda o bien servir a lo largo de vuestra vida en el CV o en el objetivo de ir mejorando vuestro inglés y vuestra economía.

No dejéis nunca de buscar y no dejéis nunca de machacar. En Malta, o evolucionas y mejoras, o te estancas y te arrasan. Cada día llegan desde multitud de países diferentes, decenas de personas más jóvenes que tú, con más ganas que tú y mejor formadas que tú. De hecho os recomiendo que cuando mejor os vaya, sea cuando más alerta estéis y más activos os mostréis, porque os aseguro que a la vuelta de la esquina os estarán esperando con el mazo para comprobar lo resistentes que sois.

Otro punto que podéis explotar para mejorar vuestra economía, son esas habilidades que podáis traeros con vosotros en la maleta. Si se os da bien arreglar ordenadores o liberar y reparar móviles, traeros el material que necesitéis, porque enseguida veréis que os puede resultar muy fácil ganaros un extra que os vendrá de perlas. Trabajos puntuales de fontanería, limpieza, electricidad, peluquería y estética son otra fuente de ingresos, pero en general, cualquier cosa que se os dé bien y que pueda servirle a los demás en su día a día, os hará llegar mejor a final de mes. Os aseguro que el boca a boca en Malta funciona de maravilla.

Recuerda que en esta isla o vas para arriba o vas para abajo. Lo único que es seguro cuando ponemos un pie en Malta, es que nos queda un día menos de vida en esta roca.









Consejo nº 41.- Hacer amistades.

Independientemente de la razón por la que vengáis a Malta, una de las cosas que vais a tener en común con el resto de emigrantes recién llegados, es que dejaréis atrás a vuestro círculo de confianza y que, al poner el pie en vuestro nuevo país, estaréis como la mayoría de ellos: más solos que la una. Al menos si fuésemos perros, los miembros de nuestra especie que nos cruzásemos por la calle, se irían acercando a olernos el culo con cierta curiosidad, pero lo malo de ser humano, es que si se nos acercase alguien a olernos el culo "fliparíamos en colores" y si fuésemos nosotros los que nos acercásemos a olerle el culo a los demás, es fácil que nuestra estancia en Malta empezase con muy mal pie.

Aunque seas una persona independiente y tus primeros días estés centrado en ubicarte y hacerte con tu nueva situación en el país, antes o después necesitarás pertenecer un grupo que te acepte y sobre el que te puedas apoyar cuando la situación lo requiera. El problema principal es que, descartada la opción olfativa perruna para romper el hielo, en Malta nadie se va a interesar en ti salvo que seas tú quien haga el esfuerzo de acercarse y llamar la atención de los demás.

A menos que no hayáis venido a estudiar, que entonces ya habréis empezado las clases y habréis podido intentar algún acercamiento (con más o menos éxito) con algunos compañeros de la academia, tras unos días en la isla, vuestras dos únicas opciones factibles para intentar conocer gente, serán dos: a) Juntaros con españoles -> algo que inicialmente suele descartar la mayoría de la gente porque "hemos venido a mejorar el inglés".

b) Intentarlo con vuestros compis de piso -> inicialmente en la mente del recién llegado, suele haber una idea preconcebida de que al venir de fuera y vivir en su casa, los compañeros de piso nos deben una cierta atención especial como anfitriones. Sin embargo, ellos simplemente nos han alquilado una habitación a cambio de dinero, ya tienen su grupo de amigos hecho y si nuestro nivel de inglés es más bien "regulero", las conversaciones que puedan tener con nosotros son más que limitadas. No obstante, si insistís lo suficiente, es posible que se ofrezcan a que salgáis con ellos vuestra primera noche de fiesta. El resultado más probable, es que a uno le perdáis nada más llegar a la cuesta de Paceville y que, como no podéis perder de vista a la otra, os lieis a invitarla a chupitos hasta que se desmonte como Mr. Potato.

De esta primera experiencia, que apenas os dejará nada más que un montón de pasta derrochada y una resaca considerable, al menos debe nacer un concepto clave para vuestra supervivencia en Malta: si tratáis de crear vuestro grupo de apoyo a base de fiestas nocturnas, os acabaréis gastando un dinero que no os sobra y perdiendo un tiempo precioso que necesitas invertir urgentemente en cosas que no son recuperaros de resacas innecesarias.

Necesitáis crear interés rápidamente en personas que realmente puedan ser afines a vuestra forma de ser, a vuestros objetivos y, sobre todo, a vuestro presupuesto. Tras el fracaso de esta primera "operación salida", debes darte cuenta de que en terreno desconocido, no te queda otra que dar un 200% de ti y que debes mejorar al máximo tu trato con los demás. Mostraros más agradables que nunca y más atentos que en toda vuestra vida, porque salvo que seáis un Míster o una Miss Universo, como recién llegados, seréis totalmente invisibles para los demás.

Es el momento de dar vuestros primeros pasitos para acercaros y que os acepten. Si sois deportistas, tratar de jugar un partido de futbol, acercaros a una clase de Zumba o apuntaros a un gimnasio. Si os gusta bailar, acudir a clases de baile. Si queréis practicar inglés, uniros a alguna quedada de conversación. Si queréis hacer turismo, apuntaros a alguna excursión. Hacer lo que tengáis que hacer, pero debéis de tener claro que el primer paso que es ir, el segundo que es presentaros a los demás y el tercero que es demostrarles que existís, debéis darlos vosotros.

Seguramente la primera vez os dará vergüenza, la segunda lo paséis mal y la tercera os querréis morir, pero insistir un poco más y podréis comprobar eso de que en Malta todo el mundo está solo y descubriréis a muchas personas que os necesitarán tanto como vosotros a ellas.

Poco a poco iréis puliendo vuestra técnica social. Por ejemplo, la primera pregunta que te hará todo el mundo es "¿de dónde eres?" y salvo que seas de Madrid o de Barcelona, con toda tu buena fe, las primeras veces te pegarás un buen rato explicándoles (con los dibujitos de tu Pictionary imaginario) dónde está exactamente tu ciudad o tu pueblo. Por mucho que te empeñes, al final, la persona que te ha preguntado seguirá sin saber dónde está Albacete y te acabarás dando cuenta de que lo importante de la conversación, es lo que viene después. Como cada vez que dices que eres "Spanish" todo el mundo te preguntará "from Madrid or from Barchelona?", acabarás aprendiendo que lo más práctico, es que elijas una de las dos y así poder continuar rápidamente con la conversación. Todos los veteranos en Malta somos "Yes, yes, from Madrid" o "Yes, yes from Barchelona" aunque realmente seamos de Torremolinos o de León (como es mi caso).

Sí, aún te queda fuerza de voluntad y sigues en tus 13 de "no con españoles" (salvo que necesites preguntar algo en algún grupo de Facebook, que como no te ven por lo visto no cuenta), a los pocos días de demostrar tu iniciativa acudiendo y participando de las actividades que te han llamado la atención, conseguirás que alguien te invite a juntarte con otra gente en su casa, o a un cumpleaños o a la despedida de alguien y ser parte de tu primera quedada oficial en Malta ¿¿¿para cenar a las 19:00 de la tarde??? Efectivamente, las japonesas con las que llevas tres eventos coincidiendo son muy majas y te invitan a cenar a su casa, pero resulta que cenan a la hora de la merienda. De todas formas, a ti cualquier hora te va bien porque mayormente no tienes otra cosa que hacer.

Como va la cosa justa de presupuesto pero sabes que es de buena educación llevar algo como invitado, te llevarás tus tres mejores cartones de sangría "Siesta" del Lidl y te sentarás a esa pedazo de mesa, con dos japonesas, dos italianos, una francesa, un libio y una pakistaní, que aquello parece una reunión de las de hacer colecta para el Domund con todos sus colores. Después de cenar, la pakistaní no sale de marcha, las japonesas se pasan la noche tan pegadas la una a la otra que parecen siamesas y los italianos no ven nada más que la forma de meterle ficha a la francesa, así que ahí te quedarás tú con tu libio, que al menos se empeñará en asumir tu antiguo papel de "paga copas" para que no le dejes solo en toda la noche.

Vale que vuestras primeras experiencias sociales no serán el "locurón", pero poco a poco iréis dando pasitos en el sentido adecuado, seguiréis conociendo gente nueva y vuestro grupo de apoyo empezará a formarse de manera natural. Eso sí, mantener la iniciativa y seguir rompiendo el hielo para conocer más gente, porque la mayoría de las personas están de paso. El error más común es unirte al primer grupo de gente maja que te encuentres, hacer fuerte lazos de amistad y encerrarte en ese grupo. MEEEEEEEC…¡¡¡ERROR!!! Mola sentirse aceptados, pero insisto en que tenéis que tener claro que la mayoría de la gente está de paso y a las pocas semanas os podéis encontrar de nuevo solos, con el corazón "partío" y llorando por las esquinas porque se os ha ido "lo mejor de la isla". Así que sí, hacer vuestro grupillo de confianza pero no os encerréis en él, al fin y al cabo, todos venimos solos y conocer gente nueva cada día es parte de la aventura (seguramente en esto tampoco me vais a hacer ni p… caso, pero antes o después os acordaréis de que ya os lo advertí).





Consejo nº 42.- Los españoles en Malta.

La principal motivación de los españoles para venirse a vivir a Malta suele ser mejorar el inglés, así que inicialmente entre los mejores propósitos de los recién llegados no está lo de juntarse con otros españoles. El plan ansiado es sumergirse en un entorno idílico y exclusivo de amables angloparlantes las 24 horas del día, para alcanzar un nivel de inglés elevado en el menor tiempo posible.

La mayoría busca pisos compartidos con extranjeros, actividades para practicar inglés con nativos, alejarse de los españoles hasta en la academia e incluso hay quien pone cara rara cuando oyen a otra persona hablar en español. A los pocos días, finalmente llega el momento de decirle por Skype a la familia (no sin antes de volver a tranquilizar a la abuela por tercera vez con lo de que no os habéis ido a África) la frase mítica de un español en esta isla: "Malta está lleno de españoles".

No os preocupéis que no es nada grave. Esto es sólo una primera fase de la estancia en el extranjero, que está marcada por los virus que os comentaba en el consejo sobre la mentalidad adecuada. Se llega con mucha fuerza a la isla y generalmente infectado por ideas preconcebidas, pero unas semanas más tarde superaréis estos virus y, como la inmensa mayoría de la gente que acaba disfrutando de esta experiencia, os daréis cuenta de que menos mal que viven más españoles en Malta y que cuando se está solo en otro país, no hay nada mejor que un Spanish para quedar a ver un partido, contarle tus penas o iros de fiesta sin el "jodío" Pictionary. Cuando ya llevéis un tiempo viviendo fuera, os daréis cuenta de que tener contacto con otros españoles, es física y hasta mentalmente necesario.

Lógicamente todo tiene un límite y salir de España para estar todo el día rodeados de españoles, no tiene demasiado sentido, pero las 24 horas del día y los 7 días de la semana dan más que de sobra para aprender y practicar todo el inglés del mundo, y que aun así, podáis echaros una cañas o pasar un sábado con un grupo de españoles que os ayuden a desconectar o al menos a sentiros que, por un rato, no estáis tan lejos de vuestra gente.

Creo que nadie en su sano juicio se plantearía, por poner un ejemplo, que para aprobar la carrera de Derecho, tuvieras que compartir piso con abogados, estudiar leyes todo el día, escuchar audios sobre la Constitución constantemente y sumergirte en un entorno en el tengas que estar las 24 horas al día y los 7 días de la semana hablando y oyendo hablar del Código Penal. Por supuesto que es innegable que si 100 personas siguiesen ese sistema, habría una parte que acabarían sabiendo más de leyes que Perry Manson, pero es igual de innegable que la inmensa mayoría abandonaría la idea de estudiar Derecho antes del tercer mes.

Como dicen los funambulistas: "en el equilibrio está la supervivencia". Ese equilibrio entre vuestra necesidad de aprendizaje y vuestra salud mental para aguantar lejos de vuestra casa, es lo que determinará lo feliz o infeliz que sea vuestra vida en Malta.

Socializar con españoles es positivo en muchos aspectos, sobre todo con aquellos que llevan un cierto tiempo en la isla, porque ya han pasado por donde os encontraréis los primeros días y ya se dejaron la piel para buscar su piso y su curro en su momento. En una tarde de conversación podéis sacar muchas cosas positivas que os servirán de gran ayuda a buen seguro. Son ellos los que os pondrán más rápidamente en contacto con gente que alquila habitaciones, o con empresas que estén buscando nuevos trabajadores o sobre dónde podéis encontrar esto o lo otro más barato.

Me habéis visto hablar de lo increíble que en mi opinión son los malteses cuando se vencen las primeras barreras y os aseguro que sólo hay otra comunidad en Malta a la que personalmente admiro más que a ellos. Esta comunidad no es otra que la de los españoles que viven en Malta y en especial la de los veteranos que llevan varios años viviendo en este país. Igual que os decía con los malteses, españoles insoportables también hay, pero la inmensa mayoría de los veteranos que os vais a encontrar por esta isla son verdaderamente nobles, excepcionalmente currantes y muy muy pero que muy grandes. Lo único que tenéis que cuidar para recibir mucho más de lo que os podríais llegar a imaginar de alguno de ellos, es que el acercamiento hacia estas personas sea el adecuado.

Si tenéis la suerte de cruzaros con alguno, lo primero que debéis entender es que cuando los veteranos españoles se van de fiesta o a un evento, van a relajarse o a ligar o a pasárselo bien como cualquier otra persona. No es el momento de ponerse a hablar de pisos, de trabajo o de consejos, es su momento de ocio. Tratar de ofrecerles algo interesante por lo que quedar con ellos otro día en otro ambiente diferente. Hay que saber cuáles son los motivos y los momentos por los que un veterano puede llegar a echaros una mano y os aseguro que en la mayoría de los casos no es porque pidáis ayuda en un grupo de Facebook a ver qué pasa.

Menos del 2% de los españoles que llegan a Malta cada año, consiguen integrarse y permanecer más de 3 años en la isla y lo peor de todo es que la mayoría de la gente que abandona el país con el rabo entre las piernas y echando pestes por la boca, lo hace porque no venía con la suficiente información y tampoco hizo el esfuerzo de conseguirla una vez aquí.

Integrarse en Malta supone adaptarse a sus costumbres, conocer sus virtudes, aceptar sus defectos, crear lazos con su gente y lo más importante de todo: que en algún momento los malteses lleguen a aceptarte a ti. ¿Sabéis quiénes son vuestros mejores referentes para conseguir integraros en Malta? Efectivamente, los españoles veteranos que viven aquí.

Después de todo este tiempo, os aseguro que cada vez que tengo la oportunidad de sentarme con estos españoles que llevan incluso más de 15 años viviendo en la isla, mis conocimientos sobre Malta siguen aumentando con cada palabra que sale de su boca. Gente que ha pasado por todas las opciones laborales en la isla desde miserables hasta increíbles, que han tenido hijos y los están criado aquí, que han superado bajones y enfermedades de todo tipo y que no han podido compartir muchas cosas buenas y malas con los suyos en España, por decidir ser parte del día a día de una pequeña isla en mitad del Mediterráneo. Nunca tendrán el reconocimiento oficial suficiente por haber sido la punta de lanza de todo un ejército de españoles que hemos acabado siguiendo sus pasos, pero os aseguro que se merecen todo nuestro respeto y toda nuestra admiración.

Incluso personalmente, que siempre me consideraré un proyecto de veterano en este país, creo que nunca llegaré a contabilizar las horas que he invertido en escribir este libro, del que luego igual se venden 10 copias como que se pueden vender 1.000. De una forma u otra no me voy hacer rico por haber invertido todo este tiempo en crear una colección de consejos para vosotros, pero aunque en muchas cosas pueda seguir estando equivocado, la satisfacción que estoy obteniendo con tan sólo la idea de poder ayudar a alguien a no caer en alguno de los errores que yo cometí cuando estaba en vuestra misma situación, me hace sentir todo este esfuerzo como una recompensa que ya he cobrado. Simplemente espero que podáis ver, que por debajo de todas estas líneas, os habla con todo el cariño y la mejor voluntad, otro español que también vive en Malta como vosotros.





Consejo nº 43.- Venir a Malta en temporada alta o en temporada baja.

No siempre está en nuestra mano elegir en qué temporada poder venir a Malta, pero por si acaso sois de los afortunados que sí que tienen esa opción, voy a tratar de explicaros qué ventajas e inconvenientes tiene venirse en temporada alta o en temporada baja.

Hilando fino, mayo y octubre podrían ser considerados como meses de transición entre una temporada y otra, pero para simplificar y aclarar conceptos, vamos a decir que la temporada alta va de mayo a septiembre y la temporada baja de octubre a abril aproximadamente.

Empezando por los que venís a estudiar, no cabe duda de que siempre que podáis, lo ideal es venirse en temporada baja. La principal razón no es porque el inglés sea de mayor calidad en enero que en julio, si no que la diferencia está en que en los meses de invierno los precios de todas las academias son más bajos y lo mismo pasa con el alojamiento. Además, al haber menos gente en la isla, las academias están menos masificadas y compartiréis a vuestro profesor con mucha menos gente. La ley maltesa pone un límite máximo de 12 estudiantes por clase y en invierno seguramente no llegaréis a ser más de la mitad de esa cantidad por aula.

Para los que venís con el objetivo principal de trabajar y vuestro nivel de inglés es aceptable tirando a alto, como en el caso de los estudiantes, también os recomendaría venir en temporada baja, puesto que la oferta de empleo para vuestro perfil no sufre tantos altibajos a lo largo del año, como los que pueden sufrir los sectores turístico y hostelero. Aunque en los dos últimos inviernos no se ha notado tanto, los precios de los alquileres tienden a bajar en invierno y la oferta es bastante más amplia, así que a igualdad de oportunidades, a vosotros en temporada baja os costará un poco menos acomodaros en el país.

Para los tengáis que buscar trabajo con un nivel de inglés más bien bajo, debéis saber que los principales procesos de contratación de los grandes hoteles se realizan desde mediados de marzo hasta finales de abril aproximadamente, así que lo ideal sería estar en Malta a principios de marzo para ir mejorando vuestro nivel de inglés y soltaros un poco antes de que empiecen las rondas de entrevistas. De esta forma, aún no os saldrá demasiado caro el alquiler y podréis matar dos pájaros de un tiro.

Para los que venís a pasar simplemente unos días de fiesta loca, no cabe duda que venir de finales de junio a mediados de septiembre es lo ideal. La isla está a tope, todas las discotecas están abiertas y las fiestas importantes están a pleno rendimiento. Vale que los precios son más altos, hay mosquitos a tutiplén y un calor que no veas, pero Malta en verano es sinónimo de tener el cuerpo golfo a cualquier hora del día.

Finalmente, para los que venís principalmente para hacer turismo, empieza a hacer buen tiempo de forma estable desde finales de abril hasta mediados de noviembre, pero personalmente la época de mediados de septiembre hasta finales de octubre es la que siempre recomiendo. La isla ya no está tan masificada como de junio hasta finales de agosto, el calor y la humedad ya no son tan agobiantes, hay menos mosquitos y el agua del mar se mantiene a una temperatura perfecta después de haber estado templándose durante todo el verano. Abril y mayo son también buenos meses porque los días son un poco más largos, pero lo malo es que el agua aún está fría.

Eso sí, aunque el sol suele brillar tanto en temporada alta como en temporada baja, no penséis que en Malta todo el año es verano y que todo lo que hay que meter en la maleta es ropa cortita y "alguna manga larga". De mayo a finales de octubre ese sería el kit perfecto, pero ¡ay! los pobres que llegan sin haber preguntado de cara al invierno, que les ves saliendo de la terminal por la noche en chanclas y con manga corta... Creo que lo mejor para evitar este tipo de problemas, es dedicar los dos próximos consejos a explicaros cómo son el invierno y el verano en Malta.





Consejo nº 44.- El invierno en Malta.

Aunque las temperaturas en invierno no son alarmantemente bajas (nunca veréis un termómetro con grados negativos por estas tierras) a partir de finales de octubre los días empiezan a acortarse y empieza a refrescar por las noches.

Si tuviese que deciros qué es lo peor del invierno, sin lugar a dudas os diría que lo peor de todo es que no hay calefacción con radiadores en las casas. Realmente apenas hay un par de meses duros pero hay factores, como pueden ser el aire y la humedad, que hacen que el frío se te meta hasta los huesos.

Humedad, aire y "fresquete" hay en muchos sitios de España también, pero cuando llegas a casa, te arrimas al radiador y se te pasan todas las penas. En Malta no. En Malta llegas a casa y se te caen las lágrimas además del moquillo. Es como pasar por el pasillo de los congelados del Carrefour pero con tu salón, tu baño y tu dormitorio dentro. Al llegar a la isla en invierno, buscas hasta detrás de los armarios a ver si ahí es donde han puestos los radiadores, pero nada. Con la excusa de que el invierno en Malta es corto, en este "pueblo" sólo tienen sistema de calefacción general con sus radiadores por toda la casa, los 4 afortunados de turno y las opciones que nos quedan al resto de los humanos son:
- Bombas de calor (los aires acondicionados de frío y calor).
- Calefactores eléctricos (ya sean de aire, de resistencias o de aceite).
- Mantas eléctricas.
- Catalíticas de gas butano.
- Y las botellas o bolsas de agua caliente de toda la vida.

Están en ese orden en relación al precio que os costará usar cada una de ellas, porque intentar mantener la casa caliente con una bomba de calor o calefactores eléctricos, os va a salir más caro que invitar a Paquirrín a cenar langosta después de una huelga de hambre, así que si no queréis pagar más de luz que de la renta del piso durante los meses duros de frío, olvidaros de intentar mantener la casa a una temperatura habitable y centrar vuestros esfuerzos en calentaros únicamente a vosotros y al metro cuadrado que os rodee como mucho.

¿Cómo se consigue eso? Pues en primer lugar, tirando de toda la ropa térmica que podáis traeros para todas las partes del cuerpo que se os puedan ocurrir, y después, tratar de haceros con una manta eléctrica para la cama y una catalítica de gas para los ratos que paséis en el salón (tener cuidado con usarla en las habitaciones o en sitios pequeños porque no dejan de quemar gas y como en cualquier combustión, consumen oxígeno también).

Dicen que lo de tener pareja en Malta en verano es una maldición, pero os aseguro que lo de tenerla en invierno es una bendición convertida en fuente de calor, que adoraréis cada segundo de cada noche.

Lógicamente lo de no tener calefacción no sólo afecta a la temperatura corporal, sino que además ralentiza al máximo lo de secar la colada. ¿Por qué? Pues porque como lluvia no falta en invierno, tendréis que secar la ropa en vuestra sección de congelados particular, que es el interior de la casa, así que si sois de los que esperar a tener todos los gayumbos sucios para poner la lavadora, contar con que os vais a pegar unos cuantos días en plan comando, porque en Malta es más difícil secar la ropa en invierno que enseñarle a bailar una jota a un maltés.

Afortunadamente, lo peor suele pasar entre enero y mediados de marzo. El resto del invierno, se suele vivir sin problemas entre sol, algunas tormentas y días con más o menos aire. Además, una de las mejores cosas del invierno en Malta es que no os va a tocar sufrir lo de las radiales a las 7 de la mañana, ni la fiebre de los cohetes, ni lo de morir desangrados por los mosquitos, que son más bien cosas del "veranete".









Consejo nº 45.- El verano en Malta.

Malta en verano es un país en ebullición. Después de la tranquilidad que se respira en inverno, la temperatura se dispara, la humedad se multiplica, las hormonas enloquecen y la isla se llena de vida en todos los aspectos, incluidos mosquitos, albañiles madrugadores y lanzadores de cohetes descontrolados, que también disfrutan de estos meses a su manera.

Llegan turistas a tutiplén, estudiantes por doquier y tantos fiesteros de todas las edades y nacionalidades saliendo a centenares del aeropuerto cada día, que yo creo que no se hunde la isla porque sus cimientos son de pura roca.

Las aguas templadas y cristalinas que rodean el país ya están listas para disfrutar del Mediterráneo, todos los hoteles se ponen a punto, las grandes discotecas abren sus puertas, los atascos empiezan a formar parte del día a día, los autobuses no dan abasto y las contrataciones se multiplican cada semana que pasa.

Ni qué decir tiene que disfruto de esta temporada del año más que un cochinillo en un lodazal, pero debéis tener en cuenta que la exigencia laboral es tan alta y el ritmo de vida es tan frenético, que como no estéis a pleno rendimiento físico y mental, es una temporada que os puede arrasar y dejar muy magullados.

Os va a apetecer hacer de todo: salir de fiesta, ir a la playa, montar en motos de agua, bucear, ver mil atardeceres, conocer gente nueva, bañaros con delfines, pasear a caballo, recorrer la costa y apurar hasta el último segundo del verano, pero hacer todo eso teniendo que estudiar o que trabajar un montón de horas al día, es muy complicado.

Como sé que si os digo algo sobre cuidar vuestra alimentación, os va a sonar a charla de madre y no me vais a hacer ni p… caso, creo que el mejor consejo que os puedo dar es que al menos descanséis todas las horas que podáis. Si no conseguís obligaros a descansar y a dormir lo suficiente, a las tres semanas de llegar a Malta vuestra resistencia en todos los aspectos ya estará al límite. Quizá en España podríais forzar un poco más, pero estando en Malta y debiendo procesar la mayoría de vuestra información en inglés, si estáis agotados física o mentalmente no vais ni a poder mejorar vuestro nivel de inglés, ni a rendir en vuestros trabajos.

Sé que soy muy pesado con el tema de vuestros objetivos y de vuestro presupuesto, pero es en verano cuando debéis tener ambas cosas más claras que nunca, porque es cuando más tentaciones vais a recibir, más ganas de disfrutar vais a tener y donde más gente se aleja del motivo por el que realmente había venido a Malta.

Ya sé que hemos hablado de que os tenéis que mantener activos para formar vuestro grupo de apoyo, que tenéis que apuntaros a todas esas cosas que os puedan gustar para conocer gente con aficiones compartidas y que Malta en verano es un país de oportunidades, pero también es la temporada en la que más debéis seleccionar vuestras amistades y vigilar cada Euro que salga de vuestros bolsillos.

Si os juntáis con un grupo que sea compatible con vosotros a nivel personal, pero incompatible a nivel económico o laboral, u os acabaréis puliendo vuestro presupuesto de tres meses en tres semanas, o acabaréis rayados cada noche al llegar a casa, después de ver las mil fotos en vuestro Facebook de lo que han estado haciendo vuestros nuevos amigos durante el día mientras estabais currando. Tratar de ser lo más sabios posible a la hora de elegir a vuestro círculo de apoyo en verano, porque si no, lo que acabaréis formando será un círculo de frustración y de quejas.

Como vais a poder ver en los próximos consejos, hay multitud de cosas preciosas que vais a poder hacer y disfrutar en Malta durante el verano, pero sólo dependerá de vosotros que las uséis para conseguir vuestro objetivo o para alejaros de él.





Consejo nº 46.- Los lugares más visitados.

Es hora ya de empezar a conocer la isla y aunque personalmente muchos de nuestros rincones favoritos no están entre los que os voy a comentar, los lugares más visitados por los turistas en Malta son los siguientes:

1.- La Blue Lagoon -> La Laguna Azul es la estrella sin lugar a dudas de los puntos turísticos en Malta. Más de 4.000 visitantes diarios recibe en verano este singular lugar situado en la isla de Comino. Es el punto por excelencia para contemplar lo transparente de las aguas del Mediterráneo maltés, ya que el característico fondo de arena blanca de la laguna, llega a hacer imperceptible el mar y en los días de más calma, simplemente parece que los barcos queden suspendidos en el aire. Un lujazo de lugar para los ojos, aunque no tanto para el confort "turistero", ya que su masificación en temporada alta hace que sea más que difícil encontrar un sitio donde poder sentarte y dejar tus cosas. El 99% de la arena está debajo del agua, así que os tocará alquilar una silla (momento en el que podréis demostrar vuestras dotes para el regateo) o dejaros el culo en algún risco.

2.- Dwejra Bay -> esta preciosa bahía está en Gozo pero al fondo, fondo, fondo que casi te sales de la isla y además de unas preciosas vistas, es el lugar ideal para disfrutar de uno de los mejores atardeceres de Malta. Famosa a mayores por ser el lugar en el que se erguía la imponente Azure Window, un arco natural de 23 metros de altura, que lamentablemente fue derribado por las inclemencias del tiempo tras tres días de intenso oleaje y vientos huracanados el pasado 8 de Marzo de 2017. Aun así, es un lugar para visitar sí o sí, en el que además podréis presumir de haber estado en uno de los decorados naturales de películas como Furia de Titanes, la Odisea, el Conde de Montecristo o de haber pisado el territorio donde se grabó la boda dothrakis más famosa de Juego de Tronos.

3.- Mdina -> la antigua capital del país con sus calles empedradas y sus casas de piedra caliza, es la ciudad que más visitas recibe por metro cuadrado de Europa. Recorrer esta ciudad amurallada por la tarde-noche cuando ya ha desaparecido el bullicio de la mayor parte de los turistas, te traslada a una experiencia medieval única. Siempre recomendamos hacer una parada en el Fontanella para disfrutar de sus vistas y sobre todo de sus tartas caseras a muy buen precio. Además siguiendo el hilo cinéfilo, que sepáis que Mdina ha jugado un importante papel en películas como Ágora, Troya y, de nuevo, en la serie Juego de Tronos con su entrada a "Desembarco del Rey" o el prostíbulo de Meñique.

4.- La co-catedral de St. John -> este es el único sitio que aun siendo de pago, recibe miles de visitas todos los años y con razón. Se encuentra en el corazón de La Valletta y aunque a mi humilde parecer lo de la "Capilla Sixtina" de Malta se les queda un poco largo, es sin duda uno de los mejores ejemplos del Alto Barroco en Europa y hay infinidad de detalles que os llamarán la atención. Cada centímetro desde el suelo hasta el techo, está decorado. La entrada ronda los 6 € por persona, con la audio-guía y el acceso a una sala especial dedicada a Caravaggio incluidas. Ya sólo poder ver su "Decapitación de San Juan Bautista" vale la pena, así que no os lo perdáis que un poco de cultura al año no hace daño.

5.- La Blue Grotto -> está al sur de la isla (en Zurrieq) y originalmente esto era una pedazo de cueva que ni la de Batman. El desprendimiento de una de sus paredes dejó en pie sólo un arco de entrada y por eso da la sensación de ser algo parecido a la Azure Window, pero no, por eso una es una window (arco) y esta es una grotta (cueva). Lo bueno es que el desprendimiento no afectó al acceso a la cueva, así que se puede visitar hasta por dentro en las barcas que salen del pueblo por unos 8 €. A mayores en el mismo pueblo del que salen las barcas, seguramente coincidiréis con un halconero que por la voluntad os dejará fotografiaros con sus halcones y con Nina que es una lechuza espectacular.

6.- Los jardines de Barrakka -> estos jardines están divididos en dos: los Lower Barrakka Gardens, que están situados al pie del baluarte de la muralla, y los Upper Barrakka Gardens, que tras la cocatedral, son el segundo lugar más visitado de La Valletta. Vale la pena visitar los dos, pero desde los segundos podréis disfrutar de una vista panorámica impresionante, tanto del Gran Puerto como de las Tres Ciudades. Ya de paso, si podéis acercaros a las 12:00 o a las 16:00, veréis como disparan los cañones desde la Saluting Battery, que también podréis visitar por dentro por unos 2 € por persona.

7.- El mercado de Marsaxlokk -> salvo por el paseo marítimo y sus coloridas barcas, este pueblo pasaría sin pena ni gloria, pero como ya comentamos en su momento, los pescadores de este pueblo no descansan y el domingo la lonja de Valletta está cerrada, así que aprovechan el séptimo día de la semana para vender sus capturas directamente al público y claro, se monta el "locurón".

Aprovechando el calor de las brasas, se han ido arrimando mercaderes de todo tipo y ahora los domingos puedes salir de allí con dos kilos de langostinos, 4 bragas por 3 € y un imán para la nevera.

Total que te pasas una mañana dominical de lo más entretenida. Si queréis comprar pescado, os va a tocar madrugar porque a partir de las 12:00 las moscas se hacen con el mercado y los puestos van cerrando.

8.- Los templos de Ggantija -> las restricciones de entrada del Hipogeo de Hal Saflieni hacen de estos los templos más visitados de Malta. Son conocidos como los templos megalíticos "free standing" más antiguos del mundo. Son más antiguos incluso que las pirámides de Egipto y Stonehenge. Es uno de los tres lugares malteses inscritos en la lista de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad junto con el Hipogeo y la capital del país. La entrada cuesta unos 9 € por persona y con el mismo ticket podrás visitar el molino de Ta’Kola.

9.- La factoría de Playmobil -> está situada en el polígono industrial de Hal-Far y es la segunda factoría más grande de la firma con más de 800 trabajadores. Bien podéis visitar la fábrica previa reserva y pago de 8,50 € (de lunes a viernes a las 10:30 o a las 14:30) o el FunPark que es un miniparque para niños y no tan niños, con figuras de tamaño natural y zona de juegos (abierto de lunes a domingo de 10:00 a 18:00). Si os pasáis en invierno entre semana a partir de las 13:00 la entrada al Funpark es gratuita. Finalmente deciros que hay una figura que sólo puede comprarse en la isla: el caballero de Malta, así que por poco menos de 5 € os la podéis llevar como regalo y quedaréis como marqueses.

10.- Paceville -> sí, Paceville. Por los pelos, pero la zona de marcha más famosa de la isla está dentro del ranking de los 10 lugares más visitados de Malta. Voy a intentar ser lo más objetivo posible diciendo que Paceville son tres calles de la parte alta de St. Julians y que mayormente equivaldrían al purgatorio, el inferno y el inframundo (no… no hay cielo en Paceville). A buen seguro antes o después seréis abducidos por sus coloridas luces, sus cantos de sirena y sus cupones de descuento a diestro y siniestro. En el 99,9% de los casos la acción se concentra en el "infierno": una pedazo de calle con escalones incluidos, cuesta abajo cuando vas y muuuy cuesta arriba cuando vuelves, con más de 30 garitos con copas a unos 3 € de media y un indio más famoso que Julio Iglesias (¡y lo sabes!). Por poder se puede hasta fumar dentro de los locales (bajo tu propia responsabilidad ante la policía) pero casi con total seguridad, lo que os fumaréis más rápidamente será la mitad de vuestro presupuesto en noches de juerga y mañanas de resaca.





Consejo nº 47.- Las mejores rutas Que Hacer en Malta (QHM).

Para los que venís a la isla con la intención de conocer el país y todos sus encantos, os he preparado el siguiente listado que incluye las 10 mejores rutas QHM, para que podáis descubrir los principales secretos que esconde esta isla:

1.- Birgu - Valletta -> Son las dos últimas capitales históricas del país y visitar sus calles, puertos y jardines os llevará fácilmente una jornada completa. Si vais en bus, os recomendamos ir primero a Birgu (también conocida como Vittoriosa) y al completar la visita, coger en el puerto una de las tradicionales góndolas maltesas que, por un precio bastante asequible (no dudéis en regatear), os cruzarán por mar hasta Valletta atravesando el Gran Puerto. ¡Impresionante!

2.- Chinese Gardens - Blue Grotto - Playmobil -> los jardines chinos están en St. Lucija y son realmente curiosos. Un viaje a China desde Malta con entrada gratuita, que bien vale una visita. La Blue Grotto está en Zurrieq y si el mar está calmado, podréis incluso visitarla por dentro en barca. La segunda factoría más grande de Playmobil a nivel mundial, está en el polígono de Hal-Far.

3.- Marsaxlokk - St. Peter’s Pool - Kalanka Bay -> aunque hay mercado en Marsaxlokk todos los días, los domingos es el día grande, así que os recomendamos ese día para poder ver el tradicional mercado de pescado encuadrado en una preciosa bahía, en la que se resguardan numerosos luzzus (las barcas tradicionales maltesas) llenos de colorido. Completada la visita y siguiendo la carretera con las chimeneas de la central eléctrica como referencia, llegaréis a St. Peter’s Pool y al final de la carretera, os encontraréis en Kalanka Bay. En ambas podréis saltar al mar desde cierta altura, aunque no son fáciles de encontrar, así que contar con un GPS o internet en el móvil para conectaros, os será de gran ayuda.

4.- Dome de Mosta - Mdina Glass - Crafts Village - Mdina -> la cuarta cúpula sin columnas más grande del mundo (la 3ª de Europa) está en Mosta y la entrada es gratuita durante el horario de visitas (de 9:30 a 12:00 y de 15:00 a 17:00 aprox.). En la Factoría de Mdina Glass podréis ver en directo cómo trabajan los artesanos malteses el cristal y en el Crafts Village, podréis visitar diferentes gremios de artesanos, cuyas tiendas le dan vida a antiguos hangares de la II Guerra Mundial. Ambos son gratuitos y están en Ta’Qali. Finalmente la visita a la primera capital de Malta con su historia, sus leyendas y sus tartas del Fontanella, serán el colofón a un día muy entretenido sin lugar a dudas.

5.- Għajn Tuffieħa - Golden Bay - Popeye Village -> las dos primeras son dos de las playas de arena más famosas de Malta y por supuesto dos de los paisajes con más encanto de la isla. Tras pasar un agradable día playero, os recomendamos dejaros caer por Anchor Bay para ver el atardecer y hacer una panorámica del Popeye Village, lugar en donde se grabó esa mítica película que no ha visto nadie.

6.- St Anton Gardens - Għar Lapsi - Dingli Cliffs -> Los jardines de San Antón están en Attard y son el marco de entrada a la residencia del Presidente de la República Maltesa. Un lugar encantador con muchos rincones para recorrer y hasta un laberinto natural por el que perderse. De camino a los acantilados de Dingli, vale la pena pegarse un baño en la piscina natural de Għar Lapsi y acabar la jornada viendo atardecer desde el punto más alto de la isla.

Las tres siguientes escapadas están Gozo y la última en Comino:
7.- Marsalforn - Wied Il-Gharsi - Wied Il-Mielah -> las salinas de Marsalforn, además de haber servido como plató de unas cuantas películas, forman un paisaje precioso. Recorrerlas a pie hasta llegar a Wied Il-Gharsi, bajar las escaleras hasta el mar para echarse un bocata y un baño para acabar viendo el arco natural de Wied Il-Mielah, es una mezcla de deporte, tranquilidad y desconexión a un nivel que sólo se puede alcanzar en Gozo

8.- Xlendi - Victoria - Ciudadela - Inland Sea – Dwejra Bay -> al sur de la isla de Gozo, hay una bonita bahía en un pequeño pueblo llamado Xlendi con su leyenda de sirenas incluida. La capital de Gozo no tiene mucho más que ver que la Ciudadela medieval, pero un paseo por las calles y tiendas del centro, son casi obligatorios en esta visita. El plato fuerte viene al alcanzar la bahía de Dwejra, territorio dothrakis de Juego de Tronos e inland Sea, una playa de piedras que surge de la propia montaña y en la que si el tiempo os acompaña podréis coger unas pequeñas barcas pesqueras a muy precio con las que atravesar literalmente la montaña y contemplar los preciosos acantilados de Dwejra desde el mar.

9.- Ramla Bay - Mahrag cave - Mgar Ix-Xini -> esta es una de esas "gozadas" que nos brinda la isla de Gozo cuando entramos en temporada de baño. Relajarse y tomar el sol por la mañana en la fina arena color albero de Ramla Bay, subir a echarse un bocata a la cueva de Mahrag (supuestamente la verdadera cueva de Calipso, pero a la que no se puede acceder con bus por el caminejo de mala muerte que lleva hasta allí) y pasar el resto de la tarde en Mgar Ix-Xini, imaginándose el tinglado que montaron Angelina Jolie y Brad Pitt para rodar "By the sea", hacen que valga la pena escaparse a Gozo y disfrutar de un día para recordar.

10.- Blue Lagoon - Sta. Maria Bay -> no podíamos terminar sin acercarnos a la tercera isla en tamaño de Malta en nuestro recorrido, así que poneros calzado cómodo, porque después de disfrutar de las cristalinas aguas de la Laguna Azul, tocará ponerse a caminar, para dejar atrás la masificación y cruzar la isla hasta alcanzar la bahía de Santa Maria. Es difícil de encontrar la cueva donde se grabó una de las escenas principales del Conde de Montecristo, así que no dudéis en llevaros a algún veterano a la visita o veniros en alguno de nuestros grupos.

Aquí tenéis unos cuantos lugares para visitar que os descubrirán un país maravilloso, así que ya sabéis: evitar el síndrome de la isla es algo sólo depende de vosotros.





Consejo nº 48.- Las playas de arena.

Relacionar una isla en el Mediterráneo con playas de arena paradisíacas, es algo lógico, pero en el caso de Malta, va a ser que no. Otras nacionalidades seguro que no estarán de acuerdo conmigo porque sí que hay playas de arena bonitas en la isla, pero viniendo de España y con nuestro concepto de grandes extensiones de arena al pie del mar… Malta no tiene de eso. Por otro lado, ninguna de las playas decentes de arena están en las zonas más turísticas y pobladas de hoteles (me refiero a Sliema o St. Julians), así que para disfrutar de ellas os va a tocar tirar de bus (¡¡¡que la fuerza os acompañe!!!), alquilaros un coche o echaros un "best friend" con vehículo propio.

Este consejo va dedicado a los amantes de las playas de arena, porque aunque aquí hablemos en términos de pequeñas bahías y calas, hay al menos 10 playas que bien merecen una visita:
1.- Ghadira Bay-> esta es la playa más larga de la isla. Está ubicada junto a la ciudad de Mellieha y salvando un poco las distancias, es la más parecida al prototipo de playa larga de arena fina y un mar cristalino que va cubriendo muy poquito a poco. Tan poquito a poco que como os queráis meter corriendo desde la orilla hasta que os cubra enteros, ya podéis tener más fondo que Usain Bolt. Cuenta con instalaciones para deportes acuáticos, un parque flotante en verano para los niños (de pago) y varios chiringuitos a lo largo de la playa, para que no os falte de "ná". Además la proximidad al Popeye Village y a la reserva natural de aves, os brindará la oportunidad de que podáis hacer varias cosas en el mismo viaje y no limitaros a hacer el camarón "all day long".

2.- Golden Bay -> las tres siguientes son una consecución de bahías situadas al noreste de la isla entre los concejos de Mgarr y Mellieha. Golden Bay es sin duda la más famosa de las tres e incluso diría que la más famosa del país, pero personalmente si tuviese que quedarme con alguna para la típica foto de Facebook, elegiría Ghajn Tuffieha. Lo bueno de Golden Bay es que aunque no es demasiado larga, es una playa muy ancha. También tiene su empresa dedicada a los deportes de agua y chiringuito. Singular de esta playa, es que cuenta con un "hotelaco" casi al pie del mar y si os queréis pegar una escapada romántica de fin de semana, vais a quedar como reyes (ojo, que no es nada barato).

3.- Ghajn Tuffieha -> es la bahía contigua a Golden Bay y las vistas desde la parte alta, son espectaculares. Es bastante estrecha pero suficientemente larga y también tiene su chiringuitorestaurante nada más llegar. Su talón de Aquiles son los tropecientos mil escalones que tendréis que bajar alegremente para llegar y que, no tan alegremente, tendréis que subir cuando os queráis volver a casa. Si sois de los de llevar sombrilla, nevera, tumbona, suegra y demás, iréis sólo una vez. Entre sus singularidades destacadas, cuenta con ser uno de los lugares perfectos para ver un atardecer de los "awesomes" con su sol desapareciendo por el mar y todo.

4.- Gnejna Bay -> esta es la tercera de las bahías consecutivas y de las tres, la menos turística. La fama de Golden Bay y la belleza de Ghajn Tuffieha, hacen pasar desapercibida a la menor de las hermanas y es, casi exclusivamente, territorio maltés. Lo empinado de la carretera para llegar tiene "telita" y ya lo de ver subir al autobús a la vuelta, no te digo. Este es el segundo punto donde más coches, furgonetas y buses han "petado" de todo Malta, pero como todo lugar poco turístico, llegar allí tiene su premio. El parking está al pie de la playa, así que es mucho más cómoda que las dos anteriores para acceder cuando vas con todo el equipo playero anteriormente citado. Tiene sus deportes de agua, su chiringuito y sus aseos cerca, algo que no se suele tener en cuenta pero que luego se agradece en un día de playa.

5.- Paradise Bay -> bonito nombre para una playa, pero no encendáis los cohetes aún. Es una pequeña playa al norte de la isla, casi llegando al puerto de Cirkewwa. En verano superpoblada es decir poco, y salvo que alquiléis allí sombrilla y tumbona, difícilmente encontraréis un sitio para poner la toalla. También tiene su "jartón" de cuesta andando para acceder y salir, pero bueno, el agua es cristalina, eso sí, y también cuenta con todos los servicios habituales de deportes de agua, restaurante y un pedazo de atardecer, así que es un bonito lugar, sobre todo si podéis evitar los meses de temporada alta para disfrutarla adecuadamente.

6.- Armier Bay -> esta personalmente me gusta un montón porque es nuestro centro oficial de motos de agua y deportes acuáticos para Que Hacer en Malta. Como playa tampoco es el "locurón" y para ser sincero, muy grande no es, pero es otra de esas playas que aún no han sido arrasadas por el turismo y otro pequeño reducto maltés, donde disfrutar de esa pedazo de madre maltesa gritándole al niño desde la tumbona que no se vaya más "pa" dentro, pero en versión maltesa y cambiando nuestra típica familia Pérez o Fernández de Benidorm, por su versión Borg o Camillieri en Armier (aprovecho para confirmaros que las madres maltesas también dominan el arte del lanzamiento y derribo con chancla a larga distancia).

7.- Pretty Bay -> por ubicaros un poco, está en Birzebbuga, al sur de la isla y quizá era una de las playas más bonitas de Malta, al menos hasta que pusieron justo en frente el Freeport (el puerto de mercancías). Cosa más fea que miles de contenedores y barcos de carga tapándote toda la vista, no puede haber. Sin embargo, no sé muy bien cómo, pero el agua es cristalina y el lugar es bastante agradable una vez que superas esa pedazo de contaminación visual. Al estar dentro del pueblo, la variedad de restaurantes es bastante buena y es, en tamaño, la segunda playa más grande de Malta, así que si os pilla de camino o habéis estado de domingo en el mercado de Marsaxlokk, es un buen punto para pasar el resto del día en la playa.

8.- Ramla Bay (Gozo) -> ¡Nos vamos de islas! Las dos siguientes playas del ranking están en Gozo y por supuesto, la más famosa de todas es Ramla Bay. El característico color albero de su arena, así como su buen tamaño (ni muy grande ni muy pequeña), hacen de esta playa una de las mejores de Malta. Cuenta además con fácil acceso, ya que el parking y la parada de bus están casi a pie de playa, chiringuito playero y un atractivo entorno con la cueva de Calipso a tiro de piedra. Lo peor, pues que está en Gozo y salvo que vayáis a pasar por lo menos dos o tres días a la isla, apenas os va a dar tiempo de aprovecharla en una visita normal de un día.

9.- St. Blas Bay -> antes de llegar a Ramla Bay, está la playa de San Blas. Ojo que la cuesta de Paceville no es nada con la que hay que chuparse para llegar a esta "playica", que si bien es bonita, tranquila y coqueta, lo es por esa razón y es que no hay hijo de madre que no se haya planteado volverse a Malta a nado por no subirse esa mezcla de Angliru y Luz Ardiden, que ya sólo de ver la cuesta desde abajo, no disfrutas de lo increíble del lugar. La solución: veniros en barco cuando hagamos las escapadas por el mar, que siempre paramos a pegarnos un baño allí. Si os planteáis bajar el coche hasta abajo, asumir que luego lo abandonaréis ardiendo en mitad de la cuesta. Ya os digo que pocos son los valientes que se han acercado por allí desde tierra y menos aún a los que les han quedado ganas de repetir, pero si os gusta vivir al límite, este es el lugar.

10.- Sta. Maria Bay -> y para cerrar el ranking: ¡¡¡nuestra playa favorita!!! Nuestra adorada, aunque cada vez menos salvaje, playa de Sta. Maria. Está en Comino y como casi todo el mundo se queda en la Blue Lagoon, no suele estar demasiado masificada incluso en temporada alta. Salvo que vayáis en barco, hay una buena pateada desde la Laguna Azul hasta allí y es por eso que aquí no llegan ni una décima parte de los turistas que abarrotan la isla en verano. Arena blanca y fina, agua transparente, buenas vistas y muy tranquila por lo general. Si tenéis la oportunidad, vale la pena dejarse caer por allí.









Consejo nº 49.- Los mayores eventos que se celebran en Malta.

Tanto si vivís en Malta como si planeáis escaparos unos días, es importante conocer cuáles son los principales eventos del año. Si tenemos en cuenta las reducidas dimensiones de la isla, su escasa población y el desorbitado coste de organizar acontecimientos multitudinarios, es increíble la cantidad y calidad de eventos nacionales e internacionales que se dan cita cada año en este país. Mis preferidos son los siguientes:
1.- Malta: Isle of MTV -> Lady Gaga, Black Eyed Peas, One Republic, Maroon 5, Snoop Dogg, LMFAO, FloRida, Nelly Furtado, Harwell, Enrique Iglesias, Jason Derulo, Martin Garrix… estos son sólo algunos de los nombres que han sido parte de un megaevento, que año tras año organiza la MTV para gozo y disfrute de las más de 50.000 personas que se reúnen en los Graneros de Floriana. ¿Cuánto pagarías por estar en un concierto así? Eso es algo que nos preguntamos cada año y lo mejor de todo es que: ¡¡¡ES GRATIIIIIS!!! La cita para la edición del 2017 será el 27 de Junio. Si no te va bien esa fecha, siempre puedes dejarte caer el puente de Mayo de la mano del Club MTV al Sunbreak Malta (www.sunbreakmalta.com) otro eventako de la cadena de música americana que reúne a miles de jóvenes de toda Europa con ganas de disfrutar de uno de los eventos más divertidos del año. 2.- Creamfields -> desde 2008, cada verano, Malta es elegida como una de las sedes del mayor festival de música electrónica del mundo. Alesso, Martin Garrix, Paul Van Dyk, Afrojack, Armin Van Buuren o Klingande han sido sólo algunas de las "stars" que se han dado cita en las distintas ubicaciones que ha tenido este festival en la isla. 10 horas de fiestón disfrutando de 5 escenarios destinados a sus 5 áreas: Trance, House, Progressive, Tech-house y Techno. ¡Un auténtico locurón! 3.- Festival Internacional de Fuegos Artificiales -> no os preocupéis que no es todo "chunda, chunda, chunda" y es que uno de los eventos que cada año nos deja con la boca abierta es el Malta International Fireworks Festival. Más de 15 años llevan organizándolo y, en resumidas cuentas, se trata de una competición en la que participan las mejores factorías europeas (ha habido alguna participación puntual de otros continentes pero no es lo habitual). Fuera de la remuneración económica, se compite principalmente por prestigio y eso hace que los espectáculos piromusicales que se organizan en cada edición, sean sin duda uno de mis eventos favoritos del año. No os lo perdáis, que encima es gratis también.

4.- Carnaval de Nadur -> ¡venga que nos vamos de fiesta de nuevo! Pardísima la que se monta cada año en este pequeño pueblo de Gozo. Es con diferencia la fiesta espontánea y popular más divertida del año. Para desgracia de sus habitantes y regocijo de todos los demás, las calles de Nadur se llenan cada Febrero de más y más gente con disfraces caseros de todo tipo. Aunque originalmente era una fiesta casi cerrada para malteses, cada año se va ampliando tanto el número como la variedad de nacionalidades y últimamente ya se monta un popurrí que ni en Paceville.

5.- La Semana Santa -> volvemos otra vez al redil que con la Iglesia hemos topado. Desde que San Pablo naufragó en sus aguas allá por el 60 DC, Malta ha sido un país históricamente católico y, por lo tanto, os podréis imaginar que viven la Semana Santa de una forma muy especial. Hay muchos sitios donde acercarse a ver rituales singulares como el Cristo Resucitado corriendo por las calles de Birgu o probar la Figolla o Figolli (un pastel relleno de almendras recubierto de azúcar glas o chocolate), pero la palma de las procesiones se la lleva Mosta. El Viernes Santo, con la cuarta cúpula sin pilares más grande del mundo de fondo, sale de la St. Marija Assunta Church la procesión más famosa de la isla. Romanos, judíos, discípulos, penitentes, de ahí sale de "to" y, aun reconociendo que no soy mucho de este tipo de eventos, es una visita que no nos perdemos cada año.

6.- La Notte Bianca -> este es otro de los eventos culturales que hay que destacar y se celebra en el mes de octubre en la Valletta. Durante esta noche, como en muchas otras ciudades del mundo, museos, teatros y edificios históricos abren sus puertas para todos de forma gratuita. Música en las calles, exhibiciones callejeras, diversas actuaciones, descuentos en algunas tiendas, etc, hacen de ésta, una noche para disfrutar. Además, en el mes de octubre la temperatura en las calles sigue siendo agradable, con lo que se puede disfrutar aún más de la velada. La capital se viste de gala durante esta noche para todos aquellos que quieran asistir y el gobierno maltés refuerza los autobuses con un servicio especial, así que tengáis o no tengáis coche, no tenéis excusa para faltar.

7.- El concierto del verano -> ¡vamonoooooos! Esta es otra de las fechas que disfruto como un enano porque además coincide con mi cumple y ya lo he podido celebrar con Avicii, Calvin Harris, Afrojack y Lost Frecuencies. Se trata de un concierto al uso con sus teloneros y su artista principal. Malta es muy de música electrónica comercial, así que cada año a finales de Julio nos visita uno de los más famosos Djs mundiales del momento. En sus mejores momentos desde David Guetta o Swedish House Mafia acabando por los inicialmente citados, se han traído su set a la isla, así que estamos en ascuas y haciendo porras para adivinar quién se dejará caer este año.

8.- Sliema Street Art Festival -> durante casi una semana al año, Sliema se convierte en un enorme lienzo en blanco para casi cualquier creación de arte urbano. Graffiteros y escultores de diversas nacionalidades, se dan cita para adornar la ciudad a su manera y que todos podamos disfrutar en vivo de su creatividad, expresada a través de las técnicas más variopintas. Además les acompaña una buena oferta de música en directo, entretenimiento y barras "everywhere", así que la respuesta popular es masiva y eso que sólo llevan tres años con el proyecto. Debido a su corta vida, aún no tienen fechas fijas asignadas en el calendario anual, pero muchas de las obras de las pasadas ediciones, pueden contemplarse aún hoy por Sliema. Si el arte urbano corre por vuestras venas, podéis inscribiros y participar. Lo único que os van a pedir es que vuestro trabajo tenga cierto rigor artístico.

9.- Birgufest -> así dicho parece que va a ser otro festival de música, pero no. A ver, que sí que hay música en directo y tal, pero no es lo principal de este evento. La segunda semana de Octubre y durante los últimos 11 años, la ciudad de Birgu se olvida de la luz eléctrica y sus históricas calles y casas, son iluminadas exclusivamente con velas. La noche se vive de una forma mágica y tanto malteses como extranjeros acuden en masa para contemplar el antiguo encanto de la segunda capital histórica del país a la luz de las candelas. Una cita realmente curiosa y plagada además de puestos ambulantes, con todo tipo de dulces y aperitivos "made in Malta", que os harán vivir una experiencia inolvidable.

10.- Medieval Mdina -> el Festival Medieval de Mdina es un viaje en el tiempo sin igual. Durante sus dos días de celebración, la antigua capital de Malta disfruta de recreaciones históricas nacionales e internacionales, música tradicional, ilusionistas, bufones, aves rapaces, mercadillos medievales con su comida y bebida, vamos, un pedazo de evento que lo peta cada edición. Otra cita más que recomendable si coincide con vuestra estancia en Malta.

Saliéndome de los eventos multitudinarios puntuales que se celebran una vez al año, no puedo pasar por alto las fiestas privadas más famosas de la isla. Lazy Pirate Boat Parties, Life Events, G7 y Sunglasses at Night, son sin duda los sellos más importantes cuando hablamos de fiestas en la isla y lo son por una sencilla razón: se dedican exclusivamente a ello. Todos sus esfuerzos están enfocados en que al llegar la temporada, podamos disfrutar de eventos de una magnitud impensable para una pequeña isla. Una garantía de diversión sin igual.

¿Qué sería de Malta sin una buena boat party y/o beach party? ¡¡¡Qué fiestones!!! Cada temporada, Lazy Pirate y Life Events baten sus propios records, tanto de afluencia como de diversión. Lazy Pirate por su tradición y experiencia, es la referencia en cuanto a las famosas fiestas en barco, con su barra libre y su baño nocturno incluido, a bordo de una preciosa galera turca. Life Events es la encargada de la beach parties oficiales de Malta, con todo tipo de concursos locos, camisetas mojadas, motos de agua, banana rides… dos experiencias que no podéis dejar de probar al menos una vez "in your life". Sólo faltaría completar este divertidísimo trío festivo con otra de las mejores fiestas del año: las Pool Parties en el Café del Mar. ¡¡¡ Menudo desparrame!!! Precisamente el Café del Mar, Gianpula Village y Uno Malta, son las discotecas de referencia en la isla, aunque no puedo dejar de hacer parte de esta ecuación, a la única zona de marcha que abre 7 días a la semana y 12 meses al año: Paceville. Vale que (seguramente por mi edad) ya no soy asiduo a sus calles, chupitos y desmadres, pero hay que reconocer, que nombres como Footloose, Soho, Havanna, Native o las míticas New Spanish Parties en el Qube, son una parte fundamental de la oferta de ocio nocturno en Malta.





Consejo nº 50.- Paciencia y esfuerzo.

Bueno, pues ya hemos recorrido 49 consejos analizando este país, su gente, sus costumbres, sus cosas buenas y no tan buenas, analizando expectativas y posibilidades y sobre todo tratando de evitar sorpresas inesperadas por falta de información. Cada persona y cada vivencia es diferente, pero está claro que cuanta más información fiable tengáis a vuestro alcance, menos posibilidades tendréis de equivocaros antes de dar cada paso.

Deseo sinceramente que encuentres tu camino en Malta y que te lleve a dónde tú quieras. Para ello, mi último consejo irá destinado a que cimientes cada uno de tus pasos en la isla en dos aspectos muy importantes: paciencia y esfuerzo.

De hecho, parte de ese potencial ya lo estás demostrando en este mismo momento. Para leerse un libro como este, es necesario demostrar cierta capacidad de esfuerzo, por eso las siguientes palabras que vas a leer ahora, son mi más sincera enhorabuena por el tiempo que le has dedicado a ello.

Lo fácil hubiese sido no haberlo leído y saber que eres de las personas que no se conforma con lo fácil, me hace estar seguro de que tienes lo que hay que tener para venir a un país en el que nunca tendrás lo que deseas. En Malta te tendrás que conformar sencillamente con lo que te esfuerces en conseguir. Si dejas de esforzarte no te dará nada, porque no te debe nada. Machaca, machaca y machaca y cuando consigas algo, sigue machacando porque ya sabes que cuando menos te lo esperes, ahí estará de nuevo esta maravillosa y jodida isla para ponerte a prueba de nuevo.

A partir de ahora tendrás que demostrar la otra parte: tu paciencia. En este momento tienes mucha más información para decidir si ha llegado el momento de apostarlo todo o tener paciencia y esperar a que lleguen mejores cartas antes de jugarte todas tus fichas en esta partida.

En la decisión final sobre venir a Malta, no os puedo ayudar, pero si os queda alguna duda debéis saber que este libro no acaba aquí. Como os decía al principio, quiero que sea de todos y para todos, así que para que podamos seguir nuestra particular relación desde hoy hasta el día en que nos conozcamos, ser libres de participar, comentar y/o actualizar cualquier cosa que creáis o que queráis aportar en el grupo www.facebook.com/groups/mis50consejossobremalta.

Este libro me ha permitido poder hacer algo que de otra forma nunca hubiese sido posible, y es que no tendría horas al día para poder quedar con todos vosotros, echar una caña y daros uno a uno cada consejo que hemos estado viendo hasta ahora. Espero que hacerte con este libro no haya sido una de esas cosas de las que ahora te arrepientes y os pido disculpas si tanto mi forma de expresarme, como parte o la totalidad del libro no ha estado a la altura de lo que esperabais.

Si os ha gustado y creéis que "Mis 50 consejos sobre Malta" pueden servir de ayuda a otras personas que estén pasando por lo mismo que habéis pasado, estáis pasando o pasaréis durante las próximas semanas, no dejéis de recomendarlo, o darle al "Me gusta" cuando lo veáis anunciado o incluso escribir algo positivo al respecto. Si nadie sabe que existe, a nadie podrá servirle de ayuda. Gracias por vuestra confianza y por vuestra colaboración. Tanto Sandra como yo os deseamos todo lo mejor en esta nueva aventura y esperamos poder veros pronto en alguna actividad de Que Hacer en Malta.

"De lo que no me arrepentiré nunca, es de haberlo intentado".

¡¡¡Nos vemos por la isla!!!







Buscador de academias de inglés en Malta